Irán: conmoción y rabia por la muerte de Mahsa, joven arrestada por llevar mal el velo

·5  min de lectura

“Querida Mahsa, tu nombre se convertirá en un símbolo”, proclamaba el domingo la portada del diario económico Asia, en línea con gran parte de la prensa de Irán, en shock por la muerte de una joven tras ser detenida por la policía de la moral.

Esa unidad, encargada de vigilar el uso correcto del velo musulmán, obligatorio en el país, y en general de supervisar el respeto del estricto código de vestimenta impuesto a las mujeres iraníes, ha sido criticado en varias ocasiones en los últimos meses. Por sus intervenciones violentas contra jóvenes acusadas de infringir dichas normas, en vigor en el país desde la revolución islámica en 1979.

Originaria del Kurdistán iraní, Mahsa Amini, de 22 años, se encontraba en la capital de visita con su familia cuando fue detenida el pasado martes. El viernes por la tarde, una multitud se congregó ante el hospital Kasra, en el centro de Teherán. Donde la joven murió tras pasar tres días en coma.

En Saghez, su ciudad natal, donde fue enterrada el sábado, los habitantes tiraron piedras contra la sede del gobernador. Además gritaron lemas hostiles, antes de ser dispersados con gases lacrimógenos por la policía.

El domingo, casi todos los medios de la capital llevaban la muerte de la joven en portada.

“La gente está conmocionada y furiosa por lo que le ocurrió a Mahsa Amini”, señalaba el diario reformista Etemad, indicando que el país ha constatado “en varias ocasiones la violencia de la policía de la moralidad”.

PIDEN ABRIR INVESTIGACIÓN

El periódico moderado Jomhouri Eslami alertó la “fractura social” que puede provocar el “comportamiento violento” de oficiales de policía. El diario Irán, publicación gubernamental, acusó a los reformistas de “explotar las emociones del pueblo usando un incidente desafortunado para volver a la nación contra el gobierno y el presidente”.

Por su parte, el diario ultraconservador Kayhan criticó que “la cantidad de rumores y mentiras tras la muerte de Mahsa” hayan “aumentado considerablemente”.

“Pese a esto, la publicación de imágenes de este incidente por para de la policía ha confundido a los oportunistas que querían instrumentalizar ese incidente”, agregó el periódico.

Con ello se refería a un corto vídeo de vigilancia difundido por la televisión oficial. En este se muestra a una mujer presentada como Mahsa desplomándose en comisaría tras discutir con una agente. La policía de Teherán afirma que “no hubo contacto físico” entre los oficiales y la joven. El presidente Ebrahim Raissi ha pedido que se abra una investigación.

CASI 1.5 MILLONES DE TUITS PARA MAHSA

Numerosos cineastas, artistas, y personalidades del deporte, la política, e incluso religiosas, expresaron su indignación en las redes sociales.

El expresidente y líder reformista Mohammad Jatami llamó a las autoridades a “acabar con las acciones contrarias a la ley, a la lógica y a la sharia”. Así como a “llevar ante la justicia” a los responsables de la muerte de Amini.

El gran ayatolá Asadolah Bayat Zanjani calificó de “ilegítimo” e “ilegal” el “conjunto de comportamientos y hechos” desencadenantes del “desafortunado y lamentable incidente”.

“El Corán prohíbe claramente que los fieles usen la fuerza para imponer los valores que consideran como religiosos y morales”, indicó.

“Mahsa está ahora más viva que nosotros”, aseguró el cineasta Asghar Farhadi, galardonado con dos Óscars a la mejor película extranjera. “Nosotros estamos dormidos, sin reaccionar ante esta crueldad sin fin. Nosotros somos cómplices de este crimen”, aseveró.

“Los cabellos de nuestras hijas están cubiertos por un sudario”, escribieron varios jugadores del equipo nacional de fútbol en una historia (publicación efímera) común en Instagram. “Si eso son musulmanes, que Dios haga de mí un infiel”, afirmó Sardar Azmoun, delantero del Bayer Leverkusen.

En Twitter, el hashtag #Mahsa_Amini en persa se situaba el domingo a medio día en el primer puesto de tendencias en Twitter, con cerca de 1.5 millones de tuits.

CON GAS LACRIMÓGENO, POLICÍA DISPERSA MANIFESTACIÓN EN IRÁN

Las fuerzas de seguridad iraníes dispersaron con gas lacrimógeno una manifestación en el noroeste del país y realizaron “varios arrestos” tras la muerte de una joven detenida por la policía de la moral, indicó la agencia de prensa Fars.

Su caso ha levantado una ola de indignación en el país. “Alrededor de 500 personas se reunieron en Sanandaj, capital de la provincia del Kurdistán, y gritaron consignas en contra de los responsables del país”, indicó Fars.

Los manifestantes “rompieron las ventanas de vehículos e incendiaron tachos de basura” y “la policía usó gas lacrimógeno para dispersar a la multitud”, añadió la agencia.

“Varias personas fueron detenidas”, agregó Fars, sin dar un número exacto.

El sábado otra manifestación se dispersó con gases lacrimógenos en Saghez, la ciudad natal de la joven.

“Muchos manifestantes piensan que Mahsa murió torturada”, indicó el lunes la agencia Fars.

Amjad Amini, el padre de la víctima, dijo el lunes a Fars que “no aceptaba lo que (la policía) le mostró” porque, según él, “cortaron el video”. Criticó además “la lentitud con la que intervinieron” los servicios de emergencia.

“Pienso que Mahsa fue llevada tarde al hospital”, dijo,

El ministro iraní del Interior, Ahmad Vahidi, dijo el sábado que “aparentemente Mahsa tenía problemas previos” de salud y que “había asido operada del cerebro a los cinco años”. El padre de la víctima desmintió estas afirmaciones y aseguró que su hija estaba “en perfecto estado de salud”. N

(Con información de AFP)

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:
Irán: mujeres asisten por primera vez a partido de primera división luego de 40 años

Alcanzar la plena igualdad de género costará cerca de 300 años: ONU

‘No existen los derechos humanos en Afganistán’, sentencian mujeres en la ONU