Quién es la joven congresista Elise Stefanik, “la nueva estrella republicana” según Trump

·2  min de lectura
La congresista por Nueva York Elise Stefanik tras la votación en la Cámara de Representantes
MANDEL NGAN

WASHINGTON.- Los republicanos elevaron este viernes a la congesista por Nueva York Elise Stefanik, de 36 años, al liderato de la Conferencia Republicana de la Cámara baja, que es la encargada de comunicar el mensaje del partido a los miembros, al elegir a una ardiente defensora de Donald Trump con la esperanza de poner fin a su intensa guerra interna en torno a la lucha de Liz Cheney contra el expresidente norteamericano.

Stefanik, una moderada convertida en partidaria de Trump que ha difundido muchas de sus denuncias falsas de fraude electoral, ocupará el puesto número tres del liderato que Cheney ejerció durante dos años.

El conflicto entre Israel y Gaza, en vivo: el minuto a minuto de la escalada de tensión

La votación, a puertas cerradas, fue de 134 a favor y 46 en contra, según anunció el número 2 de los republicanos en la Cámara de Representantes, Steve Scalise, que la felicitó en declaraciones a la prensa al término de la reunión.

Este es el resultado que se esperaba, después de que el miércoles expulsaran a Cheney de ese puesto, que era la número 3 en el liderazgo de la minoría republicana de la Cámara de Representantes.

Elise Stefanik, en el Capitolio, en Washington
MANDEL NGAN


Elise Stefanik, en el Capitolio, en Washington (MANDEL NGAN/)

A Cheney la destituyeron por sus férreos enfrentamientos con Trump, que fue uno de los principales promotores de Stefanik. El expresidente la ha calificado como “la nueva estrella republicana”.

Stefanik contaba además con el apoyo del líder de la minoría republicana en la Cámara baja, Kevin McCarthy, de su número 2, Steve Scalise, y de muchos otros miembros importantes de la Conferencia Republicana.

Cheney, hija del exvicepresidente Dick Cheney, era un ícono del establishment republicano, una figura poderosa y respetada en el partido hasta que cayó en desgracia por defender los resultados de la elección en la que Biden derrotó a Trump. Su desplazamiento volvió a dejar al descubierto el enorme cambio que ha sufrido el Partido Republicano desde la irrupción de Trump, y terminó de avalar la “gran mentira” como un pilar de la plataforma partidaria. Los líderes partidarios se han mostrado convencidos de que no pueden enfrentarse al magnate, a menos que estén dispuestos a arriesgar la fractura del partido.

Agencias AP y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.