Jersón, entre el avance de la contraofensiva ucraniana y el nerviosismo ruso

·4  min de lectura

Leópolis (Ucrania), 5 sep (EFE).- Los habitantes de Jersón esperan la llegada de las tropas ucranianas en medio del endurecimiento de las medidas de seguridad y el malestar de las fuerzas rusas en la ciudad, mientras Kiev reconoce los avances de su ejército por primera vez desde el inicio de su contraofensiva.

El presidente Volodímir Zelenski agradeció a sus tropas la liberación de dos asentamientos en el sur en su mensaje, la noche del domingo, después de que el jefe adjunto de la oficina presidencial, Kyrylo Tymoshenko, anunciara el izado de la bandera ucraniana en la recién recuperada ciudad de Vysokopillia, en Jersón.

Las autoridades ucranianas han mantenido un gran hermetismo en la primera semana de su ofensiva en el sur. Han advertido de que los combates han sido intensos en la zona y de que el ejército ruso sigue amenazando los asentamientos liberados con fuego de aviación y artillería.

"La inmensa mayoría de la gente con la que hablo no puede esperar a que el ejército ucraniano libere la ciudad", comenta a Efe Volodímir, un periodista local y voluntario, en un mensaje enviado desde Jersón.

Junto con su mujer y sus colegas, ha estado repartiendo productos básicos y alimentos a los residentes de los pueblos de la línea del frente, sin otros suministros regulares, después de que todas las tiendas de allí cerraran la pasada primavera.

"La gente incluso dice que está dispuesta a perder sus casas a medida que se intensifican los combates. Pueden reconstruirlas, pero quieren hacerlo en un Jersón ucraniano liberado", explica Volodímir.

Asegura que el nerviosismo entre los rusos de la ciudad es palpable. En julio se podía ver a los miembros de las fuerzas de seguridad rusos paseando por la ciudad con sus familias; eso ahora ya no ocurre, ya que intuyeron el peligro.

"Han reforzado las medidas de seguridad en todas partes. Ahora incluso paran el transporte público en sus numerosos puestos de control y hacen grandes registros en mercados y otros espacios públicos", afirma.

Volodímir dice que los rusos prestan especial atención a los hombres; revisan sus teléfonos en busca de cualquier detalle relacionado con el ejército ucraniano. "También tienen esta particular obsesión por los tatuajes patrióticos", prosigue el periodista, dando por hecho que los rusos buscan a partisanos o informantes locales.

Aunque no conoce personalmente a ninguno, otro periodista local, Kostiantyn Ryzhenko, ha revelado a la emisora pública ucraniana Suspiln que actuó como informante de la inteligencia militar ucraniana en Jersón. Dice que pudo asistir a la organización de un intento de asesinato de uno de ellos.

En efecto, varios representantes de las autoridades rusas y de su policía han sido objeto de atentados con explosivos en Jersón en los últimos meses. Igor Teleguin, asistente del jefe local, Volodímir Saldo, quien quedó en coma hace un mes en circunstancias poco claras, resultó herido por una explosión el 23 de agosto.

Ryzhenko ya ha abandonado la ciudad después de que fuera demasiado peligroso para él permanecer allí. Su colega Volodímir explica que la evacuación de la ciudad continúa y es probable que sea aún mayor.

"La gente está respondiendo al llamamiento a la evacuación de las autoridades de Ucrania para facilitar el trabajo al ejército ucraniano", dice a Efe. Sostiene que las colas en el único puesto para cruzar la línea del frente se han hecho más largas.

También señala que muy pocos niños volvieron a las escuelas a pesar de la mezcla de amenazas e incentivos de las autoridades rusas. "A la gente le ofrecieron 10 mil rublos (165 euros) por enviar a sus hijos a la escuela, pero las escuelas siguen vacías, con sólo un par de niños y profesores", asegura.

Rusia también se ha esforzado por sustituir la moneda ucraniana por rublos. Han sustituido las tiendas de las cadenas ucranianas "ATB" por una propia, "ABC", y allí todo funciona en rublos.

"Se enfadan cuando la gente intenta cambiar los rublos de nuevo a grivnas y han empezado a reprimir a los comerciantes de moneda local", asegura Volodímir.

Hasta ahora, había pocos indicios de que Rusia estuviera en serio preparando un referéndum en los territorios ocupados, con sólo anuncios esporádicos sobre la creación de comisiones electorales.

Este lunes, las autoridades prorrusas de Jersón anunciaron el aplazamiento del referénrum sobre la integración en Rusia de esa región, coincidiendo con la contraofensiva de Kiev en el sur.

"Nos hemos preparado para la votación. Queríamos organizar el referéndum lo antes posible, pero debido a los actuales acontecimientos, pienso que por ahora haremos un paréntesis", señaló el subjefe prorruso de la Administración Militar-Civil de la región, Kiril Stremoúsov, a la televisión pública rusa.

Rostyslav Averchuk

(c) Agencia EFE