La indignante -y peligrosa- deportación de 16 niños venezolanos desde Trinidad

Mariángela Velásquez
·9  min de lectura
"Hoy dedico mi arte a difundir lo ocurrido con los 16 niños venezolanos deportados de Trinidad, no solo para denunciar el terrible hecho, sino para también unir nuestras energías y acciones desde lo que está en nuestras manos entorno a este hecho", dijo el artista Oscar Olivares al difundir su #DondeEstanLos16 en tu cuenta de Twitter. (Captura de pantalla Twitter)
"Hoy dedico mi arte a difundir lo ocurrido con los 16 niños venezolanos deportados de Trinidad, no solo para denunciar el terrible hecho, sino para también unir nuestras energías y acciones desde lo que está en nuestras manos entorno a este hecho", dijo el artista Oscar Olivares al difundir su #DondeEstanLos16 en tu cuenta de Twitter. (Captura de pantalla Twitter)

(Actualiza con regreso de los menores a Trinidad)

Dieciséis niños venezolanos regresaron el martes mojados y hambrientos a una playa de Trinidad y Tobago, dos días despues de haber sido deportados en una embarcación de madera por orden del gobierno que encabeza el primer ministro Keith Rowley.

Los menores llegaron a las 13:00 hora local (17:00 GMT) a Iros Beach, en el sur de la isla. “Estamos mojados. Sobrevivimos como pudimos en el mar, no hemos comido. Tenemos 10 minutos aquí”, dijo uno de los venezolanos al medio Tane Tanae.

El diputado David Smolanski, comisionado de la Secretaría General de la OEA para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos, publicó la primera fe de vida de los menores junto a algunos adultos en su viaje marítimo de regreso a Trinidad después de haber pasado más de 48 horas en altamar.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Horas antes, defensores de derechos humanos aseguraban que el grupo ya había aparecido y esperaban su rescate en la Barra de Cocuina, una comunidad indígena en el remoto estado Delta Amacuro, en el extremo nororiental del Venezuela, algunas madres declararon a medios trinitarios que no habían tenido contacto con sus hijos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Los menores, que tienen entre 17 años y 4 meses, sólo han enfrentado penurias desde que zarparon hacia Trinidad el martes 17 de noviembre, en ese mismo precario barco sin nombre ni matrícula, desde algún punto de las desoladas costas venezolanas.

Algunos viajaron con sus padres, que se encontraban entre los otros 12 adultos detenidos. Y otros esperaban reunificarse con familiares que ya cuentan con residencia legal en esa nación del caribe anglófono.

El viaje original fracasó cuando el sistema de monitoreo marítimo de Trinidad detectó al peñero y alertó a la policía, que detuvo a los venezolanos mientras intentaban desembarcar en Chatham Beach, ubicada en el suroccidente de la isla.

¿Por qué arriesgar la vida de tu hijo en el mar?

El sueño de emigrar a Trinidad desde Venezuela no parece tan lejano porque las costas están muy próximas. Desde algunas playas la otra orilla está a unos 11 kilómetros y en los días claros las montañas se ven allí cerquita. Pero la realidad es que se trata de una peligrosa travesía que ha llevado a muchos a la muerte.

El viaje en lancha, que en condiciones normales tardaría poco más de media hora, puede complicarse por el mal clima, fallas en los motores, exceso de pasajeros, y por las bandas criminales que controlan el tráfico humano y de drogas por el estrecho. El último gran obstáculo, si llegan sanos y salvos, es lograr iniciar una nueva vida sin documentos en un país que no otorga a los venezolanos estatus de refugiados.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Entonces si es una ruta tan peligrosa, ¿por qué jugar el pellejo de tus hijos para intentar llegar a Trinidad?

La respuesta estás en las condiciones de pobreza extrema de Delta Amacuro, donde las personas huyen hacia otras regiones para no morir de hambre. Los afortunados que pueden alimentarse deben sobrevivir con un abastecimiento mínimo de agua potable, sin energía eléctrica, sin medicamentos ni educación.

Cruzar el mar hacia Trinidad o migrar hacia vapuleados sectores de Venezuela es una opción para sobrevivir.

Otra opción es recurrir al sexo transaccional y al trabajo esclavista para comer.

Varios de los 16 menores deportados viajaron con cardiopatías, problemas renales o desnutrición para recibir asistencia médica en la isla caribeña

Ruth Navarro and her daughter, Stephani, both Venezuelan, wait for a bus on the outskirts of Port of Spain, Trinidad. Stephani is taking classes at a space run by a local non-profit, but it's not a school and isn't accredited by the Ministry of Education. Under current rules, the children of undocumented migrants in Trinidad cannot attend public school. (Jim Wyss/Miami Herald/Tribune News Service via Getty Images)
Ruth Navarro y su hija Stephani, ambas venezolanas, esperan por un autobús a las afueras de Puerto España. Stephani estudia en una organización no gubernamental no está acreditada por el ministerio de Educación. Las leyes trinitarias prohiben que los niños sin documentos asistan a las escuelas públicas. (Jim Wyss/Miami Herald/Tribune News Service via Getty Images)

¿Por qué Trinidad rechaza a los venezolanos?

