Una investigación del Mossad desliga a Irán de actuar con agentes operativos en el país en la realización de los ataques contra la AMIA y la Embajada

·8  min de lectura
El ataque dejó 85 muertos y 300 heridos en 1994, y constituye el peor atentado de la historia argentina
El ataque dejó 85 muertos y 300 heridos en 1994, y constituye el peor atentado de la historia argentina

Una investigación del Mossad, la agencia de espionaje israelí, determinó que los dos ataques terroristas contra la AMIA y la embajada de Israel fueron llevados a cabo por una unidad secreta de Hezbollah que no tuvo colaboración ni de ciudadanos argentinos, ni de Irán en el territorio del país, de acuerdo con una nota que publica hoy el diario New York Times.

El texto, fechado en Tel Aviv y firmado por Ronen Bergman, con la colaboración de Ana Lankes desde Buenos Aires, asegura que s e basa en un estudio interno del Mossad, que describe de manera detallada cómo se planearon los ataques, incluida la forma en que los explosivos ingresaron a la Argentina en botellas de champú y cajas de chocolate.

Foto de archivo del ataque a la embajada de Israel en 1992
Foto de archivo del ataque a la embajada de Israel en 1992 - Créditos: @Eduardo Navone/Archivo Télam/cf

“Si bien el Mossad enfatiza que la inteligencia israelí aún cree que Irán, que apoya al Hezbolla, aprobó y financió los ataques y proporcionó capacitación y equipo, los hallazgos contradicen las afirmaciones de larga data de Israel, Argentina y Estados Unidos de que Teherán tuvo un papel operativo en el terreno”, señala el The New York Times.

El fiscal de la Unidad AMIA Sebastián Basso dijo a La Nación que no puede opinar sobre algo que no está en la causa. “Sería deseable que Israel aporte esta documentación, aunque ya dijo que lo relacionado con datos de inteligencia lo intercambiará con sus pares argentinos ”, dijo. Indicó que en la Argentina no hay evidencia de la participación de funcionarios o argentinos en la conexión local del ataque y que su trabajo es sobre “el comando del Hezbollah que cometió el atentado y su actuación en Argentina y la Triple Frontera. Hasta ahí no hay contradicción. “Las investigaciones de la justicia argentina acreditan que Irán es el autor intelectual del atentado e Irán está detrás de Hezbollah. La fiscalía sostiene que Irán dio la orden de cometer el atentado”.

Consultado sobre si esta investigación del Mossad puede afectar los pedidos de captura internacional libados por Interpol contra siete iraníes, incluidos altos funcionarios y un libanés, el fiscal dijo: “Desde nuestro punto de vista no tiene ningún efecto, porque se trata de una nota periodística que menciona un informe. Si este informe tiene existencia real y se aporta oficialmente a la causa y ahí se analizará”.

Los atentados fueron llevados a cabo por Hezbollah en venganza por las operaciones israelíes contra la milicia shiíta en el Líbano, según la investigación del Mossad. Dijo que Hezbollah había utilizado infraestructura secreta construida durante años en Buenos Aires y otros lugares de América del Sur para planear ataques.

La investigación encontró que los explosivos utilizados fueron introducidos de contrabando en Argentina por agentes de Hezbollah en botellas de champú y cajas de chocolate en vuelos comerciales desde países europeos. Luego fueron escondidos en un parque de Buenos Aires.

Sebastián Basso indicó además que los pedidos de captura no cayeron por el Memorándum con Irán
Sebastián Basso indicó además que los pedidos de captura no cayeron por el Memorándum con Irán - Créditos: @Ignacio Sánchez

Los productos químicos utilizados para fabricar las bombas fueron adquiridos por una empresa comercial utilizada para encubrir las operaciones sudamericanas de Hezbollah, según la investigación.

Los atacantes no fueron llevados ante la justicia o asesinados en múltiples ataques de Israel contra Hezbollah lo largo de los años, y viven en el Líbano, informó la investigación.

Se emitieron “notificaciones rojas” de Interpol contra dos personas acusadas de ser atacantes, ambas identificadas en la investigación del Mossad como agentes libaneses de Hezbollah . Estados Unidos busca a una tercera persona. El comandante de operaciones de Hezbollah, Imad Mughniyeh, quien fue mencionado por la investigación del Mossad como el jefe de la unidad que llevó a cabo los ataques, murió en una operación conjunta israelí y estadounidense en 2008.

Las conclusiones del Mossad se basan en información de los agentes, del interrogatorio de los sospechosos y de la vigilancia y las escuchas telefónicas. Los hallazgos de los informes internos se confirmaron en entrevistas este mes con cinco altos funcionarios actuales y anteriores del Mossad, dijo el New York Times.

La investigación también reveló fallas del Mossad, que no tuvo una advertencia previa de los ataques. El segundo era muy similar al primero y lo llevó a cabo el mismo grupo, pero la investigación mostró que la inteligencia israelí no había detectado ninguna actividad anterior.

La investigación del Mossad y los funcionarios actuales y anteriores dijeron que Hezbollah, superado en armas por el ejército israelí en el Líbano en un sentido convencional, comenzó a construir unidades encubiertas en todo el mundo para expandir su alcance y atacar objetivos israelíes o judíos. A partir de 1988, Hezbollah envió agentes a varios países sudamericanos para adquirir “experiencia que les permitiera abrir negocios legítimos y tener una fuerte cobertura comercial para moverse entre diferentes países”, según los hallazgos del Mossad.

