Las píldoras que matan a miles de estadounidenses sin saber lo que en realidad están tomando

·5  min de lectura

Las muertes por sobredosis se han disparado en Estados Unidos, con más de 100,000 fallecimientos registrados entre mayo de 2020 y abril de 2021. Una cifra que es 30% mayor que la registrada en el mismo periodo un año atrás y cerca del doble de lo que se dio hace cinco años, según los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Y es el fármaco fentanilo el causante de la gran mayoría de esas muertes, con unas 64,000 en el periodo citado. Además de lo estremecedor de esa cifra, es inquietante que muchos de los que mueren por sobredosis habrían ingerido un fármaco letal que ellos no sabían que estaban tomando.

Un técnico de la DEA revisa píldoras que contienen fentanil decomisadas en Nueva York. (Getty Images)
Un técnico de la DEA revisa píldoras que contienen fentanil decomisadas en Nueva York. (Getty Images)

Ello porque suponían que consumían una cierta sustancia -obtenida en el mercado negro- pero, en realidad, ingerían píldoras contaminadas por fentanilo. Por ejemplo, son numerosos los casos de personas que creen estar comprando medicamentos de receta oxycotin o percocet (fármacos opiáceos contra el dolor) pero, en realidad, reciben píldoras de contrabando infundidas de fentanilo.

También se venden pastillas que parecen ser de fármacos como xanax, adderall o vicodin, pero en realidad son productos de contrabando infundidos de fentanilo, según la televisora WDIV.

Muchas de esas píldoras son incluso fabricadas con la forma, diseño y color de las originales, para así hacerlas pasar más fácilmente en el mercado negro.

Se estima que casi 10 millones de personas en Estados Unidos, señala CNN, abusan de fármacos opiáceos y muchos de ellos, en su afán de consumir esas sustancias, acaban adquiriendo drogas ilegales en el mercado negro, creyendo que se trata de medicinas de receta, cuando en realidad se trata de píldoras de contrabando que contienen fentanilo. Así, se exponen sin saberlo a sobredosis que, con perturbadora frecuencia, resultan letales.

Y hay también personas que adquieren heroína, pero reciben una mezcla de esa sustancia con fentanilo, lo que no solo incrementa la potencia de ese coctel, sino que lo vuelve mucho más mortífero, de acuerdo a la Administración Federal de Combate a las Drogas (DEA).

Píldoras contaminadas con fentanilo, con la forma de píldoras del fármaco percocet. confiscadas por las autoridades de Tennessee. (Tommy Farmer/Tennessee Bureau of Investigation via AP)
Píldoras contaminadas con fentanilo, con la forma de píldoras del fármaco percocet. confiscadas por las autoridades de Tennessee. (Tommy Farmer/Tennessee Bureau of Investigation via AP)

La devastación que causa el fentanilo es mayúscula y su alcance va más allá de los adictos. Por ejemplo, la televisora WBTV reportó el caso de un bebé de 11 meses que, en Carolina del Norte, murió de una sobredosis de fentanilo. El pequeño fue dejado sin supervisión en casa de su abuela y de algún modo habría consumido sustancias contaminadas con fentanilo. 

Trágicos casos similares han tenido lugar en Alabama, donde según la televisora CBS42 un niño de un año murió por ingerir fentanilo, y en California un infante de 15 meses también murió tras ingerir una píldora que contenía ese fármaco, reportó la televisora KEPQ.

Fentanilo, una muy peligrosa droga

El fentanilo es un opioide sintético que es decenas de veces más poderoso que la morfina, al grado de que tan solo 2 miligramos de esa sustancia, señala CNN, pueden resultar letales para quien los ingiere.

El fentanilo se produce de modo legal en Estados Unidos para su uso controlado en la industria farmacéutica. Pero, indica la DEA, parte de esa producción llega a ser robada o distribuida mediante recetas falsas en Estados Unidos. En paralelo, el fentanilo se produce también de modo clandestino en grandes cantidades.

Las sustancias químicas precursoras del fentanilo, señala esa televisora, usualmente provienen de China y son enviadas a Estados Unidos o México, donde la sustancia es fabricada y luego distribuida. Una parte importante del fentanilo es traída a Estados Unidos de contrabando por cárteles de la droga desde México.

Píldoras contaminadas con fentanilo, que tienen la apariencia de píldoras de oxycodone, decomisadas en Utah.  (U.S. Attorneys Office for Utah via AP, File)
Píldoras contaminadas con fentanilo, que tienen la apariencia de píldoras de oxycodone, decomisadas en Utah. (U.S. Attorneys Office for Utah via AP, File)

En ese sentido, los decomisos de fentanilo han sido considerables. Según CNN, se ha decomisado en Estados Unidos suficiente fentanilo para matar a 333 millones de personas, equivalentes a la población del país. Y tan solo en un periodo de dos meses se decomisaron en Estados Unidos 1.8 millones de píldoras con fentanilo y fueron arrestadas, en el mes de septiembre pasado, 800 personas en relación con el tráfico de esa sustancia.

Mucho del tráfico ilegal de fentanilo en Estados Unidos hacia el consumidor final se da a pequeña escala. CNN señala, por ejemplo, que el trapicheo entre vendedor y comprador se coordina en ocasiones vía mensajes en SnapChat, y esa red social ha dicho que colabora con las autoridades y usa sistemas de inteligencia artificial para identificar actividades presuntamente vinculadas con el tráfico de drogas.

México también ha incrementado su combate al fentanilo. Las fuerzas armadas mexicanas realizaron a finales de octubre pasado el más grande decomiso de fentanilo en su historia, tras desmantelar un laboratorio clandestino en la ciudad mexicana de Culiacán, informó la televisora ABC News.

En esa operación fueron incautados 118 kilogramos (260 libras) de fentanilo, cantidad suficiente para producir decenas de millones de píldoras. El valor de esa droga podría ser de 970 millones de pesos (unos 47 millones de dólares).

En todo caso, la concientización sobre el enorme peligro de las drogas en sí, y en específico de las que son hechas pasar por otra cosa pero contienen el letal fentanilo, es clave para salvar vidas y contribuir a aminorar el problema de la adicción y el tráfico de esa sustancia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.