Con el impulso de Melenchon, crece una agenda que dispara alarmas en París y Europa

·4  min de lectura
El presidente francés Emmanuel Macron
El presidente francés Emmanuel Macron - Créditos: @LUDOVIC MARIN

PARÍS.– La coalición de izquierda y ecologista (NUPES), liderada por el ultra-izquierdista Jean-Luc Melenchon, realizó hoy un avance espectacular en la primera vuelta de las elecciones legislativas francesas, superando levemente al partido presidencial. Pero ese resultado, que podría privar a Emmanuel Macron de una mayoría absoluta, no permitirá al líder de la Francia Insumisa concretar sus ambiciones de convertirse en primer ministro como prometió durante los últimos dos meses de campaña: según la Constitución, para llegar a ser jefe del gobierno francés, Melenchon necesitaría obtener el voto de la mayoría de los 577 diputados de la Asamblea Nacional, imponiendo así una cohabitación.

No obstante, Emmanuel Macron sale sin duda debilitado de esta primera vuelta. Para el jefe del Estado, que llamó a los franceses a darle “una mayoría fuerte y clara” durante la campaña, se trata de tener una libertad de acción suficiente que le permita hacer aprobar las numerosas reformas prometidas en su programa, comenzando por la de la jubilación, que debe entrar en aplicación en un año.

El candidato francés Jean-Luc Melenchon en un evento de campaña en Nantes, Francia el 16 de enero de 2022.
El candidato francés Jean-Luc Melenchon en un evento de campaña en Nantes, Francia el 16 de enero de 2022.


El candidato francés Jean-Luc Melenchon en un evento de campaña en Nantes, Francia el 16 de enero de 2022.

El ejecutivo también insistió estas últimas semanas en su intención de hacer votar, a partir de julio, un conjunto de medidas en favor del poder adquisitivo, a fin de contrarrestar la inflación que afecta el ingreso de los franceses y pesa sobre las cuentas de las empresas.

Y si bien los analistas lo preveían, los resultados son aún más severos de lo esperado, en franco retroceso en relación a 2017, cuando la República en Marcha y el centrista Modem obtuvieron más del 32% en la primera vuelta, antes de alcanzar cerca de 350 bancas en el ballotage. Queda por saber ahora si ese retroceso se traducirá en una pérdida de la mayoría absoluta (289 diputados) dentro de una semana y, en consecuencia, en la obligación de pactar con otros grupos para hacer adoptar los textos del gobierno.

Melenchon, por su parte, sigue soñando con la posibilidad de imponer a Macron un gobierno de cohabitación, como la izquierda plural consiguió hacerlo en 1997 con Lionel Jospin. En todo caso, aunque esa posibilidad es casi imposible de realizar teniendo en cuenta la futura conformación de la Asamblea, la izquierda se transformará en el primer bloque de oposición de la cámara. Con un programa radical de ruptura, prorruso y muy antieuropeo, y después de lograr la “sumisión” —término utilizado por numerosos actores políticos— de socialistas, comunistas, ecologistas y otras fuerzas minoritarias, Melenchon consiguió encender luces rojas no solo en los sectores políticos moderados franceses sino, sobre todo, en la mayoría de las capitales europeas.

El presidente francés, Emmanuel Macron, celebra tras su victoria en las elecciones presidenciales de Francia, en el Campo de Marte de París, el 24 de abril de 2022.
El presidente francés, Emmanuel Macron, celebra tras su victoria en las elecciones presidenciales de Francia, en el Campo de Marte de París, el 24 de abril de 2022. - Créditos: @BERTRAND GUAY


El presidente francés, Emmanuel Macron, celebra tras su victoria en las elecciones presidenciales de Francia, en el Campo de Marte de París, el 24 de abril de 2022. (BERTRAND GUAY/)

En esas condiciones, la llave del ballotage residirá nuevamente en la participación, históricamente baja este domingo para una primera vuelta de elección legislativa, entre 47% y 47,5% según los institutos, registrada sobre todo entre los jóvenes y las clases populares. Característica que no impidió, sin embargo, el avance de la Francia Insumisa de Jean-Luc Melenchon.

Desde 1993, el desinterés electoral no ha dejado de profundizarse en Francia, tendencia que se aceleró con la instauración del quinquenio y el alineamiento de las elecciones presidenciales y legislativas en 2002. Consecuencia: como en 2017 (48,7% de participación), una mayoría de franceses en edad de votar ha decidido ignorar las urnas, haciendo oídos sordos al llamado constante de todos los partidos políticos.

Sin reserva de votos, consciente de la importancia capital de esa participación, ya que solo una movilización general de los jóvenes y los abstencionistas le permitirá alcanzar sus objetivos, Jean-Luc Melenchon lanzó hoy un vibrante llamado a “nuestro pueblo” a “invadir” las oficinas de voto el domingo próximo.

Solo eso permitirá evitar el techo de vidrio que existe en favor de la mayoría saliente”, advirtió.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.