El líder serbobosnio ofrece observadores para el referendo tutelado por Moscú

·2  min de lectura

Sarajevo, 21 sep (EFE).- El miembro serbio de la terna presidencial bosnia, el nacionalista prorruso Milorad Dodik, declaró en Moscú que está dispuesto a enviar observadores para el referéndum en las regiones ucranianas de Donetsk y Lugansk para su integración con Rusia, informó este miércoles la prensa bosnia.

Según el portal bosnio Klix, que recoge declaraciones de Dodik, el líder serbobosnio consideró esos plebiscitos como una decisión autónoma de los ciudadanos, pese a que la votación la promueve la fuerza invasora en un entorno de guerra y de falta de garantías.

"El referéndum es un tema importante en los últimos días y consideramos que la cuestión de adhesión a Rusia es decisión autónoma de esas regiones, pero también de la propia Rusia. Por eso respetaremos su elección y la forma de integración", dijo Dodik.

Los Parlamentos de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, reconocidas por el Kremlin en febrero pasado, convocaron un referéndum de integración en Rusia del 23 al 27 de septiembre, al que se sumaron otras regiones parcialmente bajo dominio ruso como Jersón y Zaporiyia.

Dodik aseguró que observadores del ente serbobosnio -que junto con el común de musulmanes forma Bosnia Herzegovina- podrían participar en la supervisión de ese plebiscito.

"Nuestra gente (...) con frecuencia han participado como observadores en las elecciones en Rusia. Tienen experiencia en ello y sería para mí un honor que participen en un acontecimiento tan importante", declaró.

Según Klix, Dodik se reunió en Moscú con el presidente ruso, Vladimir Putin, con quien ha tratado del precio del gas natural para Bosnia Herzegovina y las elecciones generales que se celebrarán en el país balcánico el próximo 2 de octubre.

También ha pedido el apoyo de Rusia en la ONU para la prórroga de la misión militar EUFOR Althea de la Unión Europea (UE) en Bosnia Herzegovina, cuyo mandato actual expira en noviembre próximo.

Dodik agravó el año pasado las ya constantes tensiones en Bosnia Herzegovina al pretender sacar al ente serbio de las instituciones centrales bosnias, un acto que muchos vieron como separatismo.

Este político está en la lista de sanciones de EE. UU. por sus obstrucciones de los procesos políticos en Bosnia Herzegovina, y por "continuas amenazas" a la estabilidad por socavar las instituciones centrales.

(c) Agencia EFE