Los incendios arrasan desde Portugal hasta Croacia en plena ola de calor en Europa

·4  min de lectura

Por Catarina Demony y Antonio Bronic

LEIRIA, Portugal/Raslina, CROACIA, 14 jul (Reuters) - Los incendios forestales se extendían el jueves por Portugal, España, Francia y Croacia, quemando casas y amenazando los medios de subsistencia, mientras gran parte de Europa sufre una ola de calor que ha llevado las temperaturas hasta los 40 grados en algunos países.

En el distrito de Leiria, en el centro de Portugal, los bomberos, cansados, luchaban por controlar las llamas que se habían avivado por los fuertes vientos. Las imágenes de la zona del miércoles mostraban cómo el humo oscurecía el cielo y se extendía por una carretera, mientras que las llamas se extendían por los tejados de las casas de un pequeño pueblo.

"Ayer fue un día muy duro", dijo el primer ministro portugués, Antonio Costa, mientras asistía a una reunión informativa con el instituto nacional de meteorología IPMA.

"Es absolutamente crucial que evitemos nuevos sucesos porque eso lleva al agotamiento de los bomberos y de todos los demás... que están haciendo todo lo posible para controlar la situación".

El incendio más preocupante se produjo cerca de la ciudad de Pombal, donde el jueves los aviones y helicópteros lanzaron agua sobre las llamas que estaban arrasando una ladera bordeada de pinos y eucaliptos altamente inflamables.

"Cuando llega a los eucaliptos es como una explosión", dijo Antonio, un anciano residente de la cercana aldea de Gesteira, mientras observaba ansiosamente las llamas que se acercaban.

Al otro lado de la frontera, en el oeste de España, un incendio iniciado el martes en la región de Extremadura se extendió a la provincia de Salamanca, en la región de Castilla y León, obligando a evacuar a 49 niños de un campamento de verano el jueves.

Las autoridades regionales dijeron que se habían quemado más de 4.000 hectáreas de terreno.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) esperaba que la ola de calor alcanzara su punto álgido el jueves, con temperaturas que probablemente superarían los 44 grados centígrados en amplias zonas del sur de España.

En la costa adriática croata, los aviones de extinción de incendios se lanzaron en picado para arrojar agua sobre los bosques en llamas, y el ejército acudió para ayudar a los bomberos que luchan por contener tres grandes incendios forestales en los alrededores de Zadar y Sibenek.

Arndt Dreste, de 55 años, se había trasladado este año al pueblo de Raslina, cerca de Sibenik, tras vender su propiedad en Alemania. Su casa resultó gravemente dañada por el incendio.

"Compré esta casa en enero... Estoy aislado de Alemania y esta es mi vida aquí... fue aquí", dijo Dreste a Reuters, mostrando las paredes carbonizadas de su casa.

UN "PUNTO CALIENTE" DE LA OLA DE CALOR

En el suroeste de Francia, unos 1.000 bomberos, apoyados por seis hidroaviones, luchaban contra dos incendios forestales que comenzaron el martes.

"Los incendios todavía no están controlados", dijo la autoridad local del departamento de la Gironda.

El mayor de los dos incendios de la Gironda se produjo en los alrededores de la ciudad de Landiras, al sur de Burdeos, donde se cerraron las carreteras y se evacuaron 500 residentes.

El otro incendio se produjo a lo largo de la costa atlántica, cerca de la "Duna del Pilat" —la duna de arena más alta de Europa— en la zona de la bahía de Arcachon, sobre la que se veían fuertes nubes de humo oscuro que se elevaban hacia el cielo.

Unas 6.000 personas fueron evacuadas el miércoles de cinco campings de los alrededores, y otras 60 a primera hora del jueves.

Miles de personas también fueron evacuadas de sus hogares en la península de Datca, en el suroeste de Turquía, ya que un incendio que comenzó el miércoles fue avivado por fuertes vientos durante la noche y amenazó zonas residenciales.

El ministro de Exteriores dijo que el incendio había sido controlado el jueves después de que se desplegaran siete aviones de extinción y 14 helicópteros para contenerlo.

Los científicos culpan al cambio climático provocado por el ser humano de la mayor frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos como las olas de calor, que también han afectado a partes de China y Estados Unidos en los últimos días.

Un estudio publicado la semana pasada en la revista Nature reveló que el número de olas de calor en Europa ha aumentado entre tres y cuatro veces más rápido que en el resto de las latitudes medias del norte, como Estados Unidos y Canadá, debido en gran parte a que la corriente de aire en chorro se divide en dos partes durante períodos más largos.

"Europa se ve muy afectada por los cambios en la circulación atmosférica", dijo a Reuters el coautor Kai Kornhuber, científico del clima de la Universidad de Columbia. "Es un punto caliente de olas de calor".

(Información adicional de Emma Pinedo en Madrid, Benoit Van Overstraeten en París, Gloria Dickie en Londres, Ali Kucukgocmen y Yesim Dikmen en Estambul; redacción de Alex Richardson; edición de Andrew Heavens, traducido por José Muñoz en la redacción de Gdańsk)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.