ICE está enviando un número récord de jóvenes con 18 años a centros de detención para adultos

Las medidas restrictivas emprendidas recientemente contra sus patrocinadores (personas que los cuidan) están provocando que los adolescentes sean esposados y enviados a centros de detención para adultos a un ritmo sin precedentes.

JOHN MOORE VIA GETTY IMAGES
JOHN MOORE VIA GETTY IMAGES

Roberto cumplió 18 años en septiembre, los oficiales del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) se apresuraron a esposarlo, ponerle grilletes en los tobillos y pasarle una cadena alrededor de la cintura. Luego condujeron durante dos horas desde Homestead, el refugio para niños inmigrantes donde se alojaba desde el mes de mayo, hasta el Centro de Transición de Broward, un centro de detención para adultos situado en Pompano Beach, Florida.

Cuando Roberto (un seudónimo que ha usado el HuffPost para proteger su identidad) llegó, se puso un mono naranja y entró a una cárcel donde había guardias custodiando cada salida y literas para los casi 600 hombres que estaban dentro. Lo encarcelaron, a pesar de que un familiar había solicitado patrocinarlo.

Lisa Lehner, abogada de Americans for Immigrant Justice (AIJ) que trabajó en el caso de Roberto, dice que el número de adolescentes que salen de los albergues para ser trasladados a los centros de detención para adultos está alcanzando niveles récord debido a las recientes medidas restrictivas del gobierno contra los patrocinadores.

Casi cuatro meses antes, el tío de Roberto, quien vive en California, había solicitado patrocinarlo para que pudieran vivir juntos. Pero Lehner afirma que durante esos meses el gobierno no procesó las huellas dactilares del tío, antes de que Roberto cumpliera 18 años, una situación que, en su opinión, se ha vuelto cada vez más común debido a los retrasos del sistema.

“Es ridículo que tarden 100 días en procesar las huellas dactilares de una persona”, dijo Lehner. “Es inconcebible que el ICE esté violando una ley federal clara y lleve a los adolescentes a un entorno más restrictivo en vez de conducirlos a espacios menos limitados”.

“Feliz cumpleaños, te enviaremos a prisión”

Desde el mes de junio, cuando el gobierno endureció el proceso para examinar a los patrocinadores, varias organizaciones legales le dijeron al HuffPost que el número de clientes de 18 años que el ICE ha enviado a detención en sus cumpleaños ha aumentado, al menos se ha duplicado.

Las nuevas normas demandan que todos los patrocinadores y miembros de sus hogares faciliten sus huellas dactilares como parte de un proceso de verificación de antecedentes, pero el tiempo promedio de procesamiento de las solicitudes se ha incrementado de menos de un mes a dos o tres meses. Ahora los niños pasan una cantidad récord de tiempo en los centros de detención. Los defensores también señalan que se están presentando menos patrocinadores ya que el ICE ahora está más involucrado en el proceso de investigación y ha comenzado a utilizar la información de las solicitudes para arrestar a los inmigrantes indocumentados.

El reciente aumento del número de adolescentes enviados a centros de detención para adultos refleja una tendencia en alza: entre 2014 y 2017 el porcentaje de inmigrantes que cumplen los 18 años en los refugios para niños casi se triplicó llegando a sumar unos 250 adolescentes, un número que seguramente ha aumentado ahora que la cantidad de niños detenidos ha alcanzado un máximo histórico de 12.300. La Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) dijo en un correo electrónico que los datos de 2018 de la agencia aún no están disponibles.

Sin embargo, a pesar de que existe una ley federal que establece que el ICE debería colocar a esos inmigrantes en el “entorno menos restrictivo posible”, los abogados del Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes han entablado una demanda recientemente en la que acusan a los oficiales de inmigración de enviar a los adolescentes directamente a los centros de detención para adultos.

En un correo electrónico, un representante de ORR le dijo a HuffPost que la agencia no “especularía porque no contaba con datos específicos para confirmar la teoría” de que el endurecimiento de las normas investigativas ha retrasado el proceso. Cuando HuffPost le preguntó al ICE si estaba enviando a los jóvenes de 18 años directamente a los centros de detención para adultos violando la ley federal, un representante respondió que “los jóvenes de 18 años no son menores de edad”.

“Cumplir 18 años es una especie de ritual de madurez”, dijo Holly Cooper, codirectora de la Clínica de Derecho Migratorio de la Universidad de California en Davis. “Pero para estos niños no es así, más bien es: ‘Feliz cumpleaños, te enviaremos a prisión’. Todo lo que está sucediendo es muy inhumano”.

“Me pongo nerviosa cada vez que un cliente cumple 18 años”

Nadir teme que cuando cumpla los 18 años, el 4 de noviembre, lo esposen y envíen al centro de detención del ICE. Después de que el adolescente (cuya verdadera identidad el HuffPost está protegiendo al usar un seudónimo) escapó de la violencia en India y fue enviado a un refugio de Arizona a fines de julio, un amigo de la familia se ofreció a patrocinarlo. Sin embargo, su abogado afirma que la ORR le dijo al patrocinador que probablemente no habría tiempo suficiente para procesar sus huellas dactilares durante los tres meses que faltan para que Nadir cumpla los 18 años.

