Inflación en Estados Unidos: los sorprendentes “cargos extra” que comenzaron a aparecer en los tickets de los restaurantes

·6  min de lectura
Restaurant; miami; nueva York; New York; NY; mundo
Shutterstock

NUEVA YORK.- ¿Notas algo extra en tu ticket del restaurante?

En lugar de aumentar los precios del menú, los restaurantes en Estados Unidos utilizan nuevas tarifas y recargos para incluir la inflación en la letra chica.

Los cargos por un “ajuste no monetario”, “recargo por combustible” o “apreciación de la cocina” han estado apareciendo en más facturas últimamente. Los analistas de la industria dicen que esta ola de recargos está siendo impulsada principalmente por los restaurantes que intentan hacer frente al impacto de la creciente inflación y un mercado laboral ajustado en sus resultados. Además, Mastercard y Visa aumentaron en abril las tarifas de transacción para muchos comerciantes.

Lightspeed, un desarrollador global de software de punto de venta, dijo que los ingresos por cargos extra casi se duplicaron de abril de 2021 a abril de 2022, según una muestra de 6000 restaurantes de Estados Unidos que utilizan su plataforma. El número de restaurantes que agregaron cargos de servicio aumentó un 36,4% durante el mismo período.

Restaurant; miami; nueva York; New York; NY; mundo
ANIBAL GRECO


Un restaurante en Miami, Florida (ANIBAL GRECO/)

“A medida que los costos de hacer negocios cambiaron, hemos visto a más comerciantes aprovechar esta táctica”, dijo Peter Dougherty, gerente general de hospitality de Lightspeed.

Shrinkflation

La práctica es similar a la shrinkflation, un fenómenos que se da cuando las empresas de snacks reducen el tamaño de los paquetes o las porciones para que sea más difícil detectar un aumento de precio.

Los cargos extra son efectivos en parte porque, a menos que las personas presten mucha atención, muchos no las notan. Cuando llegó la cuenta después de una cena a mediados de abril en Romano’s Macaroni Grill, Lizzie Stephens estaba a punto de agarrar su billetera para pagar. En cambio, sacó su teléfono para buscar en Google el “cargo por inflación temporal” que notó que se había agregado a su cuenta.

“Estaba como ‘wow, ¿ahora también nos cobran cargos en un restaurante?’”, dijo Stephens, de 34 años, que vive en el área de Stockton, California.

El cargo fue de 2 dólares. Ella dijo que se sumó a su molestia general por los precios más altos. El propietario del lugar donde vive acababa de aumentar su alquier en 150 dólares en marzo. Madre soltera de dos hijos, acababa de aceptar un trabajo de medio tiempo para complementar sus ingresos.

La cadena de restaurantes no estuvo disponible de inmediato para hacer comentarios. Su sitio web incluye la siguiente declaración: “Se agregará una tarifa temporal de 2 dólares para compensar las presiones macroeconómicas”.

Restaurant; miami; nueva York; New York; NY; mundo
Shutterstock


Una pizzería en el Greenwich Village de New York (Shutterstock/)

Los nuevos cargos no se limitan solo a los menús de los restaurantes. CardX, un proveedor de software que permite a los comerciantes transferir las tarifas por el uso de tarjetas de crédito a los consumidores como recargos, tenía 2600 clientes en noviembre. Las áreas de mayor crecimiento además de los restaurantes fueron los contratistas generales y los abogados.

“Estas son las verticales más sensibles a los costos que tienen una gran demanda o necesitan transferir sus cargos de transacción de tarjetas de crédito en este contexto de costos crecientes”, dijo Jonathan Razi, fundador y director ejecutivo de CardX. La empresa fue adquirida en noviembre por Stax, una empresa de tecnología de pagos que recientemente recaudó US$ 245 millones en fondos, otra señal de la demanda de ayuda de las empresas para agregar recargos.

Cargos extra

La inflación y la pandemia plantearon desafíos particulares para la industria de restaurantes. El precio medio de los suministros para un operador de restaurante aumentó un 17,5% desde el año pasado, según NPD Group. En comparación, el gasto de los consumidores en restaurantes aumentó un 5% durante ese tiempo.

El aumento de los recargos es una forma de que las empresas recuperen al menos parte de esos costos, dijo David Portalatin, asesor de la industria alimentaria del grupo. Los clientes a menudo parecen estar más dispuestos a aceptar los recargos que los aumentos de precios, dijo. El operador de un restaurante recientemente intentó aumentar el precio de un sándwich de su especialidad, lo que resultó en una disminución del 6% en las ventas de ese artículo en particular, dijo.

Algunas empresas son más explícitas sobre el motivo de los cargos extra.

Rock Elm Tavern, una cadena de restaurantes con sede en el área de Minneapolis que ofrece comida estadounidense moderna, llamó la atención en las redes sociales recientemente cuando un cliente notó un “cargo de bienestar” del 3% en su cuenta.

Troy Reding, copropietario de Ally Restaurants, que opera Rock Elm, dijo que la compañía instituyó esa tarifa justo antes de la pandemia para ofrecer cobertura de seguro médico a todos sus 140 empleados si trabajan al menos 25 horas a la semana. Desde entonces, el cargo se ha convertido en una estrategia para compensar las presiones inflacionarias y seguir siendo competitivos en un mercado laboral ajustado, dijo Reding, quien está sopesando aumentar la tarifa de bienestar al 5% en el otoño boreal.

“Veremos si este lío de la cadena de suministro se arregla un poco, veremos si la mano de obra se recupera”, dijo Reding. “Si los costos continúan aumentando, parte de nuestra estrategia será descubrir beneficios nuevos y adicionales que podamos agregar para retener a las personas que tenemos e intentar atraer nuevas personas de otras empresas de servicio”.

Kathy Sidell, propietaria del restaurante de mariscos Saltie Girl, con sede en Boston, agregó un “cargo de apreciación de la cocina” a principios de la pandemia, en parte para crear un incentivo para que los empleados regresen al trabajo, dijo. Desde entonces, se ha convertido en una herramienta para mantener la paridad salarial entre el personal de atención al público y el personal administrativo a medida que aumentan los costos. La tarifa agrega 5 dólares por hora, por empleado, dijo. El restaurante aún tiene que subir los precios de su menú y Sidell no planea hacerlo.

“Nuestros costos han aumentado exponencialmente, pero hay una solo una determinada cantidad de dinero que la gente pagará por un roll de langosta”, agregó.

Sidell dijo que rara vez recibe quejas sobre el cargo extra. Reding dijo que los clientes a veces expresan resentimiento hacia la idea de subsidiar la atención médica de sus mozos.

“Es una industria difícil porque tiene muchos empleados de nivel inicial y transitorios”, dijo.

La mejor manera para que los consumidores naveguen por estos recargos es estar atentos a ellos, dicen los asesores financieros.

Kristen Euretig, planificadora financiera certificada y fundadora de Brooklyn Plans, dijo que las personas a menudo excluyen tarifas adicionales -incluida la propina- de los gastos de entretenimiento, lo que puede afectar su presupuesto. Es útil mirar los costos del menú con anticipación cuando salga a cenar, dijo, o duplicar el costo de su plato principal para obtener una estimación más precisa de lo que pagará.

“Cuanto más sepa como consumidor, más preparado estará para tomar decisiones en su mejor interés”, dijo Euretig.

Los clientes de los restaurantes pueden preguntar cortésmente sobre los cargos exorbitantes o irrazonables; algunos, como Saltie Girl, eliminarán ciertos recargos a pedido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.