La increíble historia del mendigo que donó miles de dólares a la Iglesia Ortodoxa Búlgara

·3  min de lectura
El "abuelo” Dobri Dobrev, el mendigo que donó miles de dólares a la Iglesia de Bulgaria
AFP

La Iglesia aun no lo canonizó, pero “el abuelo” Dobri Dobrev ya es considerado un santo en Bulgaria, todavía más después de haber donado todas las limosnas que recolectó lo largo de sus dos décadas como mendigo. Así, se convirtió en el mayor aportante de la Iglesia Ortodoxa Búlgara.

Tiene ocho años, recibió dinero por su cumpleaños y lo usó para donar comida

Vestido con un manto negro y siempre con su larga barba blanca, Dobri caminaba todos los días los veinte kilómetros que separaban su modesta vivienda en el pueblo de Baylovo de la Gran catedral de Sofía. Durante el trayecto, pedía dinero, que luego donaba.

Varios monasterios e iglesias de todo el país han confirmado haber recibido de parte de este famoso mendigo sumas que van desde los 3000 a los 12.000 dólares cada una. Se presume que en su vida entregó cientos de miles de dólares en donaciones, de acuerdo a un cálculo estimado de Balkan Insight.

Dobri caminaba todos los días los 20 kilómetros que separaban su modesta vivienda en el pueblo de Baylovo de la Gran catedral de Sofía
Archivo


Dobri caminaba todos los días los 20 kilómetros que separaban su modesta vivienda en el pueblo de Baylovo de la Gran catedral de Sofía (Archivo/)

“Nos dio US$31.000 en 2009, mientras vivía una vida privada de toda comodidad”, dijo el obispo Tikhon, presidente de la junta de fideicomisarios de la catedral, a la agencia AFP. “Dobri es un fenómeno extremadamente raro”, añadió.

Un exmaestro que vivía en su auto fue salvado en su cumpleaños por un antiguo alumno

Los antecedentes de Dobri hacen que su historia sea todavía más apasionante, quizá también porque jamás dio una entrevista a la prensa. Nacido en 1914, perdió la audición en uno de los bombardeos a la capital búlgara durante la Segunda Guerra Mundial.

“Esto lo hizo piadoso a su manera”, ha dicho Elena Genova, una pariente lejana que vive en el pueblo de Baylovo, 40 kilómetros al este de la capital Sofía, citada por el diario Strait Times.

A la catedral de Alejandro Nevski de Sofía, en Bulgaria, Dobri le donó 20 mil euros
Profimedia


A la catedral de Alejandro Nevski de Sofía, en Bulgaria, Dobri le donó 20 mil euros (Profimedia/)

“Dejó a su esposa y a sus cuatro hijos, incluido un bebé recién nacido, para tomar diferentes trabajos en los monasterios”, contó la mujer, que lo llamaba “abuelo” Dobri y que, con frecuencia, lo ayudaba a contar el dinero que había recaudado. “En los últimos 20 años, solo se dedicó a recolectar limosnas”.

El anciano vivía en una pequeña habitación despojada, con una cama y una mesa, junto a la iglesia de Baylovo, que fue renovada con el dinero que les donó. A la catedral de Alejandro Nevski de Sofía les reportó unos 20 mil euros en donaciones.

“Vendo un riñón”: el desesperado mensaje de un hermano que llegó a oídos de un influencer y tuvo final feliz

Con el tiempo la gente comenzó a llamarlo «El santo de Baylovo» y los padres les acercaban a sus hijos más pequeños para que él los bendijera.

Los búlgaros lo llaman «El santo de Baylovo». Los padres les acercaban a sus hijos para que él los bendijera
Archivo


Los búlgaros lo llaman «El santo de Baylovo». Los padres les acercaban a sus hijos para que él los bendijera (Archivo/)

Dobri murió el 13 de febrero de 2018 en el Monasterio de San Jorge de Kremikovtsi. Vivía en la más absoluta pobreza, predicando el ascetismo con el ejemplo. Tenía 103 años. Nunca fue canonizado pero, para los búlgaros, ha sido, por siempre, un auténtico santo.