Industria de Oaxaca "bebe" 60 mil millones de litros de agua al año

·4  min de lectura

OAXACA, Oax., septiembre 4 (EL UNIVERSAL).- El pasado 28 de agosto, en una asamblea general, la comunidad de San Bartolo Coyotepec determinó expulsar a la empresa refresquera Gugar de su territorio, a quien responsabiliza de la escasez de agua que padece la población

Después de tomar esta decisión, las autoridades agrarias y municipales explicaron que no sólo la sobreexplotación de este recurso natural es lo que ha provocado la sequía en sus pozos, sino que además la refresquera oaxaqueña ha ocupado ilegalmente 14 hectáreas de sus tierras comunales.

Desde 2007, la comunidad inició un juicio agrario en el que reclamó la restitución de sus tierras y cuyo fallo, emitido por el Tribunal Unitario Agrario hasta 2018, le dio la razón; sin embargo, también se establece que la población debe pagar una indemnización a la empresa.

Gugar exige un pago de mil 103 millones de pesos, cantidad que la población dice que no va a pagar, por lo que decidió clausurar las instalaciones de la empresa en Coyotepec.

Extracción a manos llenas

En Oaxaca, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) ha otorgado 194 concesiones para la extracción de agua superficial, subterránea, de descargas residuales y zonas federales con fines industriales. Estas concesiones permiten a empresas extraer 59 millones 887 mil 889.65 metros cúbicos al año; es decir, casi 60 mil millones de litros.

De esta cantidad, 7 millones 575 mil 69.29 metros cúbicos se obtienen de aguas superficiales, como los ríos; 29 millones 692 mil 820.59 provienen de aguas subterráneas; 19 millones 947 mil 671.29 son de zonas federales y 5 millones 672 mil 329.48, de descargas residuales.

Según el padrón de la Conagua, la empresa Gugar, a través de sus razones sociales Comercial Gugar S.A. de C.V. y Envasadora Gugar S.A. de C.V., tiene seis concesiones para extracción de agua con fines industriales, pero sólo en tres de ellas reporta la explotación de este recurso natural.

En total, la refresquera extrae 133 mil 351 metros cúbicos al año, de los cuales 30 mil 530 son aguas subterráneas de San Bartolo Coyotepec y 100 mil de Tlalixtac de Cabrera.

Para el diputado local por Morena, Horacio Sosa Villavicencio, es lamentable que la Conagua ceda concesiones para favorecer a empresas, como la refresquera, en lugar de a los productores del campo o las comunidades indígenas del estado.

"Sin duda es impresionante la cantidad de metros cúbicos anuales que tienen concesionados esta empresa y bueno, lamentablemente las comunidades, en el caso de San Bartolo Coyotepec, es de risa los metros cúbicos que tienen para atender las necesidades más apremiantes de la comunidad".

El legislador recuerda que para esta comunidad "ha sido un viacrucis" la lucha emprendida contra Gugar y la defensa de sus tierras y del agua.

Camino legal, con trabas

Sosa Villavicencio recalca que la empresa llegó a la comunidad afirmando que instalaría una fábrica de taparroscas y empezó a construir grandes bodegas, lo que le permitió, en la clandestinidad "o a espaldas de la comunidad", perforar pozos para la extracción de agua, bajo el amparo de las concesiones otorgadas por la Conagua.

"La comunidad ha estado siguiendo los caminos legales; sin embargo, los juicios legales la han llevado a un viacrucis que no puede resolver el problema de fondo del agua y los traen a vuelta y vuelta. Cambia de razón social la empresa, entonces la comunidad ya muy molesta y enojada decidió actuar y por eso dice no a Gugar en San Bartolo [Coyotepec]", explica.

Sobre la posible pérdida de empleos si se logra la expulsión de la empresa, el diputado dice que aunque mucha gente trabaja ahí, la empresa debe ser responsable, sustentable y dar garantías a sus empleados.

"Se le ha dicho a la empresa y la empresa se ha dedicado a reírse de la comunidad, a reírse de las autoridades de nuestro municipio. Se ha platicado con Conagua; sin embargo Conagua dice que lo va a revisar y el delegado que tenemos en Oaxaca es una persona que no conoce Oaxaca; la realidad de las comunidades de los pueblos del estado", afirma.

Agrega que es necesario legislar a favor del derecho a la salud y al consumo humano del agua como prioridad y poner en segundo lugar el interés económico, el interés empresarial.

"Se tiene que consultar a las comunidades y pueblos de Oaxaca en el tema de sus recursos naturales y la extracción del agua y del subsuelo. Tenemos ejemplos claros como en el Valle de Ocotlán, donde 16 comunidades deciden sobre sus recursos, sobre el agua".