Iglesia presbiteriana de Miami recibe la bendición para vender terrenos de Brickell por una posible ganancia de $240 millones

·4  min de lectura

La iglesia presbiteriana más antigua de Miami obtuvo la bendición final para avanzar hacia el cierre de un acuerdo de venta de terrenos por $240 millones que permitiría a los urbanizadores transformar en condominios una rara porción vacante del frente marítimo de Brickell en la propiedad de la iglesia.

Ha pasado casi un año desde que la Primera Iglesia Presbiteriana de Miami declaró su intención y un solo miembro de la congregación trató de bloquear la venta del terreno y la propuesta de una torre de condominios de 80 pisos en 2.2 acres en 609 Brickell Ave., presentando una queja formal ante los dirigentes de la iglesia.

Los líderes de la iglesia y el miembro opositor, Cary Tolley, se reunieron en Louisville y esta semana un órgano de gobierno de la iglesia se puso de parte de esta. El martes, los líderes de la iglesia dijeron al Miami Herald que están ultimando un contrato de venta con los urbanizadores que, en última instancia, llevaría a la construcción del edificio de condominios en uno de los últimos terrenos frente al mar que quedan en el principal distrito financiero de Miami.

Los urbanizadores 13th Floor Investments y Key International están trabajando con la iglesia para llegar a un acuerdo de compra del terreno de dos acres, dijo el reverendo Dr. Christopher Benek, de First Miami Presbyterian. El plan original preveía la construcción de un rascacielos de 80 pisos que sustituiría a la escuela y el estacionamiento de la iglesia, pero la iglesia de 1948 permanecería en la propiedad. Los urbanizadores han contratado a Sieger Suárez –el mismo arquitecto que está detrás de los condominios de lujo Porsche Design Tower en Sunny Isles Beach y Portofino Tower en South Beach– para diseñar el proyecto.

“Este proyecto emblemático proporcionará a nuestra congregación unas instalaciones de vanguardia y los recursos necesarios para servir a la comunidad de Brickell a perpetuidad”, dijo Benek en un comunicado. “Estamos deseando seguir trabajando con nuestros socios y con toda la comunidad de Brickell a medida que finalizamos el proyecto”.

Funcionarios de 13th Floor Investments y Key International declinaron hacer comentarios cuando el Herald se puso en contacto con ellos el martes, citando las negociaciones finales con la iglesia para adquirir el codiciado terreno.

Un portavoz de la iglesia dijo que los líderes se pondrán en contacto con la comunidad para compartir los detalles del plan de urbanización una vez que esté finalizado. Aunque la iglesia tiene derecho a vender parte de sus terrenos y reurbanizarlos, pudiera enfrentar más reacciones. Varios padres vinculados a la escuela de la iglesia, Key Point Christian Academy, y algunos vecinos de Brickell cercanos dijeron anteriormente que se oponían a la construcción de la torre de condominios. Además, los funcionarios de la ciudad de Miami tendrían que aprobar cualquier plan de urbanización para el sitio antes de que la construcción pudiera comenzar.

“Estoy decepcionado”, dijo Tolley al Herald en una entrevista esta semana. “Siento que el proceso judicial de la iglesia ha defraudado a los miembros de First Miami”.

Los miembros de la iglesia estuvieron divididos el año pasado sobre el asunto, con 52 de ellos votando a favor de la venta de los terrenos y 31 oponiéndose. En noviembre de 2021, Tolley pidió a la Comisión Judicial Permanente del Sínodo del Atlántico Sur –la junta de gobierno de la iglesia presbiteriana– que anulara la decisión. Tras perder, apeló al mayor órgano de supervisión de la institución religiosa, la Comisión Judicial Permanente de la Asamblea General. Esta semana esa comisión emitió una decisión, poniéndose del lado de los líderes de la iglesia y de la mayoría de sus miembros.

13th Floor Investment y Key International construirían un edificio de condominios detrás de la First Miami Presbyterian Church. Arriba: Una representación de la torre de gran altura frente al mar.
13th Floor Investment y Key International construirían un edificio de condominios detrás de la First Miami Presbyterian Church. Arriba: Una representación de la torre de gran altura frente al mar.

Tolley dijo que la decisión ignora varias preocupaciones sobre la forma en que los líderes de First Presbyterian llevaron a cabo la votación en línea del año pasado, incluyendo que algunos pueden haber enfrentado desafíos técnicos para entrar y participar.

El Presbiterio de la Florida Tropical controla la iglesia de Miami, después de haber sido dirigida durante años por sus propios miembros. El presbiterio intervino después de que la iglesia enfrentara un embargo fiscal sobre la propiedad de $7 millones. La factura de impuestos se redujo a $807,000 el verano pasado.

Tolley dijo que no se arrepiente de nada, y que su impulso de oposición sentó un precedente para su institución religiosa. Cualquier miembro de la iglesia puede ahora usar la presentación de Tolley como prueba para presentar una queja formal contra la iglesia, ya sea autogestionada o dirigida por el presbiterio.