Intérpretes en español azotados por covid en Los Ángeles exigen seguridad

Agencia EFE
·4  min de lectura

Los Ángeles, 25 ene (EFE News).- Intérpretes judiciales empleados por el Tribunal Superior de Los Ángeles, el sistema de primera instancia más grande del país, están exigiendo condiciones de trabajo más seguras en medio de la pandemia, después de que más de una veintena de estos profesionales se contagien de covid-19 y dos fallecieran.

“La muerte de mis dos compañeros se hubiera podido evitar y si no nos dan la protección necesaria estos brotes dejarán más víctimas”, advirtió a Efe Begonya De Salvo, delegada de la Federación de Intérpretes de California (CFI), el sindicato que agrupa a estos profesionales.

UNA BOMBA DE TIEMPO

El manejo de la pandemia en las cortes del Tribunal Superior de Los Ángeles, según De Salvo, se había convertido en una “bomba de tiempo” que terminó estallando hace unas semanas y cobrando la vida de los interpretes en español Sergio Cafaro y Daniel Felix.

“No todos las personas siguen los protocolos de seguridad. He visto personas enfermas sentadas en los pasillos esperando resolver sus casos, prefieren ir así a cumplir una cita porque no se quieren meter en más líos”, describió De Salvo.

La inmigrante española, que lleva 6 años trabajando en el Tribunal, explica que normalmente los intérpretes laboran en salas de audiencia confinadas, sin ventanas abiertas, y deben tener contacto cercano con los acusados, testigos, abogados y personal de la corte por al menos 20 minutos, situación que se repite varias veces al día.

“Aunque el Tribunal está a media marcha podemos tener seis audiencias al día”, destalló la española.

Al riesgo que supone esta labor, el Sindicato ha denunciado la pobre o ninguna comunicación de la administración sobre los casos positivos detectados en las cortes.

“Las preocupaciones actuales de los intérpretes judiciales han sido ignoradas por la gerencia y ahora estamos lidiando con una tragedia que crece día a día”, se lamentó en un comunicado Mike Ferreira, presidente CFI, local 39000.

Uno de los brotes comenzó el 10 de diciembre, cuando un taquígrafo dio positivo por covid-19 y se cerró la sala en el Tribunal Clara Shortridge Foltz Criminal Justice Center, un edificio donde se han celebrado los juicios criminales más destacados en Los Ángeles.

“Tuvimos un compañero en esa sala y se le negó la solicitud de cuarentena, ese interprete siguió trabajando y compartiendo con 17 de nosotros. E incluso cuando ella dio positivo no nos recomendaron ir a cuarentena”, denunció De Salvo.

Entre este grupo de interpretes se encontraba Cafaro, nacido en Argentina y de 66 años, quien dio positivo a la prueba de covid-19 el 18 de diciembre y murió el pasado 12 de enero por causas relacionadas al contagio.

“Estaba a un mes de jubilarse”,amplió De Salvo.

¿SIN CUARENTENA?

El Sindicato asegura que un caso similar vivió Daniel Felix, de raíces mexicanas. A pesar de que el trabajador comunicó a sus superiores que había estado expuesto a un compañero que había dado positivo no se le permitió hacer cuarentena y se le pidió seguir trabajando.

El Tribunal Superior de Los Ángeles es el sistema de primera instancia unificado más grande de Estados Unidos y contiene 38 juzgados.

El Juez Eric Taylor, que preside la Corte Superior de Los Ángeles, lamentó en un comunicado la muerte de los dos trabajadores de la corte, sin dar a conocer los nombres de las víctimas.

También aclaró que “no existe ninguna indicación de que el aumento de los casos de covid-19 se haya exacerbado dentro de las cortes”.

Efe preguntó al Tribunal sobre las quejas del sindicato y se limitaron a las declaraciones del juez Taylor.

MILES DE MUERTOS

Los Ángeles sigue siendo el foco de la pandemia en EE.UU. y en California. El condado, el más poblado del país, acaba de pasar la luctuosa cifra de 15.000 muertos.

Desde que comenzó la pandemia en marzo pasado Los Ángeles ha detectado 1.073.111 casos positivos y los fallecimientos relacionados por la enfermedad suman 15.260.

Los trabajadores están exigiendo que los administradores del Tribunal Superior tomen medidas preventivas cuando los intérpretes informen de una posible exposición a personas positivas al virus.

En ese sentido, De Salvo propone extender el trabajo remoto para los interpretes, entre otras medidas.

“Somos madres, padres de familia, si no unimos fuerzas y cuidamos de toda la comunidad esta pandemia no se va a poder controlar”, alertó.

(c) Agencia EFE