Juez aprueba de forma preliminar acuerdo de demanda de $1,000 millones en Surfside. ¿Quiénes lo pagan?

·7  min de lectura
AL DIAZ /adiaz@miamiherald.com

Apenas horas después que el verano pasado un condominio de Surfside se derrumbara y provocara la muerte de 98 personas, se presentó la primera de las muchas demandas que se convertirían en uno de los casos más grandes de demanda colectiva en la historia de la Florida.

El pasado viernes, a poco menos de un mes de cumplirse el primer aniversario de la tragedia de las Torres Champlain, un equipo de abogados que representan a los familiares de los fallecidos presentó un acuerdo por un total de $1,021,199,000 millones ante el juez de Circuito del Condado Miami-Dade, Michael Hanzman, que dio su aprobación preliminar el sábado después de una audiencia final en el tribunal tras unas negociaciones que duraron todo el día.

“Es un gran resultado”, dijo Hanzman el sábado durante una audiencia en el tribunal con los abogados de ambas partes de la enorme disputa legal. “Este acuerdo parece ser un compromiso muy razonable de las reclamaciones”.

Si bien la cantidad estimada ya se había reportado a principios de este mes, el jugoso acuerdo ofrece detalles definitivos de cuánto dinero cada demandado accedió a pagar para resolver las reclamaciones por muerte y lesiones personales de las familias de las víctimas. Ningún demandado admitió su responsabilidad e hicieron la mayoría de los pagos individuales a través de la cobertura de seguros.

“Como antes ha señalado esta corte, el colapso de las Torres Champlain el 24 de junio de 2021 en Surfside fue una ‘sorpresiva’ tragedia que devastó a esta comunidad”, escribieron los abogados de los demandantes en el acuerdo de 213 páginas.

“La muerte y la destrucción que provocó el derrumbe causó daños incalculables a muchas personas”, escribieron los abogados. “De modo notable, sin embargo, tras meses de largas y extenuantes negociaciones ... más de las dos docenas de partes potencialmente responsables accedieron a un acuerdo sin precedentes para intentar sanar una tragedia también sin precedentes”.

Los urbanistas de un cercano condominio, una firma consultante de ingeniería de las Torres Champlain, y Becker & Poliakoff, una firma legal que representa a muchas asociaciones de condominios, estaban entre los demandados.

La compañía que pagará la suma más alta del acuerdo —$517.5 millones— es Securitas Security Services USA. Los empleados de la firma habían sido contratados para realizar trabajos de guardias de seguridad, monitorear a los visitantes en el vestíbulo y manejar el sistema de seguridad del edificio en caso de una emergencia, como el panel de alarma instalado en el escritorio que serviría para alertar a los residentes de cualquier peligro.

En un comunicado previo, Securitas USA no admitió haber hecho nada mal así como tampoco responsabilidad por el derrumbe del edificio ni por la pérdida de vidas, y señaló que la compañía no fue quien instaló ni le dio mantenimiento al sistema de alarma. Securitas, propiedad de una importante compañía sueca, no quiso hacer más declaraciones aparte del escueto comunicado que dio a conocer.

LA NOCHE DEL DERRUMBE

En las primeras horas del 24 de junio de 2021, la terraza de las piscina de la propiedad de Collins Avenue se desplomó sobre el estacionamiento siete minutos antes de que las secciones con vista al mar del inmueble cayeron. El colapso provocó la muerte de 98 personas y lesionó a muchas más. Después que se desplomó la terraza y antes del derrumbe del condominio, un guardia de seguridad de Securitas llamó dos veces al 911 desde el vestíbulo, a la 1:16 y a la 1:17 a.m. y trató de llamar a los residentes individualmente a sus teléfonos.

Sin embargo, muchos residentes dijeron al Miami Herald que no se activó ninguna alerta general de seguridad ni tampoco ninguna alarma sonó antes del derrumbe.

“Fueron siete minutos. ¿Se imagina alguien cuántas personas podrían haber escapado?”, preguntó Raysa Rodríguez, uno de los sobrevivientes de la sección del edificio que no colapsó. “Siete minutos es un tiempo largo”.

La esposa y la suegra de Joseph Blasser, Elena Blasser, de 64 años, y Elena Chavez, de 88 años, respectivamente, perecieron en el derrumbe. Estaban en la unidad 1211. El venía de visitar a un primo enfermo en Panamá. En ambos dormitorios había intercomunicadores, dijo Blasser.

