Josef Mengele, el nazi que torturaba niños, escapó a Buenos Aires y vivió impune hasta su muerte

LA NACION

Realizó experimentos aberrantes en los campos de concentración de Auschwitz; gozó de una próspera década de libertad en Buenos Aires y murió en San Pablo. Jamás rindió cuentas ante la justicia