Juan Martín del Potro provocó "las lágrimas más grandes" en Novak Djokovic, según su madre

LA NACION

Del Potro acaba de hacer historia; Djokovic lo felicita. Fue en la primera ronda del torneo de tenis masculino de Río de Janeiro 2016. En semifinales, Del Potro venció a Rafael Nadal.

Aquella victoria fue inolvidable. Juan Martín del Potro volvía de una larga inactividad luego de operarse por tercera vez de su muñeca izquierda, e ingresó al torneo de tenis de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 gracias a una invitación. Como suele suceder en estos casos, por la lógica de los cuadros, el rival de Del Potro sería de altísimo riesgo. Pocos apostarían, sin embargo, a que el rival que le tocaría sería ni más ni menos que el número uno del mundo y flamante campeón de Roland Garros, Novak Djokovic.

Todos los pronósticos (y la lógica) indicaban que el serbio tenía las de ganar. No obstante su consabida jerarquía, era difícil imaginar un escenario de triunfo para el campeón del US Open 2009. Sin embargo, quizás motivado por semejante adversidad, y gracias a su tenis aún vigente, el argentino se llevo la victoria con un doble 7-6. Djokovic no tenía consuelo: abandonó la cancha muy frustrado y entre lágrimas. Sabía que se le había escurrido la posibilidad de lograr el único título que le faltaba.

La confesión de Guillermo Pérez Roldán contra su padre: "Sufrí maltrato físico"

Rivales en la cancha, amigos fuera de la pista: aquella noche, del Potro relanzaría su carrera como tenista; Djokovic, en tanto, comenzaría una pronunciada pendiente producto de lesiones y bajo rendimiento; ahora, retomó el trono de mejor tenista del mundo

La madre de Djokovic, Dijana, revivió aquel día en una transmisión en vivo de Instagram. "Aquella derrota aún me rompe el corazón. Las lágrimas que le vi en aquella ocasión son las más grandes que le he visto. Lo tenía todo para ganar el oro pero el deseo no le fue concedido. Tenía ese problema en el codo y no pudo soportar la presión. Sentía que había decepcionado a la gente de Serbia", confesó Dijana.

Finalmente, "La torre de Tandil" alcanzaría la final del torneo, en la que caería derrotado ante Andy Murray. De esta manera, alcanzó su segunda medalla olímpica, que fue una especie de relanzamiento de su carrera. Pocos meses después, alzaría la primera (y hasta el momento única) Copa Davis en la historia de su país. El serbio, en tanto, daría inicio a una pronunciada pendiente que logró revertir en 2018 cuando obtuvo Wimbledon y recuperó el número uno del ranking mundial. Ahora, se dispone a alcanzar lo que en 2016 le fue arrebatado por del Potro: la medalla dorada de los postergados Juegos Olímpicos de Tokio.