Anuncios

Una imagen para el Quijote


DE TIEMPO Y CIRCUNSTANCIAS

El 22 de abril se celebra el aniversario de la muerte de don Miguel de Cervantes Saavedra, autor de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Esta novela es considerada como la más importante de la literatura Universal y, por supuesto, de la hispana.

El Quijote es el libro que encabeza la lista de los mejores de todos los tiempos. La selección se hizo en 2002 por encargo del Club Noruego del Libro y Bobluken World Library, los cuales solicitaron a cien escritores de diferentes nacionalidades que por votación eligieran las mejores obras literarias de la historia.

Pero Cervantes jamás se imaginó el lugar que le deparaba la historia universal de la literatura, pues en España la obra fue tratada con “desidia editorial”. En la primera biografía de Miguel de Cervantes, compilada con el apoyo de Lord Canteret, se lee: “Lo cierto es que Cervantes, mientras vivió, debió mucho a los extranjeros y muy poco a los españoles. Aquellos le alabaron y honraron sin tasa ni medida. Estos le despreciaron y aún le ajaron con sátiras privadas y públicas”.

Y no piensen ustedes que la falta de aprecio se debiera a que el libro se hubiera quedado en los estantes de venta. ¡No! La primera edición del Quijote tuvo, a las pocas semanas de salir al mercado, una segunda edición, y en su primer año tuvo nada menos que cinco ediciones.

UNA EXTRAVAGANTE PARODIA

Debemos anotar también que los libros de caballería eran los más caros del mercado, pues se imprimían en folios completos y con ediciones de alta calidad. Pero al Quijote en España se le trató “como una extravagante parodia de las novelas de caballería y en absoluto como un deslumbrante e inteligente espejo de la vida”, y se imprimió en cuartos de folio con una edición barata”.

Quienes darían el lugar que les correspondía a los personajes del Quijote serían los ingleses, e incluso antes de que fuera traducido al inglés, sus personajes, don Quijote y Sancho, son citados en obras dramáticas inglesas como Your Five Gallants, de Thomas Middleton, y The Miseries of Enforced Marriage, de George Wilkins. Hasta William Shakespeare se ocupa del libro en una de sus obras.

Así pues, son los ingleses los primeros en publicar el Quijoteen un idioma distinto del español. Thomas Shelton fue quien lo tradujo por primera vez, en una edición de William Stantsby, en Londres, en 1612.

Los franceses por su parte también tradujeron la obra en ese año, y la traducción corrió a cargo de Cesar Oudín. En 1620 los ingleses sacaron una edición con la primera ilustración formal del Quijote. En 1637, los ingleses imprimieron una versión con 12 láminas, y en 1694 se estrenó, en Londres, una obra musical de teatro titulada The Comical History of Don Quixote, cuyo autor fue Thomas D’Urfey y con partituras del mismísimo Henry Purcell.

UN QUIJOTE MUY LUJOSO

En 1738 se realizó una edición del Quijote patrocinado por Lord Carteret. Esta se presenta en cuatro lujosos tomos y contiene 68 extraordinarias láminas dibujadas por John Vanderbank.

La pasión de los ingleses por el Quijote fue compartida en Europa y en América. En México la devoción es tal, que uno de los eventos culturales más importantes del país es el Festival Internacional Cervantino, en Guanajuato, donde año con año se dan espectáculos memorables que atraen público de todo el mundo.

La mayor parte de los datos aquí expuestos los obtuve de un libro de la autoría de Manuel Álvarez Junco, que recién cayó en mis manos y que se titula Una imagen para el Quijote. Los textos entrecomillados fueron extraídos de este.

Manuel es uno de los dibujantes conceptuales más prestigiados de España y fue vicerrector cultural de la Universidad Complutense. Tiene publicados más de diez libros, entre los cuales se encuentra este. Recientemente publicó Imágenes cómicas y festivas de la Grecia clásica, pero regresemos al Quijote, pues del libro del humor griego hablaremos ahora que se presente en México.

Junco, con su extensa cultura y maestría, analiza la imprenta en el siglo XVII. Al tiempo, nos muestra las limitaciones y dificultades que había de sortear el libro que nos ocupa en aquella incipiente industria editorial. Y da un crédito sin cortapisas al talento inglés a la hora de editar e ilustrar el libro, convirtiendo un libro editado en formato libresco en un volumen con la categoría y el empaque de las ediciones lujosas.

Quijote
Entre otros, Junco reflexiona sobre la imagen y las imágenes del ‘Quijote’, desde el punto de vista del diseño y desde la mirada de un artista visual.

EL ÚNICO E INCOMPRENDIDO

No fue sino hasta mediados del siglo XVIII cuando la Real Academia reparó en esta obra cuya grandeza Junco la justifica así: “Don Quijote, el único e incomprendido. Representa lo superior, lo espiritual, el ideal, la defensa de la humanidad, el horizonte lejano, el cielo, la utopía, la sustitución de la realidad. Sancho Panza, aparentemente poco relevante para su señor, aunque este sabe que es su fundamento y su otro, lo real, lo cotidiano y terrenal, la próxima comida, lo que hoy mismo hay que atender, la precaución.

“Don Quijote y Sancho, dos personajes para uno mismo donde Cervantes plantea lo que somos sobre nosotros y nuestros dos lados el ideal y la naturaleza, la ilusión y la realidad, la mente y el cuerpo, lo abstracto y lo concreto, el sueño y la materia”.

Resulta paradójico que los hispanoparlantes debamos el reconocimiento de la obra máxima de nuestra literatura a los angloparlantes, pero así es. Y aquí termino mi relato no sin antes recomendar ampliamente el libro de Junco. Una imagen para el Quijote es un volumen delicioso en el que, a través de 77 páginas, Manolo nos lleva de la mano por la historia de la escritura, la ilustración y la impresión de las aventuras del ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha.

VAGÓN DE CABÚS

La reforma que en México pretendía acotar al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación fue pospuesta para reflexionar, en palabras de Ignacio Mier, coordinador de Morena, mientras que Santiago Creel la dio por muerta. La reforma era una traición a la democracia y ojalá que Morena no eche mano de alguna triquiñuela para regresarla a la palestra. N

—∞—

Salvador Casanova es historiador y físico. Su vida profesional abarca la docencia, los medios de comunicación y la televisión cultural. Es autor del libro La maravillosa historia del tiempo y sus circunstancias. Los puntos de vista expresados en este artículo son responsabilidad del autor.

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

Migración: dejar de polarizar y ponerse a trabajar

Una década del papa Francisco: ¿qué sigue?

El peso mexicano y la impresión de billetes: la burbuja que viene

Cómo negociar tu salario durante un proceso de reclutamiento