“Volvemos a Pasteur" acto homenaje a las víctimas del atentado a la AMIA, se cumplen 28 años.
“Volvemos a Pasteur" acto homenaje a las víctimas del atentado a la AMIA, se cumplen 28 años. - Créditos: @Gerardo Viercovich

La investigación identifica a los agentes por su nombre y detalla los pasaportes falsificados y otros documentos utilizados. Los agentes del Hezbollah en Buenos Aires reunieron información de inteligencia sobre la seguridad fronteriza, sobre la creación de empresas de cobertura y sobre posibles objetivos, incluida la Embajada de Israel en Buenos Aires.

Después de ese ataque, según el Mossad, Hezbollah envió a un alto operativo, Hassan Karaki, con un pasaporte brasileño falsificado a Buenos Aires, donde compró la camioneta utilizada en el ataque a la embajada.

El comandante adjunto de la unidad de operaciones de Hezbollah, Talal Hamiyah, también llegó a Buenos Aires, donde se reunió con Muhammad Nur al-Din, un libanés de 24 años que había emigrado a Brasil unos años antes y aceptó actuar como suicida..

Talal Hamiyah, salió de Argentina un día antes del ataque en el que Muhammad Nur al-Din, se inmoló; todos los demás operativos de Hezbollah también abandonaron el país, según el informe del Mossad, que también describió conversaciones telefónicas entre Mughniyeh, el comandante de Hezbollah, y sus operativos.

En 2017, el Departamento de Estado de EE. UU. ofreció hasta $7 millones por información que conduzca a la ubicación, arresto o condena de Talal Hamiyah.

El mayor general Uri Sagie, exjefe de inteligencia militar israelí que recomendó el asesinato de Musawi, reconoció en una entrevista de 2016 que Israel no había anticipado la amenaza. “No preví con precisión la reacción de Hezbollah ”, dijo.

Mohsen Rezai, vicepresidente de Irán y acusado del atentado contra la AMIA
Mohsen Rezai, vicepresidente de Irán y acusado del atentado contra la AMIA

Los hallazgos del Mossad dijeron que tales fallas fueron “un estímulo muy significativo” para Hezbolla. En marzo de 1994, el grupo también planeó un atentado suicida con bomba en Bangkok, pero el atacante suicida se acobardó y abandonó la misión.

El jefe del Mossad en ese momento, Shabtai Shavit, fue advertido por un alto funcionario de la agencia de inteligencia que existía un grave peligro de otro ataque contra judíos o israelíes en América del Sur, especialmente en Argentina, según dos funcionarios de seguridad israelíes que estaban sirviendo en ese momento y que pidió el anonimato para discutir temas clasificados.

Shavit creía que la operación había sido llevada a cabo por Irán, no solo por Hezbollah, y ordenó el monitoreo de la embajada iraní en Buenos Aires, que no mostró actividad inusual , dijeron los funcionarios. Shavit se negó a comentar, dijo el New York Times.

Israel continuó atacando a Hezbollah en el Líbano. El 2 de junio, la Fuerza Aérea de Israel atacó un campamento de Hezbolla, mató a 50 personas e hirió a otras 50. Las estaciones de radio de Hezbollah prometieron “una respuesta integral en todos los niveles”.

Un mes después, el 18 de julio de 1994, fue atacado el centro de la comunidad judía de Buenos Aires. Según la investigación del Mossad, los mismos agentes de Hezbollah responsables del atentado contra el centro comunitario estuvieron detrás del derribo de un avión panameño al día siguiente que mató a 21 pasajeros, incluidos 12 líderes de la comunidad judía en Panamá.

Los hallazgos del Mossad afirman que debido a que la red de Hezbollah “no fue expuesta ni neutralizada” después del ataque a la embajada israelí, las mismas personas podrían “llevar a cabo un ataque aún más mortal” en el centro comunitario dos años después.

En un principio se dijo que funcionarios argentinos con simpatías ultraderechistas o neonazis podrían haber estado involucrados, pero la investigación del Mossad no encontró evidencia de tales afirmaciones.

“Solo los operativos de la unidad de operaciones exteriores de Hezbolá participaron en los ataques, sin ninguna participación de los ciudadanos locales”, concluyó.

Alberto Fernández recibió en Olivos al viceprimer ministro de Israel por los 30 años del atentado a la embajada.
Alberto Fernández recibió en Olivos al viceprimer ministro de Israel por los 30 años del atentado a la embajada. - Créditos: @ESTEBAN COLLAZO

Sobre Irán, el Mossad citó hallazgos del fiscal Alberto Nisman, de que Teherán aprobó los dos ataques, sin agregar detalles. En 2007, a pedido de Nisman, Interpol emitió avisos rojos contra altos funcionarios iraníes , incluido Ahmad Vahidi, actual ministro del interior de Irán.

Argentina, Israel y Estados Unidos han acusado durante mucho tiempo a los funcionarios de la embajada iraní en Buenos Aires de ayudar en los ataques con ayuda material y organizativa. Teherán ha negado repetidamente las afirmaciones.

Sin embargo, la investigación del Mossad encontró que Irán no había estado involucrado en la realización de los ataques ni en la prestación de asistencia. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina no respondió de inmediato a las solicitudes de comentarios sobre los hallazgos.

Sebastián Basso, jefe de la unidad de investigación argentina que investiga el ataque al centro comunitario, dijo que Irán “fue el autor intelectual” de la operación. “La acusación considera que hay pruebas suficientes para que altos funcionarios del gobierno iraní tengan que dar explicaciones”, dijo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.