Iglesias históricas en Tlalpan y Xochimilco

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 3 (EL UNIVERSAL).- Las iglesias cuentan historias y son parte del pasado de la Ciudad de México, son lugares dedicados al culto religioso, también tienen voces y leyendas por contar, guardan objetos que se han convertido en patrimonio y exponen las costumbres que nos definen como país.

Muchas de las fiestas de pueblo en las que se utiliza pirotecnia, música, danza y comida son para conmemorar a alguna iglesia de la capital. Es por eso que aquí te contamos de cuatro iglesias que puedes visitar este fin de semana que se encuentran al sur de la Ciudad.

Este templo se ubica en la calle Ramírez del Castillo, en el barrio de San Pedro, Xochimilco- Su origen data de 1533, fue edificado en la época de la conquista.

Una leyenda cuenta que Hernán Cortes fue herido por los Xochimilcas en ese lugar. Este recinto religioso se dedica a venerar al Niñopan o al Niño peregrino, el cual se visita las familias de Xochimilco todo el año.

Templo de San Miguel Arcángel, Tlalpan

Al sur de la Ciudad de México se ubica San Miguel Topilejo, pueblo originario considerado como uno de los 12 originarios de la alcaldía. En 1524 los teocallis, lugares donde los indígenas podían rendir tributo a sus dioses, comenzaron a ser sustituidos por iglesias.

Así comenzó la edificación del Templo de San Miguel Arcángel, ubicado en el centro del pueblo de Topilejo.

Al templo se conoce como la iglesia de San Miguel Topilejo. Esta se construyó sobre un desnivel, por lo que se cree que se erigió encima de un centro ceremonial, como ocurrió en otras zonas de México que fueron colonizadas por los españoles.

En este recinto se puede observar una figura de San Miguel Arcángel, protector de la Iglesia y quien se convirtió en el patrono del pueblo.

La construcción de este templo se remonta a 1637. Fue erigida por frailes franciscanos y posteriormente pasó a manos de frailes dominicos. Su nombre se debe a que los frailes llegaron a este lugar el 28 de agosto, día de San Agustín; cada año se realiza una feria alrededor de este convento, ubicado en el Centro de Tlalpan, para celebrar el Día de San Agustín.

El templo cuenta con una construcción elaborada de tres naves, tiene una fachada decorada con adornos de estuco y en el período que va de 1827 a 1932 estuvo adornada por un reloj traído de España.

La cabecera principal cuenta con un altar, y en el costado sur se encuentra una capilla dedicada a la Virgen del Rosario, elaborada con estilo plateresco. Al norte se localiza la Capilla del Santísimo, dedicada a la Virgen de los Dolores. El templo cuenta con una colección de cuadros de la época novohispana y esculturas de santos y vírgenes de los siglos XIV al XVI.

Esta edificación es un referente para la historia de Xochimilco. Es una fundación de la Orden de Frailes Menores de la Provincia del Santo Evangelio. Fray Pedro de Gante es el primero en llegar a la zona, pero es hasta 1535 que levanta un establecimiento permanente con fray Martín de Valencia, a la cabeza de los primeros doce franciscanos, que llegan a la Nueva España en 1524. Es de los mayores conventos del siglo XVI en la Nueva España.

En su interior reposa el retablo principal, que es una pieza distinguida en cuanto a su ornamentación; en él destacan pinturas como de la Virgen, Jesús y de San Bernardino entre otros; lo enmarcan tallas de santos en madera policromada en varios niveles.