Quién es el jefe del Partido Pirata de República Checa, un político inusual y posible primer ministro

·4  min de lectura
El líder del partido de los Piratas Checos, Ivan Bartos
MICHAL CIZEK

PRAGA (AFP).- El hombre con rastas que hace ejercicio en un parque de Praga no se parece en nada a un político clásico pero Ivan Bartos, el líder del Partido Pirata checo, espera convertirse en el nuevo primer ministro del país centroeuropeo en las elecciones de octubre.

“Es una gran responsabilidad”, reconoce a la AFP el hombre de 41 años. “Pero sabemos lo que estamos haciendo, sabemos lo que queremos y no creo que deba tener miedo porque siempre hemos sido honestos y transparentes”, asegura.

La BBC obtiene imágenes que muestran que los talibanes están matando civiles en Afganistán

Destacando en un parlamento dominado por hombres de traje, Bartos encabeza una lista conjunta de candidatos de su partido liberal-centrista y del movimiento centrista Alcaldes e Independientes (STAN).

La agrupación comenzó a liderar las encuestas a principios de este año cuando el Gobierno de centroizquierda encabezado por el movimiento populista ANO (YES) del primer ministro Andrej Babis luchaba por contener la pandemia de covid.

El líder del partido de los Piratas Checos, Ivan Bartos
MICHAL CIZEK


Bartos, líder del partido Pirata, conservador, suele ejercitarse, fue músico callejero y es licenciado en ciencias de la información (MICHAL CIZEK/)

Desde entonces, oscila entre el segundo y tercer lugar después de que Babis recuperara el liderazgo con promesas de un futuro brillante y una campaña sin pelos en la lengua sobre sus rivales.

Sin embargo, Bartos podría formar una coalición de gobierno con un grupo de centroderecha con resultados similares en las encuestas.

Babis ha calificado a los Piratas de “fanáticos verdes” y advirtió que inundarían el país de migrantes, en contra de su política de rechazar a cualquiera que desee ingresar al país miembro de la UE de 10,7 millones habitantes.

“El ego de un primer ministro”

Bartos desmintió las “mentiras y el alarmismo” del jefe del Ejecutivo, al tiempo que su partido demandó a Babis por sus declaraciones.

“Realmente, no me importa ser objeto de noticias falsas, pero algunas, incluido el primer ministro, asustan a los votantes, les dicen a las personas en las residencias de ancianos que les arruinaremos la vida o les quitaremos las pensiones”, dijo Bartos.

Los Piratas y Stan cumplen las promesas de un gobierno con estilo abierto, presupuestos cautelosos y lucha contra la corrupción.

El líder del partido de los Piratas Checos, Ivan Bartos
MICHAL CIZEK


El país no está dirigido ni por expertos ni por políticos capaces, sino por el ego de un primer ministro, dijo Bartos (MICHAL CIZEK/)

El movimiento de Babis ganó las últimas elecciones en 2017 por sus diatribas anticorrupción, pero el magnate de los alimentos, los productos químicos y los medios ahora está envuelto en un caso de fraude de subsidios de la Unión Europea y un conflicto de intereses como político y empresario.

“Creo que necesitamos un nuevo gobierno”, indicó Bartos a la AFP en un encuentro reciente con los votantes.

El país no está dirigido ni por expertos ni por políticos capaces, sino por el ego de un primer ministro, por lo que el reemplazo es absolutamente vital para nuestro futuro”, agregó este especialista en tecnología de la información, que se convirtió en el presidente del Partido Pirata en 2009, el mismo año que ingresó en la formación y que se fundó la formación.

“Siempre he sido activo en el sector alternativo o el de sin fines de lucro relacionado con la cultura y la música y he estado interesado en los derechos humanos y las libertades”, señaló Bartos.

Un “conservador” con rastas

Su formación no logró impresionar en sus dos primeras elecciones, pero obtuvo en 2017 un apoyo del 10,7% y 22 escaños en un parlamento de 200 miembros, colocándose como la tercera fuerza más fuerte en la República Checa.

“Continuaré mientras pueda”, afirmó Bartos, quien hizo un cameo en una película que parodia las elecciones presidenciales checas.

Claudio Lozano propuso crear una nueva moneda que no se pueda convertir a dólares

“No tengo otra opción que intentar cambiar las cosas al más alto nivel”.

Bartos, un exmúsico callejero que a veces corteja a los votantes con su acordeón, también hace ejercicio tres veces por semana, si la campaña lo permite, en un extenso parque en Praga con un amigo.

“Puedo hacer 15 flexiones por encima de la mano y 20 por debajo de la mano”, contó Bartos.

Después de cada ejercicio, ajusta cuidadosamente sus rastas de las que asegura que nunca se cortará.

“¿Por qué? ¡Soy conservador!”, y suelta una risita.

Agencia AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.