Insólito: desde su comedor podía ver al vecino bañarse y tuvo que vender la casa

·2  min de lectura
El garaje de la nueva propiedad apunta directamente al comedor y jardín de la casa de Pauline
El garaje de la nueva propiedad apunta directamente al comedor y jardín de la casa de Pauline

Pauline Boyd luchó para cumplir una de las metas de su vida. Tras mucho esfuerzo, logró comprar un apartado terreno en Escocia donde se propuso construir la casa de sus sueños. Durante tres años, aquello que diagramó durante mucho tiempo se convirtió en realidad.

Un lujoso barrio quedó al borde del precipicio tras el derrumbe de un acantilado

“Cuando fuimos la primera vez era un tranquilo paisaje rural con algunos vecinos”, relató en diálogo con medios locales. “En enero de 2019, el dueño del terreno lindero vendió una de las parcelas más cercana a nuestra casa”, agregó. Ese fue el principio del fin.

La construcción comenzó y, al poco tiempo, una pintoresca casa formaba parte del escenario campestre. Sin embargo, las ventanas del garaje estaban enfrentadas con mucha precisión al comedor de Pauline y, en él, habían instalado una ducha.

La zona estaba alejada y tan solo algunas casas rodeaban el terreno
La zona estaba alejada y tan solo algunas casas rodeaban el terreno


La zona estaba alejada y tan solo algunas casas rodeaban el terreno

Podíamos verlos bañarse mientras comíamos pese a que las ventanas tenían vidrio esmerilado. Nos generaba mucho estrés y fuerte impacto en nuestras vidas, teníamos que tener las persianas bajas todo el tiempo y no queríamos hacer eso”, narró Boyd.

Acorde a lo que ella misma le reveló a medios escoceses, la constructora nunca compartió los planos de la casa con los vecinos. Tras varios reclamos, lo único que Pauline consiguió fue que los responsables de la construcción admitieran su error y pidieran disculpas. Sin privacidad y con una situación que incomoda a ella y a su familia, la decisión no tardó mucho en llegar: vender la casa y mudarse a otro lado.

Antes de la construcción de la propiedad vecina, desde las ventanas podía verse un enorme campo
Antes de la construcción de la propiedad vecina, desde las ventanas podía verse un enorme campo


Antes de la construcción de la propiedad vecina, desde las ventanas podía verse un enorme campo

“Nos mudamos buscando una vida rural y ahora nos sentimos como peces dentro de una pecera. No podemos sentarnos en el jardín porque estamos viendo directamente al garaje de los vecinos. Es una lástima que tengamos que venderla, trabajamos mucho por esta casa”, se lamentó Pauline.

Fotos: el edificio con forma de serpiente que atrae a viajeros de todo el mundo

Desde el Consejo de Stirling, entidad legislativa de la zona en la que fueron construidas ambas propiedades, expresaron que se disculpan por lo sucedido y que trabajarán para “implementar procesos de garantía de calidad para evitar que este error pueda repetirse”.