Justicia, tarifas, paritarias y salud: Alberto Fernández se repliega detrás del discurso de Cristina Kirchner

·4  min de lectura
El presidente lanza el Programa Reconstruir destinado a finalizar 55.000 viviendas
Captura

Críticas a la Justicia, ida y vuelta por tarifas, reforma del sistema de salud y paritarias. Los cuatros ítems constituyen ejemplos públicos que muestran un repliegue del discurso del presidente Alberto Fernández frente al de su vice, Cristina Kirchner . Los giros más recientes, en torno al sistema sanitario y los aumentos salariales, se dieron en el lapso de una semana y mostraron con contundencia esas situaciones. Cerca de Fernández consideran que eso no es más que una muestra de la “unidad” de la coalición gobernante “frente a temas sensibles y trascendentes” para los ciudadanos. “Es el que nos permitió ganar en 2019 y el que lo va a volver a hacer este año”, confían.

La semana pasada, y después de que la exmandataria cerrara una paritaria del 40% para los empleados del Congreso, muy por encima de la previsión oficial del 29%, Fernández celebró con vehemencia el 45% de La Bancaria. “Pude firmar el acuerdo paritario entre los banqueros y los bancarios. Me preocupa mucho que los trabajadores tengan más derechos. Lo que más me importa es que el sueldo no se retrase respecto de la inflación y que le gane, porque ya se atrasaron muchos años. Me da una enorme tranquilidad”, sostuvo Fernández.

Con la campaña en la mira, dos amigos de Alberto Fernández expanden sus negocios en la vía pública

Que los salarios no pierdan frente a la inflación es casi una obsesión de cara a las elecciones de medio término, en las que el descontento social apremia ante la grave situación económica que enfrenta el país. Plata en los bolsillos para volcar al consumo y reactivar la economía es la fórmula a la que se entregan casi con devoción en Balcarce 50.

Ocho días antes, Fernández había seguido los pasos de su vice en lo que respecta a una posible reforma del sistema de salud. Durante un acto para presentar un proyecto de ley que busca jerarquizar el trabajo de los enfermeros, Fernández aseguró: “No puedo dejar de reconocer el esfuerzo inmenso que han hecho los médicos del sistema público, parapúblico y privado y tendremos que ver cómo optimizarlo”. Y como para que no quedaran dudas de lo que estaba diciendo, precisó: “Es lo que habló Cristina en La Plata. Es decir, cómo podemos mejorar todo esto a partir de la experiencia vivida, porque un Estado que no se preocupa de la salud de sus hombres y mujeres no merece existir”.

Los dichos de la exmandataria habían sido un día antes, en un acto en el Hospital de Niños Sor María Ludovica de La Plata. “Vamos a tener que repensar todo el sistema de salud. Las prepagas no saben dónde colocar a la gente. Dicen los que saben que tal vez vengan otras pandemias. Lo peor que nos puede pasar es negarnos a discutir la realidad”, sostuvo.

Aunque Fernández se sumó rápidamente al tema, en la propia Casa Rosada admitían que no había nada escrito sobre el tema y explicaban que, a pesar de que entendían necesaria la reforma, porque consideran que la pandemia mostró “que ningún sistema, ni el público ni el privado se salva por sí sólo”, ese anuncio aún estaría “lejos de concretarse, porque hay otras urgencias a tratar antes”.

El tema tarifas generó otro acople del discurso de Fernández al de Kirchner, que un mes después de las tensiones que se originaron en el Ministerio de Economía por el rol del subsecretario Federico Basualdo -a quien Martín Guzmán con el aval presidencial buscó echar, pero que continuó en su cargo con el respaldo de La Cámpora- terminó defendiendo el incremento de 9% en la electricidad y el 6 % en el gas , contra las previsiones oficiales. “Durante un año la tarifa estuvo congelada y cuando debimos corregir, la corregimos lo mínimo y necesario”, expresó el mandatario.

En ese esquema también hubo lugar para el tema Justicia. Fue en diciembre pasado, cuando apenas un día antes de celebrar el primer año de gobierno, la vicepresidenta arremetió con una carta en la que criticó con especial dureza a la Corte Suprema. Un día después, Fernández sostuvo: “Yo comparto mucho lo que dice Cristina sobre la Justicia”. Y fue por más allá, al afirmar que creía que lo que dijo su vice “es un llamado de atención para todos. La Justicia no está funcionando bien en la Argentina. No se trata de preservar los derechos de alguien que eventualmente esté sometido a la Justicia. El planteo que hizo ayer es más profundo”.

El Gobierno aplicó un doble estándar para condenar violaciones a los Derechos Humanos

Cerca del mandatario rechazan esta interpretaciones de los corrimientos discursivos de Fernández. “Quieren mostrar que Alberto está arrodillado ante ella y no es así. Tienen muy buen diálogo y el tiempo permitió que pudieran juntarse, para sacar el país adelante”, sostienen. Y agregan que “no es cuestión de un discurso más o menos”, sino que “se trata de rever qué cosas están bien o mal desde hace años, incluso antes que (Mauricio) Macri”.

En ese sentido, aseguran que el Presidente y Cristina Kirchner “hablan seguido, comparten pareceres y otras veces no; y no por eso significa que estén peleados”. El horizonte electoral completa la defensa del entorno de Fernández. “Si no estamos unidos, no ganamos”, concluyen.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.