Kristyan Ferrer retrata el lado siniestro de los 70

·2  min de lectura

LEÓN, Gto., julio 24 (EL UNIVERSAL).— En la nueva temporada de "Un extraño enemigo", el personaje de Fernando Barrientos, interpretado por Daniel Giménez Cacho, quien controló la política de seguridad nacional en 1968 y fue encargado de infiltrar al movimiento estudiantil y orquestar la trágica masacre en Tlatelolco, se queda chico ante otros que aparecerán en escena, mucho más malévolos.

Eso dice el joven Kristyan Ferrer, actor que en la primera entrega de la serie fue Beto, un estudiante de la UNAM infiltrado en el movimiento y que prácticamente vendió a sus compañeros al gobierno federal.

Los nuevos episodios escudriñarán en el sexenio de Luis Echeverría Álvarez, durante el cual se dio El Halconazo del Jueves de Corpus, como se le conoció a la represión que realizaron a estudiantes en San Cosme el 10 de junio de 1971.

"Existen casi todos los personajes de la anterior y aparecen unos bastantes más siniestros que nuestro protagonista. Antes se tomaba un periodo de meses, ahora es en años", dice.

"Mi personaje tiene ahora un rol completamente distinto, tratamos de no tener lo mismo que en quien está basado y ya tiene otra vía alterna", agrega.

Beto, su papel en la serie, tiene referencias de Sócrates Campus Lemus, el estudiante que aseguraron sus compañeros de movimiento, los traicionó.

En el libro La noche de Tlatelolco, de Elena Poniatowska, sale su nombre a relucir como uno de los que dio nombres y ubicación de los líderes estudiantiles, para ser atrapados.

La segunda temporada de Un extraño enemigo aún carece de fecha de estreno. Al igual que la primera, estrenará en la plataforma Amazon Prime Video.

"Los guiones están muy bien, otra vez coordinado todo por Gabriel Ripstein (600 millas), con una estructura que ahora abarca años para poder contar todo", destaca Ferrer.

El joven actor se encuentra en el Festival Internacional de Cine en Guanajuato (GIFF), como invitado al certamen.

Y espera el estreno de "El eclipse", drama en el que comparte créditos con las actrices Dolores Heredia y Luisa Huertas.

"Es un drama familiar en un día en que va a haber un eclipse de luna. Todo se detona cuando el padre de esta familia muere en un accidente, del que nunca termina por cerrarse qué fue lo que pasó y el único hombre de la familia en ese momento tiene que hacerse cargo completamente de ella", indica.

Lluvia, ópera prima de Rodrigo García Sáinz, rodada el año pasado, también está en su lista de espera por estrenar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.