Investigan muerte de delfines y lobos marinos en costa norte de Perú

ernesto benavides
Dos globos de helio con forma de delfines atados de una señal de Pare durante una protesta ante el ministerio peruano de Comercio Exterior y Turismo para pedir al estado políticas de preservación de los delfines y la fauna marina, en Lima, el 15 de mayo de 2012. (AFP | ernesto benavides)

Un equipo de especialistas investiga la muerte de 12 delfines y 35 lobos marinos en la costa norte de Perú, donde hace casi un año murieron 900 cetáceos, informó este miércoles el Instituto del Mar de ese país (Imarpe).

El grupo de investigadores recorrió 50 kilómetros de la costa norte en la región Lambayeque "para recoger muestras de los animales muertos a fin de determinar las causas por las cuales ocurrió el varamiento", según el comunicado de Imarpe.

Durante el trayecto hallaron 12 delfines comunes muertos, de los cuales 11 se encontraron en estado esquelético (muerte antigua) y uno en proceso de descomposición avanzado.

Según el Imarpe, también se hallaron los cuerpos de 35 lobos marinos chucos, llamados así por ser de mayor tamaño respecto a los finos y porque su hábitat es todo el litoral.

"Resulta poco usual la presencia de un número importante de lobos marinos sin señales externas de daño o lesiones producto de la interacción con la pesca", señaló informe.

Por otro lado, el sábado la ONG Organización Científica para la Conservación de Animales Acuáticos (ORCA) denunció que al menos cinco delfines y nueve lobos marinos aparecieron muertos en la zona de la costa norte de Perú.

"Inicialmente se ha establecido que ha habido una matanza de delfines con fines de consumo humano", dijo a la AFP Carlos Yaipén, director de ORCA.

En el caso de los lobos marinos "son muertos no para consumo humano sino porque suelen romper las redes en busca de alimentos, convirtiéndose en competidores de los pescadores", explicó Yaipén.

Entre febrero y abril de 2012 aparecieron restos de 877 delfines en playas de la región Lambayeque, que el gobierno atribuyó a causas naturales, pero que, según las entidades defensoras de la fauna marina, eran consecuencia de la actividad petrolera desarrollada en esa zona.

La organización ORCA calcula que 15.000 delfines fueron matados el 2012 para utilizar su carne, pese a estar prohibida su caza.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó evitar el consumo de delfines por contener ciertas cantidades de mercurio y contaminantes de hidrocarburos, que existen en los océanos como resultado de actividades industriales.

Dos globos de helio con forma de delfines atados de una señal de Pare durante una protesta ante el ministerio peruano de Comercio Exterior y Turismo para pedir al estado políticas de preservación de los delfines y la fauna marina, en Lima, el 15 de mayo de 2012.