Irán fustiga a Francia por caricatura de líder supremo iraní

Archivo - Foto publicada por la página web oficial de la oficina del líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, durante una reunión en Teherán, Irán, el 26 de noviembre de 2022. (Oficina del líder supremo iraní vía AP, Archivo) (ASSOCIATED PRESS)

DUBÁI, Emiratos Árabes Unidos (AP) — Irán convocó el miércoles al embajador francés para expresar su condena por la publicación en la revista satírica francesa Charlie Hebdo de caricaturas ofensivas del líder supremo del país, el ayatolá Alí Jamenei.

La revista tiene un largo historial de publicar caricaturas en las que se burla de los islamistas y que, según los críticos, insultan profundamente a los musulmanes. Dos extremistas de Al Qaeda de origen francés atacaron la oficina del semanario en 2015, matando a 12 caricaturistas, y ha sido objeto de otros atentados en los últimos años.

Su edición de enero presenta a los ganadores de un reciente concurso de caricaturas en el que se pidió a los participantes que dibujaran las caricaturas más ofensivas de Jamenei, quien ha ocupado el cargo más alto de Irán desde 1989. El concurso se anunció como una muestra de apoyo a las protestas antigubernamentales que han sacudido recientemente a Irán.

Una de las caricaturas finalistas muestra a un clérigo con turbante que trata de alcanzar la soga de un verdugo mientras se ahoga en sangre. Otra muestra a Jamenei aferrado a un trono gigante por encima de los puños en alto de los manifestantes. Otros representan escenas más bien vulgares y sexualmente explícitas.

El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Hossein Amirabdollahian, prometió una “respuesta decisiva y efectiva” a la publicación de las caricaturas, que dijo que insultaron a las autoridades religiosas y políticas de Irán.

Aunque el gobierno francés defiende la libertad de expresión, ya ha reprendido a la revista privada por avivar las tensiones.

Irán se ha visto afectada por protestas nacionales durante casi cuatro meses tras la muerte a mediados de septiembre de Mahsa Amini, una mujer de 22 años que había sido detenida por la policía moral de Irán por presuntamente violar el estricto código de vestimenta islámico del país.