Anuncios

En Jerusalén, palestinos cristianos reducen rituales de Viernes Santo

Cristianos realizan la procesion de la Vía Crucis en el Viernes Santo en la Ciudad Vieja de Jerusalén, viernes 29 de marzo de 2024. (AP Foto/Leo Correa)

JERUSALÉN (AP) — Cientos de cristianos participaron en la habitual procesión del Viernes Santo entre los muros de piedra caliza de la Ciudad Vieja de Jerusalén, conmemorando uno de los días más sagrados de su fe con multitudes notablemente menores que en años pasados en medio de la guerra entre Israel y Hamás.

Las procesiones, que habitualmente atraen a miles de extranjeros, eran inusualmente locales. La mayoría de los observadores eran cristianos palestinos, más algunos extranjeros residentes en Jerusalén y unos pocos turistas que no se arredraron.

La procesión tradicional del Viernes Santo recorre la Via Dolorosa, el camino que se cree recorrió Jesús hacia su crucifixión. La policía israelí instaló retenes a lo largo del camino para desviar a los que hacían compras en el ajetreado sector musulmán de la Ciudad Vieja a fin de que cedieran el paso a los peregrinos.

Un grupo de exploradores árabes palestinos encabezó la procesión por las 14 Estaciones de la Cruz, cada una de las cuales destaca un evento que le sucedió a Jesús en su caminata final. La siguieron los cristianos palestinos y detrás de ellos un pequeño desfile de la orden franciscana, integrado principalmente por extranjeros residentes en Jerusalén.

“Aguardamos esto todos los años", dijo Munira Kamar, una palestina cristiana de la Ciudad Vieja que miraba pasar el desfile y saludaba a los portadores de cruces que se detenían a darle un beso en la mejilla a su hijita. “Desde luego, este año estamos tristes debido a la situación con la guerra”.

Miles de palestinos han muerto en la ofensiva de Israel en Gaza, lanzada después de la incursión de Hamás en Israel el 7 de octubre, con asesinatos y toma de rehenes.

Las últimas estaciones de la procesión son dentro de a Iglesia del Santo Sepulcro, que se alza en el lugar donde se cree que Jesús fue crucificado y enterrado hasta su resurrección en Pascua. El impacto de la guerra era evidente: En lugar de las multitudes que hacen fila durante horas en el patio de la iglesia, se entraba fácilmente al lugar.

Había una ausencia notoria de cristianos palestinos de Cisjordania, que normalmente acuden multitudinariamente a la Ciudad Santa para las festividades de Pascua. Desde el 7 de octubre, los fieles palestinos necesitan un permiso especial para atravesar los retenes de entrada a Jerusalén.

A pesar de la falta de multitudes, los tenderos, que mantienen sus pesados portones metálicos cerrados los viernes, los abrieron para los turistas en busca de recuerdos. Pero los clientes eran escasos.

“Comparar las festividades de Pascua del año pasado con las de este año es como el día y la noche. Nadie ha venido. La mayoría de la gente es local”, dijo Fayaz Dakkak, un tendero palestino cuya familia abrió la tienda en 1942. El local estaba desierto. “Generalmente, la gente está alegre hoy y los chicos están felices. Pero cuando se compara los chicos de aquí que tienen agua y comida y familia con lo que está ocurriendo en Gaza, ¿cómo puede uno sentirse feliz?”