Jair Bolsonaro, sobre el periodista británico desaparecido en Amazonas: “Puede que haya sido ejecutado”

·3  min de lectura
El periodista británico Dom Phillips desapareció el domingo en Amazonas
El periodista británico Dom Phillips desapareció el domingo en Amazonas - Créditos: @Joao Laet

Mientras que en Brasil aumenta la preocupación por la suerte de un periodista británico y un experto en asuntos indígenas desaparecidos el domingo en la selva amazónica, el presidente brasileño Jair Bolsonaro consideró la expedición una “aventura no recomendable”.

Tras unas primeras búsquedas infructuosas, la Policía Federal (PF), el ejército y la Marina de Brasil reanudaron este martes las operaciones para hallar a Dom Phillips, un periodista de 57 años y colaborador del diario británico The Guardian, quien desapareció junto al experto brasileño Bruno Pereira, de 41 años, mientras realizaban una investigación para un libro en el Valle Javari, en el estado de Amazonas.

En este contexto, Bolsonaro calificó de “aventura no recomendable” a la expedición. “Dos personas en una embarcación, en una región como aquella, completamente salvaje, es una aventura que no es recomendable hacer. Puede pasar cualquier cosa”, señaló en una entrevista con la cadena Sbt News.

“Puede ser un accidente, puede que hayan sido ejecutados”, agregó el presidente de Brasil, quien -sin embargo- indicó que espera “que sean hallados pronto” .

La desaparición

Phillips y Pereira habían viajado en barca al lago Jaburu y debían volver a la ciudad de Atalaia do Norte la mañana del domingo. El experto y el periodista buscaban entrevistar a pobladores indígenas.

Según trascendió, los hombres comenzaron su viaje de regreso la madrugada del domingo, deteniéndose en la comunidad de Sao Rafael, donde debían encontrar a un líder local. Como este no llegó, los dos hombres continuaron hasta Atalaia do Norte. La última vez que se les vio fue en Sao Gabriel, cerca de Sao Rafael.

“Estoy entrando en el bosque mañana. Dentro de unos 15 días o menos incluso, estoy por Atalaia do Norte”, dijo el experto indigenista en un audio sin fecha publicado el martes por O Globo.

Se trata de una tierra indígena de difícil acceso, cercana a la frontera con Perú y Colombia, y golpeada por la presencia de mineros y madereros ilegales que intentan invadir tierras para explotarlas.

El periodista Dom Phillips junto a la comunidad indígena de Aldeia Maloca Papiú, en Brasil
El periodista Dom Phillips junto a la comunidad indígena de Aldeia Maloca Papiú, en Brasil - Créditos: @JOAO LAET


El periodista Dom Phillips junto a la comunidad indígena de Aldeia Maloca Papiú, en Brasil (JOAO LAET/)

Pereira, experto de la agencia gubernamental de asuntos indígenas de Brasil (Funai), ha sido amenazado antes por madereros y mineros ilegales.

Tres grupos de la región defensores de los derechos indígenas aseguraron en una nota conjunta que solo estaban actuando seis policías del estado, pidiendo al gobierno más recursos, como helicópteros.

Por su parte, WWF (World Wildlife Fund) Brasil señaló que el gobierno “tardó mucho en actuar” a la hora de movilizar las fuerzas. “La Amazonía se está volviendo una tierra sin ley”, señaló la organización en un comunicado.

Pedidos desesperados

La brasileña Alessandra Sampaio, esposa del periodista británca, pidió entre lágrimas “intensificar las búsquedas”, en un video divulgado por TV Bahia. “Aunque no encuentre al amor de mi vida vivo, tienen que ser hallados”, imploró.

Asimismo, la hermana del periodista, Sian Phillips, solicitó en un video en redes sociales a las autoridades “que hagan todo lo posible”. “El tiempo es crucial”, enfatizó.

La familia de Pereira también destacó con angustia que “el tiempo es clave (...) especialmente si están heridos”.

Además, unos 40 corresponsales y amigos de Phillips, quien también ha publicado en The New York Times y The Washington Post, expresaron en una carta en O Globo que se niegan “a pensar lo peor” y pidieron ampliar “inmediatamente” los esfuerzos.

En esta tierra indígena, a la que Phillips ya había viajado con Pereira en 2018, viven 6300 individuos de 26 grupos diferentes, 19 de ellos aislados, según la ONG Instituto Socioambiental.

La violencia escaló en los últimos años.

La base local de la Funai, para proteger y asistir a los indígenas, sufrió varios ataques desde 2018, incluyendo el asesinato en 2019 de un empleado.

Para Fiona Watson, directora de investigaciones del grupo Survival International, la operación de rescate en esta zona de selva tropical densa es “inmensamente desafiante”.

AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.