LOS PAGOS

Los demandantes en la demanda colectiva de Champlain South llegaron a un acuerdo con varias entidades, entre ellas, los urbanistas de un lujoso rascacielos construido en el 8701 Collins Avenue, y los ingenieros, arquitectos y partes relacionadas del proyecto. Estas compañías representan otra gran parte de del acuerdo que suma unos $400 millones, pago que corre a manos de la mayoría de las aseguradoras. Colectivamente se les acusó de provocar daños durante la construcción del condominio Eighty Seven Park a la cercana propiedad.

A continuación, un desglose de algunos de los pagos que deberán hacer las entidades:

8701 Collins Development, $28 millones

8701 Collins Avenue Condo Association, $29 millones

Bizzi & Partners Development, $16 millones

John Moriarty and Associates of Florida, $157 millones

NV5, $25.7 millones

DeSimone Consulting Engineers, $8.5 millones

Stantec Architecture, $25 millones

Geosonics, $5 millones

Florida Civil, $6.9 millones.

Entre otras compañías que se mencionan en el acuerdo están: Western Waterproofing Company of America, que accedió a pagar $25 millones, y Concrete Protection & Restoration, que accedió a pagar $11 millones.

De igual modo, Morabito Consultants, una firma consultante de ingeniería que le hacía trabajos a la Asociación de Condominios Champlain Towers South, accedió a pagar $16 millones, y Becker Law que accedió a pagar $31 millones.

La Ciudad de Surfside accedió a pagar $2 millones.

Se espera que el juez Hanzman, dé la aprobación final del acuerdo de la demanda colectiva a finales de junio, tras un período de comentarios. Entretanto, Hanzman nombró a un veterano abogado, Robert Parks, y a un juez de circuito retirado, John Thornton, para supervisar las reclamaciones individuales de los familiares de los muertos y lesionados en el colapse del inmueble. Este proceso, en el que participan docenas de abogados de las víctimas, posiblemente dure meses. Hanzman planea participar en las audiencias de reclamaciones individuales.

A principios de esta semana, Hanzman estuvo de acuerdo en aumentar el acuerdo previo de $83 millones a los 136 dueños de unidades a $96 millones luego que un sinfín de ellos se quejaron del acuerdo inicial, sobre todo después que el acuerdo de unos $1,000 millones al que se llegó en la demanda colectiva se reportó a principios de este mes. Los dueños expresaron su sorpresa sobre el enorme acuerdo y le dijeron al juez que merecían más dinero por las pérdidas de sus unidades, argumentando que creían que el acuerdo original estaba por debajo del valor de sus condominios. Un tasador independiente había determinado que el valor total de las unidades del condominio antes de que la estructura colapsara valía $96 millones.

El dinero del acuerdo vendrá de cobertura de seguros de $50 millones de la asociación de las Torres Champlain y el resto de parte de la venta del condominio por $120 millones a una compañía urbanista de Dubai. Esta semana, Hanzman aceptó la licitación inicial luego que ninguna otra compañía ofreció licitaciones para comprar la propiedad con vista al mar de casi dos hectáreas. La compañía del Medio Oriente planea construir un rascacielos de lujo en el sitio.

La rapidez con que se llegó al acuerdo impresionó no solo a Hanzman, sino también a los familiares de las víctimas de la tragedia. Muchos de los abogados de los demandantes elogiaron al mediador que nombró la corte, Bruce Greer, un abogado que se brindó voluntariamente para trabajar con el objetivo de llegar a un acuerdo entre todas las partes, así como al abogado de la asociación, Michael Goldberg.

“Estamos satisfechos de haber terminado los acuerdos a los que llegamos con más de dos docenas de partes y sus aseguradoras”, dijeron en un comunicado los copresidentes del equipo de la demanda colectiva, Harley Tropin y Rachel Furst.

“Estamos muy agradecidos al juez Hanzman, quien aceleró este caso para solucionarlo en un tiempo récord”, agregaron. “También queremos reconocer el arduo trabajo del abogado Michael Goldberg, del mediador Bruce Greer y de todos los miembros del comité de demandantes que laboraron sin descanso en este asunto”.

El acuerdo de las Torres Champlain de $1,000 millones solo es sobrepasado en la historia legal de la Florida por otro caso de demanda colectiva: en 1997, las grandes compañías tabacaleras, Philip Morris USA, R.J. Reynolds, Brown & Williamson Tobacco Corp. y Lorillard Tobacco Co., llegaron a un astronómico acuerdo con cerca de 40 estados por los gastos en el tratamiento de fumadores enfermos. La Florida tuvo que pagar $11,300 millones.

Traducción de Jorge Posada

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.