Inmigrantes trasladados a Massachusetts irán a base militar

·2  min de lectura
FLORIDA-MARTHA'S VINEYARD-INMIGRANTES (AP)
FLORIDA-MARTHA'S VINEYARD-INMIGRANTES (AP)

Decenas de migrantes, en su mayoría venezolanos y que fueron enviados en avión a Martha’s Vineyard por órdenes del gobernador de Florida Ron DeSantis, serán trasladados el viernes a albergues en una base militar en Cape Cod, Massachusetts, anunció el gobernador Charlie Baker.

El gobernador republicano dijo que el traslado será voluntario. Baker elogió a los residentes y autoridades en Martha’s Vineyard por dar atención a los casi 50 inmigrantes tras su arribo inesperado el miércoles, pero agregó que la pequeña isla carece de los recursos necesarios para albergarlos a largo plazo.

En la Joint Base Cape Cod, los inmigrantes serán alojados en dormitorios y recibirán comida y servicios, agregó Baker. Las familias recibirán alojamiento separado.

Las autoridades no han dicho qué sucederá con los inmigrantes que opten por no ir a Cape Cod.

La Agencia de Manejo de Emergencias de Massachusetts coordinará las gestiones para ayudar a los inmigrantes. Baker dijo que el estado activará además a un máximo de 125 miembros de la Guardia Nacional para asistir en el esfuerzo.

La Joint Base Cape Cod incluye una base de la Guardia Costera, además de instalaciones para otras ramas de los servicios armados y ha provisto albergue de emergencia anteriormente, como en el caso de residentes de Luisiana que fueron desplazados por el huracán Katrina en 2005.

A su arribo a Martha’s Vineyard, donde el expresidente Barack Obama tiene una casa, los migrantes recibieron alimentos, albergue, atención médica e información sobre dónde encontrar trabajo.

La isla vacacional al sur de Boston, cuyos habitantes de todo el año incluyen a muchas personas de la clase trabajadora, al parecer absorbió a las decenas de recién llegados sin mayor problema.

“Estamos agradecidos con los proveedores, los voluntarios y los funcionarios locales que en los últimos días dieron pasos en Vineyard para darle servicios inmediatos a esas personas”, afirmó Baker en una declaración enviada el viernes por correo electrónico a reporteros.

El gobernador de DeSantis dijo que los vuelos a Martha’s Vineyard forman parte de una iniciativa para “transportar inmigrantes ilegales a destinos santuario”. La legislatura de Florida asignó 12 millones de dólares para transportar a “extranjeros no autorizados” fuera del estado.

Los gobernadores de Texas y Arizona han enviado a miles de migrantes en autobuses a Nueva York, Chicago y Washington, D.C., en los últimos meses, pero las acciones más recientes —que incluyeron dos vuelos el miércoles a la isla Martha’s Vineyard pagados por el gobierno de Florida— alcanzaron un nuevo nivel de un teatro político que los detractores calificaron de inhumano.