Isabel II: por qué el mundo lamenta tanto la muerte de la monarca británica

·4  min de lectura

La multitud reunida frente al palacio de Buckingham, en Londres, observó el jueves cómo se colocaba la bandera a media asta tras la muerte de la reina Isabel II, a las 18:30 horas. Entre lágrimas, se hizo el silencio y, poco después, empezó a sonar el himno nacional “God save the Queen”.

A primeras horas de la tarde, admiradores, turistas y periodistas empezaron a congregarse ante el palacio, preocupados por el estado de salud de la monarca más famosa del mundo, tras un comunicado emitido por el Palacio.

Para la habitante inglesa Suzan Antonowicz, “es como perder un miembro de la familia”, mientras que para Joshua Ellis, de 24 años, el fallecimiento de la reina representa un gran cambio en su vida, externa con tristeza que siempre estará en sus corazones, “es difícil definir lo que significa ser británico, podíamos mirar y ver la estabilidad”.

“Representaba también un vínculo con mi abuela, que era una gran seguidora y falleció el año pasado”, dijo.

“UNA ABUELA PARA LA NACIÓN”

Así como estos jóvenes, para muchos amantes de la monarca era “una abuela para la nación”. Antes de bajar el ritmo a los 95 años por motivos de salud, Isabel II dio 42 veces la vuelta al mundo. También asistió cada año a cientos de actos, recepciones, inauguraciones y entregas de medallas.

Monarca constitucional, jefa de Estado con un papel ceremonial y estrictamente apolítica, la reina nombraba al primer ministro surgido de la mayoría parlamentaria. Asimismo, firmaba formalmente las leyes aprobadas por el Parlamento (desde 1708 no se ha negado nunca el consentimiento real) y los nombramientos oficiales.

La monarca, que por convención no votaba, se reunió casi semanalmente con los 15 primeros ministros que se sucedieron durante su reinado. A excepción de Liz Truss, a la que solo llegó a nombrar el martes. Eran encuentros confidenciales, organizados en el Palacio de Buckingham, para discutir los asuntos del momento y durante los cuales podía “aconsejar y advertir”.

Hasta la pandemia de covid-19, recibía a unas 139,000 personas al año, entre fiestas de jardín, recepciones, cenas, almuerzos y entregas de medallas, según su balance financiero de 2020-2021. A su vez, era conocido su tradicional mensaje de Navidad, televisado durante 64 años, que en gran parte escribía ella misma.

LOS ESCÁNDALOS QUE MARCARON EL REINADO DE ISABEL II

A pesar de ser muy estimada por organismos internacionales, jefes de Estado y ministros, la reina Isabel II también estuvo involucrada en varios escándalos a lo largo de su reinado. Uno de los más destacados fue sobre la infidelidad de su hijo Carlos III a su esposa, Diana de Gales, mejor conocida como Lady Di, con Camilla Parker Bowles.

Luego de 11 años de matrimonio y dos hijos, Guillermo y Harry, ambos anunciaron su separación. En 1997 se dio a conocer la noticia de que Diana de Gales y su actual pareja, Dodi Al-Fayed, habían sufrido un terrible accidente que le costó la vida a ambos. Así como la muerte de Isabel II, este hecho también sorprendió y conmovió al mundo.

Sin embargo, lo que atrajo la atención del público fue el silencio de la familia real. La monarca no emitió un mensaje al respecto, hasta días después en un discurso donde calificó a Diana como una persona excepcional. Carlos III y Camilla se casaron en 2005.

Otro rumor que marcó la vida de la soberana británica fue sobre su relación con Felipe de Edimburgo. En 1952, Isabel reemplazó a su padre. La princesa se transformó en reina y su marido, en príncipe consorte. Los escándalos sobre los romances extramaritales trajeron una larga lista de mujeres como Susan Barrantes, Zsa Zsa Gabor, Malena Nelson de Blaquier y Alexandra de Kent.

EL LLAMADO “MEGXIT”

Aunque nunca se confirmó si la reina Isabel II estuvo enterada de las infidelidades de su marido. En el funeral del Duque de Edimburgo se vio a la monarca totalmente de negro. Como símbolo de luto por su pareja, quien falleció a los 99 años. El amor no fue el único tema que generó escándalo en torno a la reina, también lo fueron los hijos. El príncipe Andrés, duque de York, y tercer hijo de la soberana, fue acusado por Viriginia Giuffre de haberla agredido sexualmente cuando ella tenía 17 años. Acusaciones que él negó de manera insistente.

No obstante, en febrero de este año, una carta presentada ante un tribunal de distrito de Estados Unidos señala que el duque y Giuffre llegaron a un acuerdo extrajudicial. Aunado a ello, a principios de 2020, el nieto de Isabel II, el príncipe Harry y su pareja Meghan Markle, anunciaron que dejarían de ser miembros de la familia real británica, ante la constante exposición a los medios. Esta decisión disgustó a la monarca e incluso el diccionario inglés Collins agregó el témino “megxit”. N

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

Isabel II: presidentes, organismos internacionales y ministros le rinden homenaje

La reina ha muerto: Isabel ll fallece en su castillo de Balmoral

El deceso de la reina Isabel II