Anuncios

Ante inminente juicio político, Mayorkas dice que DHS no se dejará distraer por la política

ARCHIVO - El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, habla durante una rueda de prensa en Washington, el 5 de enero de 2023. (AP Foto/Susan Walsh, Archivo)

WASHINGTON (AP) — El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, dice que no se toma como algo personal que los republicanos de la Cámara de Representantes estén tratando de convertirlo en el primer funcionario del gabinete en ser sometido a juicio político en casi 150 años, y afirma que los ataques en su contra tienen tintes políticos: “No me conocen”.

“Muchos de estos sujetos no se han sentado a hablar conmigo sobre mi forma de trabajo, mis posiciones políticas, lo que estamos intentando hacer, cómo estamos aplicando la ley escrupulosamente y con bastante agresividad”, comentó.

En una amplia entrevista con The Associated Press el viernes, el secretario habló del posible juicio político, de las propuestas de ley sobre la frontera que se darán a conocer próximamente y de sus preocupaciones de cara a las elecciones de 2024.

Dijo que está “totalmente concentrado en el trabajo” que realiza su agencia y que no lo distrae el politiqueo del juicio de desafuero.

“No pierdo ni un minuto de sueño por el juicio político. Pierdo minutos de sueño por los retos que tenemos, los retos a los que nos enfrentamos. ¿Estamos haciendo todo lo posible para superarlos? ¿Y estoy apoyando a los trabajadores y sus necesidades?”, dijo el secretario.

Los republicanos de la Comisión de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes votaron el miércoles a favor de enviar dos artículos de juicio político contra Mayorkas al pleno de la cámara para su consideración. La votación en la cámara podría tener lugar la próxima semana, aunque no está claro si los republicanos contarán con el apoyo suficiente para iniciar el juicio político al secretario.

En caso afirmativo, sería la primera vez que un secretario federal es procesado desde 1876. En aquel caso, fue por sobornos en contratos gubernamentales. Procesar a un funcionario por una disputa política, en este caso: por la afirmación de que Mayorkas no hace valer las leyes de inmigración, no tiene precedentes.

Los artículos del juicio político acusan a Mayorkas de “negarse a cumplir las leyes federales de inmigración” en medio de una afluencia récord de migrantes en la frontera sur, y de haber “quebrantado la confianza pública” al afirmar ante el Congreso que la frontera entre Estados Unidos y México es segura. El secretario y sus partidarios han dicho en repetidas ocasiones que lo que está ocurriendo forma parte de un fenómeno mundial de personas que se desplazan en busca de una mejor vida, y que el sistema de inmigración de Estados Unidos necesita más recursos y más leyes para hacer frente a este desafío.

El secretario calificó las acusaciones republicanas en su contra de “políticamente motivadas y completamente infundadas”, y señaló que eruditos constitucionales se han pronunciado con evaluaciones similares. Dijo que si se llega a un juicio en el Senado, lo que generalmente ocurre tras la votación de juicio político en la cámara baja, está preparado para defenderse. Pero —declarando que probablemente dormirá menos de lo poco que ya duerme— hizo hincapié en que seguirá enfocándose en el trabajo del departamento.

Otros temas de la entrevista:

NEGOCIACIONES SOBRE POLÍTICA FRONTERIZA EN EL CONGRESO

Mientras los republicanos de la Cámara de Representantes intentan deshacerse de Mayorkas, éste se ha reunido con los republicanos de la otra cámara del Congreso. Durante semanas, ha sido una presencia habitual en el Senado, donde se ha reunido con un grupo bipartidista de senadores para negociar un acuerdo que combine medidas de control fronterizo y ayuda a Ucrania. Se espera que el texto de la legislación propuesta se haga público en breve. Sin embargo, en un año electoral en el que la inmigración será un tema central y polémico, no está claro si la propuesta se convertirá en ley.

Mayorkas no quiso entrar en detalles sobre la legislación propuesta y dijo que ésta no abordaría necesariamente las causas profundas de la inmigración. Pero si se convierte en ley, afirmó que proporcionaría al departamento a su cargo “herramientas, para avanzar en la seguridad de la frontera”.

“Necesitamos que se arregle el sistema. La legislación que esperemos que se publique pronto es una pieza muy importante”, dijo Mayorkas.

Los defensores de los derechos de los migrantes han expresado su preocupación por el proyecto de ley tras la filtración de algunos de sus detalles, alegando que dificultaría la seguridad de los migrantes víctimas de persecución. El secretario señaló que casi todo lo relacionado con la inmigración provoca desacuerdos y que cree que las propuestas se adhieren “a los valores del país”.

SEGURIDAD ELECTORAL

Al hablar de sus preocupaciones para 2024, el secretario se refirió a las próximas elecciones. La seguridad electoral forma parte de las competencias del Departamento de Seguridad Nacional a través de la Agencia de Ciberseguridad y Seguridad de la Infraestructura. En concreto, Mayorkas señaló su preocupación por los ciberataques a la infraestructura electoral, la desinformación y las amenazas a los funcionarios electorales locales.

CONFRONTACIÓN CON TEXAS

Eagle Pass, Texas, se ha convertido recientemente en uno de los lugares más transitados por las personas que intentan cruzar ilegalmente hacia Estados Unidos desde México. A principios de este mes, elementos de la Guardia Nacional de Texas tomaron el parque Shelby e impidieron el acceso a autoridades federales de inmigración a pesar de las súplicas de los funcionarios del gobierno federal. La aplicación de las leyes de inmigración es responsabilidad federal.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, ha dicho que seguirá aplicando nuevas medidas contra la inmigración, y afirmó que es por “derecho constitucional a la autodefensa”. Cuando se le preguntó sobre el precedente que podrían sentar las acciones de Abbott, Mayorkas dijo: “Es inconcebible que un funcionario público se niegue deliberadamente a comunicarse, coordinarse, colaborar con otros funcionarios públicos al servicio de los intereses de nuestra nación, y que se niegue a hacerlo con la esperanza de crear desorden para otros. Es inconcebible”.