Por qué los influentes no dejarán de festejar

Taylor Lorenz
·5  min de lectura
Bryce Hall presume el tatuaje de su muslo en Los Ángeles, el 17 de mayo de 2020. (Michelle Groskopf/The New York Times)
Bryce Hall presume el tatuaje de su muslo en Los Ángeles, el 17 de mayo de 2020. (Michelle Groskopf/The New York Times)

A finales de julio, decenas de estrellas de las redes sociales acudieron en masa a Hype House, una mansión en las colinas de Hollywood donde viven varios de los principales creadores de TikTok, para celebrar una fiesta de cumpleaños. La decoración era brillante y rosada, con globos y serpentinas plateadas repartidas por todas partes. Las luces estroboscópicas de Hello Kitty pulsaban sobre una pista de baile llena de gente.

La escena, según se retrató en las redes sociales, tenía un aire de normalidad prepandémica. En varios videos de la fiesta, nadie llevaba cubrebocas.

Thomas Petrou, uno de los fundadores de Hype House, declaró en The Hollywood Fix que de 60 a 70 invitados asistieron a la fiesta, celebrada el 21 de julio para uno de los residentes de la casa, Larri Merritt, pero cientos de personas más se reunieron afuera, con la esperanza de entrar. Los que lograron pasar eran la crema y nata del internet: Emma Chamberlain, James Charles, Tana Mongeau, Charli y Dixie D’Amelio, Nikita Dragun, los Sway boys.

Petrou, de 21 años, dijo que, para los creadores, estos eventos no son solo diversión; son trabajo. “Nuestro trabajo es entretener a la gente”, dijo en una entrevista telefónica esta semana. “Vivimos con grupos de personas, y todos estamos entrelazados por el trabajo. No podemos poner toda nuestra vida en pausa durante un año y no ganar nada de dinero”.

California, donde los casos de coronavirus se mantuvieron bajos en los primeros meses de la pandemia, ha experimentado un brote de verano. La semana pasada, se convirtió en el primer estado en reportar medio millón de casos, según una base de datos mantenida por The New York Times, y la tasa de infección ha sido especialmente alta en el condado de Los Ángeles. Aun así, muchos de sus jóvenes residentes siguen saliendo de fiesta.

El “youtuber” Jake Paul recientemente organizó un evento en su casa en Calabasas, donde los invitados se columpiaron subidos en maquinaria de construcción. Las estrellas de TikTok Bryce Hall, Josh Richards y Blake Gray festejaron con decenas de estrellas más en la casa Sway Gaming el lunes por la noche. El martes, los Nelk Boys, estrellas de YouTube conocidas por sus videos de bromas, subieron imágenes de una fiesta a Instagram, un día después de que organizaron un encuentro concurrido para manifestarse contra el cierre de los gimnasios en California.

Parece que todas las noches, nuevas imágenes de fiestas aparecen en línea. Los canales y las cuentas de drama y chismes, que generan y relatan las peleas y los escándalos de los famosos del internet, resumen los puntos más destacados y señalan a los invitados notables.

Muchos creadores han enfrentado críticas por hacer publicaciones sobre estas fiestas, sin mencionar el hecho de que han sido anfitriones. Después de que el “youtuber” Tyler Oakley denunció la fiesta de Hype House del 21 de julio en Twitter, Merritt emitió una disculpa pública por la fiesta de cumpleaños celebrada en su honor, y admitió que fue una “tontería”. Mongeau y Charles también se disculparon por asistir al evento.

El miércoles, Eric Garcetti, alcalde de Los Ángeles, anunció que, en respuesta a la reciente oleada de fiestas, autorizaría que la ciudad cortara los servicios de electricidad y agua de las casas o negocios que organicen grandes fiestas o reuniones no autorizadas a partir del viernes por la noche.

Malik Earnest, un creador de 25 años en Los Ángeles, ha asistido a varias fiestas de influentes en los últimos meses. “Es como si la COVID no existiera cuando estamos ahí”, comentó. Dijo que trata de ser responsable, pero que hacer acto de presencia en los eventos le ha ayudado en su carrera.

Earnest dijo que las disculpas que algunos anfitriones y asistentes han emitido son complacientes y no son una señal de que su comportamiento esté cambiando. “Veo esos tweets, pero también he visto a influentes que son señalados y se disculpan, y luego los veo en una fiesta el fin de semana siguiente”, dijo. “Es solo para mantener las apariencias. Dicen lo que deben decir en Twitter e Instagram, y luego viven su vida”.

“Estos chicos han estado tratando de ser famosos en las redes sociales durante mucho tiempo”, dijo Mai Linh Nguyen, una productora que ha trabajado para varias estrellas de YouTube. “Ahora, finalmente lo han logrado. Ellos son los que invitan a otros jóvenes a fiestas populares, en lugar de intentar conseguir invitaciones. Literalmente todo el mundo está hablando de ellos en internet, aunque no se sepa cuáles son sus nombres”.

Dennis Feitosa, un “youtuber” y comediante de veintitantos años que ha estado documentando los eventos en las redes sociales, dijo que no piensa que esto se vaya a desacelerar en el futuro cercano. “Hay un dicho en el mundo del espectáculo: ‘Habla mal, pero habla de mí’. Mucha de esta gente cree en esa filosofía”.

Petrou, de Hype House, dijo que él y sus compañeros tratan de ser responsables. “Todos los influentes de redes sociales que nos vemos todos los días hemos estado confinados”, comentó. “Todos nos hacemos pruebas regularmente, y el 99 por ciento de nosotros no va a casa a visitar a sus familias”.

Saber si los influentes se han contagiado de coronavirus es un tema de gran especulación. Se rumora que casi todas las casas de colaboración de TikTok han tenido infecciones, pero ninguna ha confirmado ningún caso de manera oficial. Algunas, como Clubhouse, han prohibido las fiestas y otras reuniones sociales. Sin embargo, sin supervisión de los residentes, está en manos de los influentes hacer cumplir esas reglas.

Los mánagers, agentes y publicistas han tratado de hablar con sus clientes jóvenes sobre los posibles riesgos de su comportamiento, pero pocos han sido escuchados.

“Es un nivel de responsabilidad que deben tener ellos mismos”, dijo Michael Gruen, fundador de TalentX, una empresa de representación de muchos “tiktokers”. “Es difícil decirles a los jóvenes de 18 años que viven en Los Ángeles lejos de sus padres que no salgan durante dos años”.

This article originally appeared in The New York Times.

© 2020 The New York Times Company