La crisis migratoria venezolana tiene dimensiones internacionales. Se cree que al menos 5 millones de personas han salido de Venezuela forzados por la humanitaria. Un éxodo masivo sería catastrófico para una nación insular de apenas 1,3 millones de habitantes y donde ya residen al menos 40.000 venezolanos.

Pero los organismos de derechos humanos han denuniciado a Trinidad por sus prácticas poco transparentes y tratos inhumanos con los migrantes provenientes de Venezuela.

En el caso de los 16 menos, la abogada trinitaria Nafeesa Mohammed calificó como "siniestra" la decisión de las autoridades trinitarias de deportar a los niños antes de que tuvieran la oportunidad de ser presentados antes los tribunales.

"Sacaron a esos niños de nuestras aguas antes de que la situación pudiera ser escuchada en una corte. Esto fue muy siniestro, deliberado y calculado y deja mucho que desear", expresó, Mohammed.

Los migrantes venezolanos fueron trasladados a la estación de policía Cedros por solicitud del TTDF, organismo dependiente del Ministerio de Defensa, para su repatriación.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

"Eso se realizó a las 9.25 a.m. del domingo 22 de noviembre de 2020", dijo el ente policía que ejecutó una instrucción jurídica (habeas corpus) que ordenaba el destino de los detenidos.

El abogado y activista de los derechos humanos Orlando Moreno dijo que Keith Rowley estaba siguiendo al pie de la letra lo prometido a los electores que lo reeligieron el pasado agosto como líder de su país al otorgar al Movimiento Nacional Popular 22 de los 41 escaños de la Asamblea Nacional Trinitaria .

"Rowley lo dijo claramente: Aquí no cabe ni un venezolano más y es lo que está ejerciendo, bajo la mirada cómplice de la comunidad internacional y de Acnur", dijo Moreno.

Poco después de la reelección de Rowley, el gobierno venezolano anunció el fortalecimiento de las alianzas entre ambos países.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿Por qué los niños permanecieron encarcelados?

El Servicio de Policía de Trinidad y Tobago (TTPS, según sus siglas en inglés) separó a los niños de sus padres y los mantuvo en celdas al alegar que no contaba con instalaciones para albergar a migrantes menores de edad, dijo el diario Daily Express.

"...Un adulto y un joven de 17 años fueron ingresados en la Estación de la Policía Penal y los otros niños y las mujeres permanecieron en la Estación de Policía de Erin. No existen instalaciones en ninguna de esas estaciones para albergar a inmigrantes ilegales así que fueron mantenidos en celdas y alimentados por la TTPS", dijo un comunicado oficial.

Para la abogada Mohamed el estado está tratando de restar importancia la situación pero lo que está sucediendo en realidad es enfatizar la necesidad de refinar los procedimientos y procesos migratorios, especialmente los que involucran niños.

Mohammed dijo que Trinidad y Tobago no estaba cumpliendo con las prácticas migratorias establecidas en los tratados internacionales y que se debía investigar por qué los niños fueron detenidos en una estación policial.

La jueza Avason Quinlan-Williams primero se lavó las manos y dijo que no tenía jurisdicción sobre el caso una vez que los menores salieron del territorio trinitario. Horas más tarde ordenó el regreso de los menores.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿Y si los niños fueran alemanes...?

Una de las madres de los niños desaparecidos es Gregoria Figueredo, quien el lunes lloraba desconsolada afuera de la oficina de la abogada Mohammed.

"Por favor, les ruego de corazón que miren que son niños, son vulnerables. No importa que no sean trinitarios, Si fueran alemanes, si fuera chinos, no los tratarían así", suplicó Gregoria quien teme que su hija muera en el mar.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En el grupo que aún no ha aparecido se encuentra una joven de 17 años con su bebé de 4 meses. Una madre menor con un recién nacido en el mayor grado de indefensión.

La Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría se unió al coro de repudio por las acciones de las autoridades trinitarias, que calificaron como un "hecho condenable e inhumano”. Los médicos venezolanos exigieron la búsqueda de los niños desaparecidos y que "se asignen responsabilidades a los autores intelectuales y materiales de estos condenables hechos".

El gobierno venezolano no se había pronunciado sobre la situación ni el paradero de los muchachos. El presidente Nicolás Maduro, la primera combatiente Cilia Flores y la vice presidenta Delcy Rodríguez estuvieron el lunes muy ocupados celebrando el cumpleaños del mandatario.

Naciones Unidas calculó en 2018 que unos 40.000 venezolanos habían emigrado a Trinidad y Tobago. Pero se cree que con el deterioro de la situación venezolana esa cifra ha aumentado de manera considerable. No hay estimaciones de cuántos venezolanos ha muerto en el mar tratando de emigrar.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

TE PUEDE INTERESAR

Represión: defendieron la revolución bolivariana en Venezuela y ahora son sus víctimas

"Perdí todo": las inundaciones, otro drama que asola a los venezolanos

Unos 500 venezolanos en Colombia intentan pasar a la fuerza la frontera