Kate y Meghan llegaron en autos separados a Westminster Hall para velar a la reina

·3  min de lectura
La princesa de Gales acompañó a la reina consorte, mientras que la duquesa de Sussex viajó en un carro distinto (Tolga Akmen/EPA)
La princesa de Gales acompañó a la reina consorte, mientras que la duquesa de Sussex viajó en un carro distinto (Tolga Akmen/EPA)

Kate y Meghan llegaron en autos separados a Westminster Hall, donde el cuerpo de la reina Isabel II será velado hasta su funeral.

El rey y miembros de la realeza de alto rango presentaron sus respetos ante el ataúd mientras un grupo de ocho soldados de la Guardia de Granaderos del 1er Batallón de la Compañía de la Reina lo ingresaba a Westminster Hall.

(Photo by Arthur Edwards - WPA Pool/Getty Images)
(Photo by Arthur Edwards - WPA Pool/Getty Images)

El ataúd entró mientras el coro de la Abadía de Westminster y el coro de la Capilla Real de Su Majestad, el Palacio de St. James, cantaban el Salmo 139.

En fila, observando, estaban los primos ancianos de la reina, el príncipe Michael de Kent y el duque de Kent.

Junto al duque de Kent estaba la duquesa de Sussex, la condesa de Wessex, la princesa de Gales y luego la reina consorte.

Docenas de miembros de la familia real ampliada se pararon en dos filas al lado de Westminster Hall, incluidas las princesas Eugenie y Beatrice y sus esposos, Zara y Mike Tindall, Lady Louise Windsor Viscount Severn, Lord Freddie Windsor y la princesa Michael de Kent.

Meghan pareció respirar hondo cuando el ataúd de la reina pasó frente a ella.

 (Dan Kitwood/Getty Images)
(Dan Kitwood/Getty Images)

El ataúd de la Reina se colocó en un catafalco cubierto de púrpura en el Westminster Hall para ser velado hasta el lunes por la mañana.

Durante la ceremonia, los principales miembros de la realeza se pararon en formación frente al ataúd, flanqueado por cuatro velas parpadeantes altas y amarillas colocadas cada una en una de las esquinas de la amplia plataforma escarlata.

El rey y la reina consorte se mantuvieron juntos a aproximadamente un metro de distancia, con la princesa real y el vicealmirante Sir Tim Laurence detrás de ellos, luego el duque de York solo, y en la otra fila, el conde y la condesa de Wessex.

Detrás de ellos estaban el príncipe y la princesa de Gales, con el duque de Sussex detrás de William y la duquesa de Sussex directamente detrás de Kate.

El duque y la duquesa de Sussex se tomaron de la mano al momento de salir de Westminster Hall, tras la ceremonia (Nariman El-Mofty/Pool/AP)
El duque y la duquesa de Sussex se tomaron de la mano al momento de salir de Westminster Hall, tras la ceremonia (Nariman El-Mofty/Pool/AP)

La Cruz de Westminster se colocó a la cabeza del ataúd.

El duque y la duquesa de Sussex se tomaron de la mano mientras caminaban por Westminster Hall al finalizar la ceremonia, mientras que las otras parejas reales de la procesión caminaban una al lado de la otra sin tocarse.

Cuatro oficiales de la Caballería Doméstica, dos de los Life Guards y dos de los Blues Royals, comenzaron la primera vigilia de seis horas alrededor del ataúd, tomando sus lugares en las esquinas del catafalco.

Informes adicionales de Press Association

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

El silencio por "la abuela de todos" frente a la "histeria" que rodeó a Diana