Inglaterra: las increíbles fotos del primer recital con distanciamiento social del país

LA NACION
·2  min de lectura

A mediados de julio, el Reino Unido dio luz verde a los conciertos al aire libre siguiendo pautas estrictas y hace algunos días atrás, alrededor de 2500 personas fanáticas de la música pudieron ver un espectáculo en vivo con un protocolo adaptado a tiempos de pandemia.

El pasado 11 de agosto el cantante de rock Sam Fender realizó el primer espectáculo después de las restricciones impuestas para combatir el coronavirus en el Virgin Money Unity Arena en Newcastle, considerado el "primer lugar de música socialmente distanciado" de Gran Bretaña.

Polémica: los actos más repudiables hechos por influencers durante la pandemia

El anfiteatro emergente fue recubierto con 500 plataformas de metal con capacidad para cinco personas cada una y con una distancia de dos metros entre ellas. Asimismo, cada plataforma tenía una mesa, sillas y una heladera.

Incluso a pesar de que el lugar recibe a una menor cantidad de personas de las que podría tener, el precio de las entradas no se disparó. De hecho, los tickets para el próximo espectáculo de Two Door Cinema Club, previsto para el 15 de agosto, cuestan 37,50 libras por persona, con un cargo adicional de 20 libras para reservar la plataforma.

Inéditas: la China Suárez compartió fotos del sanatorio, justo antes de dar a luz a Amancio

Entre las condiciones para ingresar, las personas que concurran al concierto y compartan la plataforma deben llegar en el mismo auto. En tanto, también pueden reservar bebidas y luego pasar a recogerlas en el bar del lugar.

Por otro lado, se pidió a los asistentes que usaran máscaras y no se mezclaran entre las distintas secciones, algo que registró una alta tasa de cumplimiento, según las fotos que se vieron del amplio espacio abierto.