Investigan exceso de fuerza de policía en arresto de jardinero en California

·2  min de lectura

Los Ángeles, 2 sep (EFE).- Autoridades de una ciudad al norte de California investigan si hubo exceso de fuerza en el caso de un trabajador latino que terminó herido y con la nariz partida, tras ser interrogado por una agente de la policía por tener un recipiente abierto de cerveza.

Una investigación de la televisora ABC-7 en San Francisco sacó a la luz este viernes el caso de un jardinero, que fue abordado por la policía cuando se encontraba con otros dos compañeros departiendo en una zona industrial de San Rafael, California.

En las imágenes de la cámara corporal de la agente Daisy Mazariegos se observa a los tres trabajadores sentados en la acera de una calle despoblada, con una botella y unas latas de cerveza vacías alrededor.

La agente cuestionó al jardinero, que fue identificado por la televisora como Mateo, por las latas vacías, y le pidió la identificación.

En el video se ve que el jardinero se incorpora para sacar su identificación del bolsillo trasero de su pantalón cuando la oficial le indica que se quedé sentado.

El hombre trata de explicar que necesita ponerse de pie. En ese momento llega el oficial Brandon Nail, y le exige al jardinero que se siente.

Tras un intercambio de palabras, Nail tira a Mateo al suelo sobre las botellas de cerveza, lo golpea en la nariz y le empuja la cara contra el pavimento, mientras Mazariegos trata de ayudarle a poner las esposas.

El jardinero terminó con la nariz rota y una conmoción cerebral. También se le impusieron cargos por resistirse al arresto.

Charles Dresow, el abogado del jardinero, dijo a ABC-7 que su cliente, como se puede ver en el video, estaba colaborando con las autoridades.

El agente Nail escribió en el informe policial que el jardinero lo golpeó varias veces y "pasó su brazo derecho por la parte de atrás de mi cuello y comenzó a apretarlo en un intento de hacerme una llave”.

Dresow aseguró que su cliente no golpeó al oficial Nail, y que el video es una prueba contundente, que convenció a la Fiscalía del condado de Marín de retirar los cargos.

“Casi inmediatamente después de ver la evidencia real, los videos, la oficina del Fiscal de Distrito, muy éticamente, en mi opinión, hizo exactamente lo correcto: desestimó el caso”, dijo Dresow a la televisora.

El teniente Scott Eberle, vocero del Departamento de Policía de San Rafael, indicó que se ha emprendido una investigación interna sobre el incidente.

(c) Agencia EFE