Karen Hernández, la árbitro en México que no toleró el insulto de un jugador y lo enfrentó

·4  min de lectura
La silbante, Karen Hernández, expulsó a  Iván Tona luego de un reclamo airado en el partido de Tapatío frente a Rayados del Apertura 2022 (Foto: Azael Rodriguez/Getty Images)
La silbante, Karen Hernández, expulsó a Iván Tona luego de un reclamo airado en el partido de Tapatío frente a Rayados del Apertura 2022 (Foto: Azael Rodriguez/Getty Images)

Karen Hernández, árbitro de la Liga MX no es de medias tintas y ha demostrado cómo hacerse respetar dentro de un terreno de juego. La silbante de 28 años de edad, no se deja de nadie y esta vez lo constataron todos.

En un encuentro que mantuvieron el Tapatío frente a los Rayados de la Liga de Expansión MX, la colegiada expulsó a Iván Tona, del conjunto regio, luego de los reclamos tras una falta en el primer tiempo.

Las imágenes ya se han hecho virales y, por supuesto, le han aplaudido las acciones, ya que para muchos así se debe actuar ante el exceso de palabras que en reiteradas ocasiones tienen los futbolistas hacia los jueces. Quien dio su punto se vista fue el ex árbitro Felipe Ramos Rizo, el cual destacó en su cuenta de Twitter cómo se debe pitar: “Karen Hernández le pone el ejemplo a los árbitros de la LIGAMX, como se hace respetar un árbitro y no permitir que los insulten, vaya ejemplo”.

En redes sociales ya se ha creado la controversia, para unos, Hernández exageró en la decisión, aunque para el resto, ya debería estar pitando en la primera división de la Liga MX. Lo cierto es que conforme al reglamento, la decisión fue la apropiada, pues la Regla 12 de la Federación Mexicana de Futbol y la Comisión de Árbitros así lo indican.

Lo sucedido no es un tema que se tenga que botar o menospreciar, los árbitros son la autoridad en el terreno de juego y a veces eso el futbolista no lo entiende. Recientemente, en un torneo local de la liga regional de Tres Arroyos, de Buenos Aires, Argentina, un hombre identificado como Cristian Tirone, golpeó a una árbitro de manera ruin y cobarde por detrás luego de silbar una infracción. El jugador del Club Deportivo Independencia, fue suspendido posteriormente.

Lo más preocupante de todo es que las protestas ocurren desde la cancha de barrio hasta el futbol profesional de élite. En la Jornada 12 del Clausura 2016, André Pierre Gignac exigió de manera airada y poco respetuosa un señalamiento a César Arturo Ramos, quien no se atrevió a expulsar al delantero francés por sus gritos. Posteriormente, fue el mismo Arturo Ramos quien permitió que Cristiano Ronaldo de Portugal le reclamara una falta en la Copa del Mundo de 2018.

Y sí, el que se haya parado en un escenario deportivo sabe que la adrenalina y la calentura del cuerpo se mantiene en constante alteración cuando se juega, pero ¿cuándo se ha visto que un jugador de la NFL o de la NBA se comporten así ante los referees? El tema tiene que ver con la disciplina y cultura del deporte. Mientras en el futbol se siga permitiendo, volverá a suceder.

Es por ello que Karen Hernández ha evidenciado que las conductas que se manejan en el futbol nacional e internacional deben de cambiar. Anteriormente, cuando Felipe Ramos Rizo se pronunciaba como árbitro central, recibió un cabezazo por parte de Christian Zermatten por allá de 1998.

Los casos más recientes fueron por parte de Enrique Triverio y Pablo Aguilar en 2017. El primero de ellos perdió la cabeza luego de la expulsión de un compañero en un partido de Toluca contra Monarcas. El argentino no se controló y empujó con el brazo derecho a Miguel Ángel Flores, quien le mostró la tarjeta roja. Asimismo, Pablo Aguilar propinó un aparente cabezazo a Fernando Hernández cuando el silbante acabó el encuentro entre América y Tijuana, donde el guaraní se abalanzó contra el colegiado.

Luego de las agresiones, la Comisión de Apelaciones de la FMF castigó con un año de suspensión y una multa económica a los jugadores. Por lo que Toluca y América recurrieron al Tribunal de Arbitraje Deportivo y el organismo redujo la sanción a 8 y 10 partidos, respectivamente. La Asociación Mexicana de Árbitros (AMA), se mostró inconforme, pues según ellos, de acuerdo a la reglamento de la federación mexicana, los acontecimientos ameritaban los castigos de un año fuera de las canchas.

Después de todo no se llegó a más y los silbantes de la Liga MX tuvieron que soportar lo que se decidió desde arriba. Mientras que los futbolistas profesionales se sientan intocables y no respeten a la autoridad, seguirán pasando situaciones similares. Porque queramos o no, los árbitros son humanos y pueden equivocarse.

TAMBIÉN TE PUENDE INTERESAR | EN VIDEO

La trampa de asaltantes en México de la que es imposible escapar