Incómodo, extravagante y de ideas radicales, así es Fernando “Tedi” Sabag Montiel

·3  min de lectura

Extravagante y de ideas radicales, aunque tranquilo, así es como recuerdan a Fernando Sabag Montiel quienes lo conocen como “Tedi” del barrio Villa del Parque en donde vivía con su padre del mismo nombre, pero que el jueves apuntó con un arma a la cabeza de Cristina Fernández de Kirchner.

Su madre, una argentina de nombre Viviana, falleció en el 2017 y según los medios era quien vivía en la calle Terrada, en donde también se identificó su domicilio.

Activo en redes sociales, el joven de 35 años nacido en Brasil es el único detenido por lo que se califica como un intento de homicidio en el barrio porteño de Recoleta. Hoy se recuperan las diferentes apariciones que tuvo en televisión, en las que se revelan diferentes detalles de su persona, como el hecho de que lleva símbolos del nazismo esotérico tatuados en los brazos.

En una aparición para Crónica, fue entrevistado en las calles de Buenos Aires y habló en contra de los planes sociales, luego cedió la palabra a su pareja, vendedora de algodones de azúcar, quien aseguró a las cámaras haber desistido de la ayuda económica del gobierno porque eran para “fomentar la vagancia” y ella prefería trabajar.

“La plata no se hace mágicamente, sino laburando. No avalamos la discriminación y justificamos a los extranjeros que trabajan se levantan temprano para atender una verdulería y por eso tiene 4x4 y camionetas porque trabajan y se lo merecen pero no estamos de acuerdo con gente que viene de afuera a ocupar una villa y vivir gratis y a vivir de planes sin trabajar y venden droga, habría que extraditarlos”, posteó en su Facebook criticando a los migrantes que llegaban a Argentina.

En una segunda entrevista saliendo del cine en el partido de Tigre, afirma ser de San Martín y critica la designación de Sergio Massa, el tercer ministro de Economía de la administración de Alberto Fernández y remata con un “ni Milei, ni Cristina” en el micrófono de Crónica TV.

Sin embargo, los allanamientos de la policía comenzaron en Villa del Parque, en donde Infobae hizo entrevistas con quienes afirmaron conocerlo desde hace tiempo y, aunque lo describen como “freak” no lo consideraban peligroso.

Hace una década a “Tedi” le gustaba el death metal y se dedicó a acumular guitarras y amplificadores de marcas como Ampeg, Marshall, Orange y Mesa Boogle, aunque nunca fue músico. Quienes lo conocieron entonces lo describen como alguien incómodo.

A lo largo de los años cambió de imagen varias veces, pero siempre se caracterizó por su afinidad a páginas como “Catálogo paranormal”, “Comunismo satánico” o “Ciencias ocultas herméticas”, páginas a las que seguía y de las que compartía su contenido.

También tenía la costumbre de esperar a los músicos afuera de los hoteles y una de sus últimas “hazañas” fue buscar una foto con Taylor Hawkings, el baterista de los Foo Fighters, una semana antes de que muriera en Colombia.

“Vídeo con Taylor Hawkings de Foo Fighters una semana antes de morir, me siento la parca muy fuerte conocer a alguien antes de su muerte”, posteó en Instagram.

Según los vecinos de la calle de Uriburu, en donde se supone rentaba un departamento, era dueño de tres taxis que trabajaban en la ciudad. Ahí, tras la llamada de un vecino, la policía encontró 100 cajas repartidas en dos cajas.

Federico Fahsbender, el periodista de Infobae que hizo la investigación encontró que en marzo del 2021, un policía porteño lo detuvo a bordo de un Chevrolet Prisma por no llevar matrícula trasera y encontró un cuchillo de 35 centímetros en el auto por lo que se le levantó un acta contravencional y se le requisó el arma.