La India vive ajena al debate sobre el veto a la esvástica nazi, de origen hindú

·4  min de lectura

Nueva Delhi, 2 sep (EFE).- Asociada con la ideología nazi desde que Adolf Hitler la adoptó como el emblema de su partido, el debate sobre el veto a la esvástica que sigue en pie en Occidente choca con el probable origen hindú de este símbolo, al que los fieles acuden para atraer la buena fortuna a las casas y templos de la India.

El senado de California, en Estados Unidos, fue el último en sumarse a la discusión al aprobar la semana pasada un proyecto de ley que diferenciaba entre la esvástica nazi, conocida como Hakenkreuz (cruz de gancho), y la que emplean desde hace miles de años varias religiones como el hinduismo, el jainismo o el budismo, cuya representación será legal.

Este debate también permanece abierto en la otra punta del mundo, donde varios estados de Australia discuten criminalizar la exhibición de la esvástica por el terror que representa, aunque permitiendo su uso en el ámbito religioso o educativo.

FORMA IDÉNTICA, SIGNIFICADOS OPUESTOS

Pese a que ambos signos son idénticos y su orientación es la misma, su significado difiere por completo, ya que la empleada en el hinduismo siempre ha ido asociada "con la bondad, la prosperidad, la amabilidad y la positividad", explicó a Efe el historiador de la Universidad de Punjab, en el norte de la India, M. Rajivlochan.

"La esvástica es un símbolo de la civilización de la India y su cultura (...), en la India nunca está conectada con nada malvado o destructivo, para ello existe el símbolo orientado a la izquierda que se llama sauvastika", continuó.

Una connotación positiva de la que también gozaba este emblema en varios países de Occidente, como Estados Unidos, Reino Unido o Finlandia, entre otros, hasta su apropiación por parte de Hitler a partir de 1920, quien la convirtió en el emblema del Partido Nazi y aterrorizó con ella a millones de judíos.

Hasta entonces, no era raro ver esvásticas en el equipamiento militar de otros países o incluso en publicidad de Coca Cola, pero tras su asociación con el nazismo este signo desapareció por completo de la esfera pública en Occidente, cargado para siempre de malos recuerdos.

ORIGEN MILENARIO

El primer uso conocido de la esvástica se remonta 15.000 años en el tiempo según recoge la enciclopedia Britannica, cuando se descubrió en la actual Ucrania tallada en una figura de mármol de un pájaro representada sobre un colmillo de mamut.

Sin embargo, también eran habituales hace miles de años entre las civilizaciones que habitaban los valles del río Indo que discurre por el subcontinente indio, afirmó Rajivlochan, lo que sumado a que el término procede del sánscrito 'svastica' (buena fortuna), hace asegurar a este historiador que el origen de este símbolo está "en las capas más antiguas de la historia de la India".

A diferencia de las civilizaciones europeas, que emplearon la esvástica principalmente con efectos decorativos al interpretarla como una "derivación de la cruz" cristiana, según el historiador, el hinduismo, el jainismo y el budismo la adoptaron como un símbolo sagrado que ha escapado a la connotación negativa del nazismo.

Por ello, la esvástica sigue siendo empleada en los hogares de la India para atraer la buena fortuna a quienes la pintan en las puertas de sus casas, o a los templos en cuyas columnas aparecen plasmadas.

Además, también es frecuente en adornos como pulseras o pegatinas que, adheridas a las lunas delantera o trasera de los vehículos, acompañan a los conductores en sus viajes.

SIN DEBATE EN LA INDIA

Según Rajivlochan, nadie en la India relacionó la cruz del nazismo con la esvástica sagrada del hinduismo cuando se produjo su apropiación en el siglo XX, por lo que los eruditos indios "han permanecido indiferentes al debate" sobre los usos de la misma que se está produciendo en Occidente.

No obstante, la discusión parece no terminar nunca fuera de las fronteras del subcontinente indio, y Canadá fue testigo el pasado marzo de una nueva solicitud de uno de sus parlamentarios de origen indio, que pidió distinguir entre los dos símbolos cuando se debatía en la Cámara sobre la prohibición de la esvástica.

"Hago un llamado a los miembros de esta Cámara y a todos los canadienses para que distingan entre el símbolo sagrado religioso hindú de la esvástica y el símbolo nazi del odio llamado Hakenkreuz en alemán", dijo el parlamentario Chandra Arya.

"Apoyamos la prohibición del símbolo nazi del odio Hakenkreuz o la cruz de gancho. Pero llamarlo esvástica es negarnos a los hindúes canadienses nuestro derecho religioso y la libertad de usar nuestro símbolo sagrado de la esvástica en nuestra vida diaria", agregó.

Cuestionados sobre ello, una gran cantidad de fieles hindúes que residen en la India señalan vivir completamente ajenos al debate en Occidente, pero lo que tienen claro es que el símbolo que está presente en sus templos y hogares solo implica atributos positivos.

"Representa cosas buenas. No tiene nada que ver con el nazismo", sentenció uno de los fieles a la salida de un templo dedicado a Hanuman, el dios hindú mono, en Nueva Delhi.

Hugo Barcia

(c) Agencia EFE