Jesuitas acusan Estado fallido y piden replantear estrategia de seguridad; AMLO dice “vamos bien”

·5  min de lectura
AMLO estrategia seguridad
AMLO estrategia seguridad

Luego de que rectores y directores del Sistema Universitario Jesuita advirtieron que hay un Estado fallido e hicieron un llamado al gobierno para replantear la política de seguridad, tras el homicidio de los sacerdotes jesuitas y el guía de turistas en Chihuahua, el presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró que no habrá cambios en la estrategia de seguridad.

“No vamos a cambiar la estrategia, que sigan con su campañas de desprestigio, atacándonos con su prensa vendida o alquilada, porque solo si el pueblo, en un proceso electoral, decide que hay que cambiar y llega un gobierno como los de antes, entonces sí (cambiamos)”, dijo.

Después de anunciar la ficha de búsqueda de José Noriel Portillo Gil, el presunto asesino de los dos sacerdotes jesuitas y el guía de turistas en Chihuahua, el presidente López Obrador aseguró que se seguirá con la investigación del caso; sin embargo, arremetió contra quienes han criticado su actuar en el caso.

“Estos hipócritas lo primero que hacen es voltear a ver hacia nosotros y hacia mí y sí actuamos en estricto apego a la ley y de acuerdo a nuestras responsabilidades como autoridades, ¿Qué esto no es un asunto del fuero común? ¿Qué no tiene que ver con una responsabilidad del fuero local? No mencionan eso”.

Afirmó que la estrategia de seguridad de su gobierno es un proceso que lleva tiempo pero es el camino a seguir.

“Estoy absolutamente convencido que no se puede enfrentar la violencia con violencia. No bastan las medidas coercitivas; esa es una concepción conservadora y autoritaria”.

Jesuitas exigen una vida digna y segura

Tras el homicidio de los dos sacerdotes jesuitas en Chihuahua, académicos y religiosos pidieron a las autoridades implementar una política de seguridad capaz de brindar una vida digna y segura para todos los mexicanos.

Desde la Universidad Iberoamericana en León, Guanajuato, el maestro Mario Patrón declaró que los asesinatos de Javier Campos y Joaquín Mora “ponen en evidencia la ineficacia de la política de seguridad del Estado en todos sus niveles, pero también la profunda crisis del modelo civilizatorio en el que se arraiga la discordia”.

Sobre el actuar de las autoridades respecto al caso, el rector del ITESO, Alexander Paul Zatyrka Pacheco, destacó la manera en que se tiran la pelota y se culpan unos a otros. “Es evidente que estos colectivos políticos no van a actuar si no hay suficiente presión de la sociedad civil”, declaró.

Por su parte, Juan Luis Hernández Avendaño, rector de Ibero Torreón, sostuvo que en el país se vive un Estado fallido. “Cuando el Estado no tiene control territorial y permite que grupos armados privados lo tengan, eso es un Estado fallido y tiene muchos años que en México lo vivimos”.

Por último, Luis Alfonso González Valencia, rector de Ibero León, enfatizó el reclamo a las autoridades y llamó a replantear la política de seguridad y agregó que el SUJ pone a disposición sus capacidades, para obtener respuestas pertinentes a la violencia que se vive en México.

“Antes había una guerra”

De acuerdo con López Obrador, la violencia que se heredó hace dos sexenio, no se puede arrancar de la noche a la mañana ya que es un problema que lleva años y que fue alentado por el entonces secretario de seguridad, Genaro García Luna.

“Dicen que con nosotros hubo más asesinatos que con Calderón pero no se dice que nosotros recibimos los homicidios hasta la punta y Calderón no recibió así el país, él lo llevó arriba y todavía en el gobierno pasado le subieron más”, dijo el mandatario.

En la conferencia, López Obrador pidió poner una gráfica sobre letalidad y homicidios con la cual destacó que en el sexenio de Felipe Calderón se vivió una guerra.

“¿Qué no les parece extraño? ¿No es esto una guerra? empezando por el número de enfrentamientos, antes los remataban, había la instrucción de aplicar toda la fuerza y les decían a los jefes militares que ellos hicieran su trabajo sin ninguna consideración”, declaró.

Tras calificar como fallida la estrategia de seguridad de Felipe Calderón, López Obrador reiteró que su gobierno no ejercerá la medida de “diente por diente” ya que creen en la readaptación y no piensan que la gente no tenga más destino que ser “eliminada”.

“Vamos bien y lo puedo probar hasta con números”, aseguró.

Asimismo, durante la conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional, López Obrador respondió al mensaje del papa Francisco quien lamentó el asesinato de los religiosos.

“Estamos totalmente de acuerdo con su mensaje y lamentamos la violencia en el país pero todavía hay quienes piensan que la violencia hay que enfrentarla con violencia el mal con el mal y no debe ser así, nosotros no vamos a replantear la estrategia de seguridad, hay que entender que todo esto es el herencia de una política de corrupción y de impunidad de Felipe Calderón”, declaró el presidente.

Identifican cuerpos

A través de un comunicado, la comunidad de Jesuitas en México confirmó que los cuerpos encontrados por las autoridades corresponden a los sacerdotes Javier Campos y Joaquín Mora.

“Durante la madrugada el P. Provincial y un representante del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, confirmaron ante la Fiscalía General de Chihuahua que dos de los cuerpos recuperados el día de ayer en la Sierra Tarahumara corresponden a nuestros hermanos”, dice el documento.

Además, la Compañía de Jesús informó que también fue identificado el cuerpo de Fernando Palma, guía de turistas en la Sierra Tarahumara.

  

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

El asesino de los sacerdotes se busca hasta en EEUU.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.