Casey Frank, una abogada del Proyecto de Derechos de Inmigrantes y Refugiados de Florence que representa a Nadir, dice que su cliente le pregunta continuamente: “¿Qué pasará en mi cumpleaños?” Pero Nadir no lo sabrá hasta el 4 de noviembre, cuando el ICE decida ponerlo en libertad o enviarlo a un centro de detención para adultos. A Frank le preocupa que se decanten por la última opción.

“Me pongo nerviosa cada vez que un cliente cumple 18 años”, afirmó Frank. “Es mi peor pesadilla”.

Su colega, Golden McCarthy, afirma que ninguna traba burocrática debería convertirse en un obstáculo para mantener a un niño a salvo. “No se preocupan porque el patrocinador represente un peligro para el niño ni de que se produzca tráfico infantil”, dijo la directora del programa infantil en el Proyecto de Derechos de los Inmigrantes y Refugiados de Florence. “Es desconcertante que este joven tenga que enfrentar consecuencias tan severas”.

El Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos Bottom of Form

(HHS, por sus siglas en inglés) afirma que las nuevas normas mantendrán a los niños a salvo de los traficantes, pero los expertos indican que se trata de medidas de seguridad innecesarias puesto que ya existían otras. Antes de implementar la nueva política, los patrocinadores que no eran padres de los niños ya enviaban sus huellas dactilares y una extensa documentación, y el personal de ORR a menudo visitaba las casas de los posibles patrocinadores para verificar sus condiciones. Los abogados dicen que, en vez de proteger a los niños, el endurecimiento del proceso investigativo causa retrasos innecesarios que traumatizan aún más a los niños.

“Esta es tan solo otra forma de separación familiar”, dijo Lehner. “Estamos alejando a los niños de sus padres y familiares por un período de tiempo injustificado. ¿Qué estamos vetando aquí? Los padres no están dañando a nadie… es irrazonable”.

Lehner dice que no hay pruebas de que las nuevas normas mantengan a los niños más seguros, pero los efectos negativos de la detención de niños están bien documentados.

“Te transfieren esposado a un centro que en realidad es una prisión, donde no hay nadie de tu misma edad ni familiares con los que puedas relacionarte”, dijo Lehner. “Es un trauma continuo, no te dan un respiro”.

La pesadilla que representan los centros de detención para adultos

En agosto pasado, Paula lloró en la parte trasera de la camioneta mientras los agentes del ICE la llevaban a un centro de detención para adultos en Texas cuando cumplió 18 años. Estaba aterrorizada, y sus temores eran fundados. Recuerda que en la instalación durmió en una litera en un área grande con otras 30 mujeres mayores que ella que peleaban constantemente entre sí. Los guardias la insultaron con agresividad, al igual que al resto de las internas diciéndoles que eran “buenas para nada”. La comida siempre estaba fría y poco cocinada. Paula vio que algunas mujeres se autolesionaban y varias veces pensó en imitarlas.

“Me preguntaba: ‘¿Qué hice mal para sufrir tanto?’”, contó Paula (seudónimo que usa el HuffPost para proteger su identidad). “Hubo momentos en los que pensaba en lastimarme porque me sentía muy sola”.

Paula dice que estar en el centro de detención para adultos fue un contraste brutal con el refugio para niños que había dejado, donde dormía en una habitación con otra chica, tenía amigos de su edad y podía tener acceso fácilmente a trabajadores sociales y enfermeras.

Los expertos afirman que además de la falta de apoyo profesional y de sus coetáneos, a los jóvenes de 18 años también les resulta más difícil tramitar sus solicitudes de asilo desde un centro de detención para adultos. No les explican sus derechos legales, no pueden comunicarse fácilmente con los abogados y tampoco son elegibles bajo las mismas protecciones legales que se aplican a los menores.

“La situación de custodia bajo el ICE es mucho más punitiva”, dijo Jennifer Podkul, directora de políticas para Niños en Necesidad de Defensa (KIND). “Estamos poniendo a estos niños, quienes ya han pasado por un trago amargo al tener que explicar su historia, en centros de detención para adultos que les dificultan aún más el camino”.

A los abogados les preocupa que los nuevos requisitos de verificación estén explícitamente diseñados para mantener a los niños detenidos por períodos más largos de tiempo con el objetivo de disuadirlos de quedarse en Estados Unidos.

Golden dijo que ha visto a sus clientes de 18 años tan desesperados en los centros de detención para adultos que incluso valoran la posibilidad de regresar a los lugares de donde huyeron de la violencia extrema.

Rochelle Garza, una abogada de inmigración de Texas, cree que el gobierno ha instaurado deliberadamente estas políticas, las cuales llevarán a más adolescentes en prisión, debido precisamente a sus efectos traumáticos.

“La mayoría de los jóvenes de 18 años que representé no son capaces de lidiar psicológica o emocionalmente con una estancia en prisión”, afirmó. “Así que terminan solicitando la deportación voluntaria o la eliminación de las garantías del país”.

Frank dice que la vida de su cliente Nadir estaría en peligro si regresara a la India. “Está nervioso por su futuro”, dijo refiriéndose a su inminente cumpleaños. “Se ha esforzado mucho para llegar hasta donde está, solo quiere mantenerse a salvo”.

Angelina Chapin

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.