Jefe policial de Texas investigará a la Florida por llevar a migrantes venezolanos a Martha’s Vineyard

·5  min de lectura

Las autoridades de Texas abrieron una investigación penal sobre la operación del gobernador Ron DeSantis de llevar a unos 50 migrantes venezolanos desde Texas a Martha’s Vineyard la semana pasada.

El jefe de Policía del Condado Bexar, Javier Salazar, anunció en una conferencia de prensa el lunes que su oficina está investigando si los migrantes fueron víctimas de un delito, diciendo que fueron “atraídos con engaños”. Muchos migrantes dijeron que aceptaron volar desde San Antonio a la isla de Massachusetts después que se les prometiera trabajo. Pero no había trabajo esperándolos.

“Creo que la gente tiene que rendir cuentas en la medida de lo posible”, dijo Salazar. “En este momento, no puedo decir definitivamente cuál es el estatuto que han infringido, ya sea federal, estatal o local, pero lo que puedo decir es que está mal. Solo desde la perspectiva de derechos humanos, lo que se hizo a estas personas está mal”.

DeSantis asumió la responsabilidad de los dos vuelos fletados la semana pasada, diciendo que eran parte de un programa estatal para reubicar a migrantes de la Florida, aunque el grupo de venezolanos estaba en San Antonio.

Salazar, demócrata, calificó los vuelos de “teatro político”. No mencionó a DeSantis.

También dijo que su oficina estaba trabajando con un abogado privado para los migrantes, así como los grupos de defensa, y se estaba preparando para cooperar con las agencias federales “en caso de que se necesitara”.

Una posible pista: Salazar dijo que creía que a un migrante venezolano se le había pagado una “cuota de cazador” para reclutar a otros migrantes en San Antonio para los vuelos.

El jefe de la policía del Condado Bexar, Javier Salazar, se dirige a los medios de comunicación durante un Facebook Live en el que anunció una investigación criminal sobre el estado de la Florida que envió por avión a unos 50 migrantes desde San Antonio a Martha's Vineyard. Courtesy/Facebook
El jefe de la policía del Condado Bexar, Javier Salazar, se dirige a los medios de comunicación durante un Facebook Live en el que anunció una investigación criminal sobre el estado de la Florida que envió por avión a unos 50 migrantes desde San Antonio a Martha's Vineyard. Courtesy/Facebook

En respuesta a una solicitud de comentarios, Jeremy Redfern, subsecretario de Prensa de DeSantis, no respondió con palabras.

En su lugar, envió por correo electrónico una captura de pantalla de una noticia con el titular: “El jefe de Policía del Condado Bexar Salazar dice que el manejo de la inmigración por parte del gobierno de Biden ‘no está funcionando’”.

El lunes por la noche, DeSantis apareció en el programa de Fox News de Sean Hannity y defendió los vuelos.

El gobernador dijo que el programa era “claramente voluntario y todas las demás tonterías que están escuchando no son ciertas”.

Pero los migrantes dijeron que fueron reclutados para el viaje a Martha’s Vineyard con mentiras.

Varios dijeron que una mujer conocida como “Perla”, que no se cree que sea una migrante, se les acercó fuera de un centro de recursos para migrantes en San Antonio y les ofreció trabajo y asistencia si volaban a Massachusetts. Esas afirmaciones de empleo y otras oportunidades resultaron ser falsas, ya que los funcionarios de Martha’s Vineyard no estaban preparados para su llegada el pasado miércoles.

Además, los folletos que se les entregaron a los inmigrantes decían que podían recibir asistencia en efectivo y servicios de empleo después de aterrizar. Los folletos incluían el número de teléfono y la página web de la Oficina para Refugiados e Inmigrantes de Massachusetts. La oficina dijo que no imprimió los folletos, que fueron compartidos con el Herald por Lawyers for Civil Rights, un grupo legal con sede en Boston que representa a algunos de los migrantes.

Aunque el nombre completo de “Perla” y sus conexiones aún no han sido revelados públicamente —a pesar de un volante, distribuido por la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), que ofrece $5,000 por información sobre su identidad— Salazar sugirió que la investigación podría llegar a la Florida.

“Si alguien está en la Florida y hay que traerlo aquí para llevarlo a la justicia, será solo papeleo en ese momento”, dijo el jefe policial.

Dijo que los investigadores habían obtenido los nombres de las “personas de interés”, pero se negó a darlos a conocer todavía.

Un folleto otorgado a los migrantes venezolanos en San Antonio les prometía ayuda en Massachussetts. Courtesy/Lawyers for Civil Rights
Un folleto otorgado a los migrantes venezolanos en San Antonio les prometía ayuda en Massachussetts. Courtesy/Lawyers for Civil Rights

Los migrantes tienen estatus legal en Estados Unidos ya que se presentaron ante las autoridades después de cruzar la frontera en Texas y solicitar estatus de asilo.

DeSantis dijo que los vuelos fueron financiados con dinero de los contribuyentes de la Florida para sacar a los migrantes de ese estado. Todos los migrantes embarcaron en San Antonio, que está en el Condado Bexar, aunque los aviones se detuvieron en Panhandle de la Florida para cargar gasolina.

El transporte de migrantes desde Texas con dinero de la Florida parece entrar en conflicto con el lenguaje incluido en el presupuesto estatal que autorizó el programa de $12 millones.

Aprobado por la Legislatura controlada por los republicanos y apoyada por la mayoría de los demócratas, el presupuesto le dio instrucciones al Departamento de Transporte de la Florida a gastar los fondos “para facilitar el transporte de extranjeros no autorizados de este estado”.

La migrante Sonia, de 30 años, se seca las lágrimas en Eagle Pass mientras recuerda cómo dejó a su hijo en Venezuela con la esperanza de lograr una vida mejor para los dos. Carl Juste/cjuste@miamiherald.com
La migrante Sonia, de 30 años, se seca las lágrimas en Eagle Pass mientras recuerda cómo dejó a su hijo en Venezuela con la esperanza de lograr una vida mejor para los dos. Carl Juste/cjuste@miamiherald.com

DeSantis sugirió que los vuelos eran una forma de interceptar a los migrantes antes de que llegaran a la Florida.

El domingo, el Herald entrevistó a migrantes que acababan de cruzar la frontera en Eagle Pass, Texas. Ninguno de ellos dijo a los periodistas que quería ir a la Florida. En cambio, la mayoría esperaba viajar a Nueva York.

Hablaron de un peligroso viaje a Estados Unidos y de un futuro incierto ahora que están aquí.

Ninguno tenía dinero para un boleto de autobús de $50 a San Antonio, la ciudad más cercana.

Los defensores dicen que eso los convierte en presa fácil para los estafadores.

Las redactoras del Miami Herald Bianca Padró Ocasio y Ana Ceballos contribuyeron a este reportaje.