Indígenas cuestionan la falta de resultados en los diálogos en Ecuador

·4  min de lectura

Quito, 31 ago (EFE).- Representantes de los indígenas que participan en las mesas de diálogo con el Gobierno de Ecuador cuestionaron este miércoles la falta de resultados en las conversaciones desarrolladas hasta el momento, que comenzaron tras firmarse un acta de paz, que puso fin a las protestas de junio.

Los reclamos se hicieron públicos durante la instalación de la mesa sobre Justicia y Derechos Colectivos, en la que participó el Relator Especial de la Organización de las Naciones Unidas-ONU para Asuntos de Pueblos y Nacionalidades Indígenas, Francisco Calí Tzay.

El presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas, Leonidas Iza, aseguró que hay una "enorme preocupación" por la falta de resultados en las cinco mesas abiertas hasta el momento.

Y detalló que "en tema de combustibles, se sigue dando a las largas; en alivio financiero, si bien es cierto hay una resolución, pero en la práctica no pasa nada".

También aseguró que no se ha concretado el control de precios solicitado para 44 productos prioritarios de los 352 de la canasta familiar, y subrayó que han presentado una propuesta para garantizar el precio de sustentación de los productos de los campesinos.

Sin embargo -puso como ejemplo- los campesinos siguen vendiendo a ocho centavos de dólar la libra de papas, mientras las grandes cadenas de comercio lo hacen a 80 centavos. "No es posible que los campesinos sigamos subsidiando al país", opinó.

Iza apuntó que durante 45 días se han presentado a las mesas de diálogo con "voluntad, criterio, propuestas", pero expresó su temor de que no se concreten los resultados y de que el diálogo "esté siendo tomado, únicamente y exclusivamente, como un proceso de disuadir los procesos de lucha".

Por ello, subrayó que en la reunión general de coordinación de esta tarde plantearán que no se abran más mesas si no se resuelve sobre la metodología de trabajo planteada hace quince días.

Aclaró que con las mesas de diálogo instaladas tras las protestas, no pretenden resolver los problemas del país, pero sí están a la "altura de resolver los más sentidos" por los cuales salieron a las calles los 18 días, dijo en referencia a las manifestaciones de junio, que se tornaron violentas.

Desarrolladas entre el 13 y 30 de junio, las protestas se saldaron con siete fallecidos, entre ellos seis manifestantes -de acuerdo con organizaciones de derechos humanos y los grupos indígenas- y un militar. Además, dejaron alrededor de unos 500 heridos entre protestantes y fuerzas de seguridad.

DIÁLOGO PERMANENTE

Las mesas técnicas de diálogo tienen un plazo de 90 días para llegar a acuerdos en torno a los diez puntos del pliego de demandas.

"Vamos a agotar en este tiempo, estos 90 días, para resolver por esta vía los problemas más sentidos", dijo Iza al considerar que se debe institucionalizar un espacio de diálogo permanente.

El relator de la ONU invitó a que "las mesas de negociación no solo sea para 90 días, (que) sea una mesa de negociación permanente para que los pueblos indígenas y el Estado tengan una puerta abierta de diálogo y de comprensión", sugirió.

Tras dar la bienvenida al relator, el ministro de Gobierno en funciones, Homero Catanier, abonó que el diálogo "debe ser una herramienta inagotable en una democracia" y apoyó la propuesta de que el diálogo no se limite a los 90 días sino "que sea permanente".

El funcionario consideró que no es adecuada la narrativa de Iza, relativa a que las mesas no están dando resultado, pues se han desplegado acciones para el control de precios y se ha ofrecido una tarifa social, en telecomunicaciones e internet, entre otros asuntos.

"Lamentablemente, considero que decir, a mitad del partido, pasados 45 días 'si no me gustan como están las cosas, me levanto y me voy', no es lo responsable", anotó al señalar que el Gobierno debe actuar con responsabilidad, con base en sus competencias y sus limitaciones legales y presupuestarias.

Ello -añadió- "porque, por un lado se dice no a la minería, no a la ampliación de la frontera petrolera, pero por otro lado, se pide más subsidios".

"Hay que ser claros que para dialogar y para estar sentados en una mesa es un ceder-ceder para ganar-ganar todos los ecuatorianos", finalizó al insistir en la importancia del diálogo permanente.

(c) Agencia EFE