Si un Ian azotara el sur de la Florida habría nueve pies de marea costera y las inundaciones llegarían al interior de Hialeah

En 2017, el poderoso huracán Irma asestó un duro golpe a Miami-Dade otras partes del sur de la Florida.

En la mayor parte de la zona, el golpe de la tormenta de categoría 4 cuyo ojo tocó tierra a millas de distancia en los Cayos, se sintió como mucho como el de una tormenta tropical. Eso fue bastante malo: el viento y la lluvia dañaron los techos y derribaron árboles y líneas eléctricas, dejando sin electricidad durante días, y cobró la vida de 12 ancianos en Broward que se quedaron sin electricidad en una residencia.

A lo largo de la costa de la Bahía de Biscayne, sin embargo, la fuerza del viento de Irma fue la de un huracán de categoría 1, lo suficientemente fuerte como para llevar una marea de agua salada de tres pies a más de seis pies varias cuadras en los vecindarios de Brickell y Coconut Grove de Miami, destrozando muelles, puertos deportivos y barcos, inundando las calles durante días, inundando Vizcaya y el Barnacle y depositando una flota de veleros y otras embarcaciones en tierra a lo largo de South Bayshore Drive y los patios de las casas en la bahía.

Los canales que normalmente desembocan en la bahía se desbordaron a medida que la marejada se adentraba en el interior, desbordando sus orillas hacia los vecindarios, las calles y las casas.

Los daños causados por el veloz muro de agua de la bahía, de alcance y tamaño limitados, tardaron en muchos casos años y millones de dólares en ser reparados.

Cuatro veleros ensucian el césped de una mansión en Coconut Grove. Las embarcaciones quedaron varadas después de que los fuertes vientos y la marejada del huracán Irma las empujaran a la orilla.
Cuatro veleros ensucian el césped de una mansión en Coconut Grove. Las embarcaciones quedaron varadas después de que los fuertes vientos y la marejada del huracán Irma las empujaran a la orilla.

Sin embargo, eso fue solo una pequeña muestra de lo que Miami-Dade podría experimentar si una tormenta del tamaño y la fuerza del huracán Ian, que empujó al menos 15 pies de marea de tormenta en Fort Myers Beach, golpeara directamente la Bahía de Biscayne y los densos centros de población que ocupan las islas de barrera que la protegen. Entre ellos están Key Biscayne, Miami Beach y la hilera de pueblos de playa que se extienden millas al norte a lo largo de una serie de islas de barrera cuestionablemente fortificadas.

Los expertos señalan que la preocupación pública por los huracanes se centra sobre todo en los daños causados por el viento, pero una gran tormenta de categoría 4 de movimiento lento como el huracán Ian empujaría una marea catastrófica a través de gran parte de la costa de Miami-Dade muchas veces peor —y se extiende mucho más hacia el interior— que la de Irma, muestran los mapas de riesgo de marea del Centro Nacional de Huracanes (NHC).

Y eso es algo para lo que muchos expertos dijeron que Miami-Dade sigue sin estar preparada en muchos aspectos, tanto psicológica como físicamente, a medida que aumenta la población y la densidad en áreas vulnerables desde Miami Beach hasta Brickell y el sur de Miami-Dade en medio de mares y capas freáticas subterráneas hinchadas por el cambio climático.

“No se puede vencer el oleaje”

Los funcionarios públicos del condado y de los municipios vulnerables están muy conscientes de los riesgos. Los códigos de construcción ya exigen que las nuevas viviendas y los edificios comerciales en las zonas más susceptibles a las marejadas sean elevados para que el agua pueda pasar sin destruirlos. Miami Beach y Key Biscayne, con ayuda del gobierno federal, han gastado millones para reconstruir los sistemas de dunas de protección y renaturalizar las playas a lo largo de sus costas atlánticas. Asimismo, las autoridades están estudiando nuevas formas, inspiradas en la naturaleza, de amortiguar la fuerza de las mareas de tempestad, desde arrecifes artificiales en alta mar hasta nuevas islas de manglares y “líneas costeras vivas” a lo largo de la bahía.

Pero incluso las mejores soluciones reducirán a lo sumo, pero no bloquearán, el impacto de las marejadas de una tormenta importante. Para muchos de ellos faltan años e incluso entonces, solo se ganarán unos 30 años de tiempo antes que la subida del mar vuelva a desbordar las defensas. Mientras tanto, miles de casas y edificios antiguos a nivel del suelo siguen siendo muy vulnerables al oleaje.

Camiones descargan arena cerca de Indian Beach Park en Miami Beach como parte de un proyecto de renovación de la playa del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos el 12 de octubre.
Camiones descargan arena cerca de Indian Beach Park en Miami Beach como parte de un proyecto de renovación de la playa del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos el 12 de octubre.

“Lo que se ve en el suroeste de la Florida pone de manifiesto nuestras vulnerabilidades y lo que tenemos que hacer”, dijo Roland Samimy, jefe de Resiliencia de la Villa de Key Biscayne, que está a solo 3.4 pies sobre el nivel del mar y donde los electores aprobaron el año pasado un flujo de financiación de $100 millones para respaldar proyectos de resiliencia a gran escala.

“Solo se puede proteger hasta cierto punto en caso de oleada. Siempre va a haber un impacto. Nunca lo vas a eliminar. No puedes vencer el oleaje”.

Cuando esa gran tormenta llegue a la Bahía de Biscayne en algún momento en el futuro, las aguas de la marejada se elevarán desde un punto de partida más alto: el nivel del mar ya subió ocho pulgadas desde 1950, de acuerdo con los datos de los mareógrafos de la NOAA, y se prevé que aumente entre 16 y 32 pulgadas más para 2070, de acuerdo con el Pacto Regional para el Cambio Climático del Sureste de la Florida.

En las zonas vulnerables de Miami-Dade, de acuerdo con los expertos, el peso y la fuerza del agua que avanza rápidamente y de las olas que se levantan pueden causar más daños a los edificios, puentes, redes eléctricas y otras infraestructuras públicas que el viento y las inundaciones provocadas por la lluvia. Es el agua, y no el viento, la que causa la mayoría de las muertes por huracanes. Eso es lo que ocurrió cuando el huracán Ian arrastró un enorme cúmulo de agua por las playas de Captiva y Fort Myers, en el suroeste de la Florida, arrasando en algunos casos casas, puentes y otras estructuras en ambas islas de barrera, y cobrándose más de 120 vidas, la mayoría por ahogamiento.

“El agua en movimiento tiene una gran fuerza y eso es lo que causa la mayor parte de los daños”, dijo Denis Hector, profesor de Arquitectura de la Universidad de Miami y experto en mitigación estructural y resiliencia ante huracanes.

Irma visitó Coconut Grove

La región de Miami no es menos susceptible a las marejadas que la zona de Fort Myers y significativamente más que las ciudades frente al mar al norte, como Fort Lauderdale o Palm Beach, muestran los mapas del Centro Nacional de Huracanes. Esto se debe a la relativa poca profundidad de las aguas de la Bahía de Biscayne, que pueden llenarse como una bañera y desbordarse violentamente varias millas hacia tierra firme y por la parte trasera de Key Biscayne y las playas.

La bahía tiene una profundidad media de menos de dos metros. Cuando los fuertes vientos huracanados azotan el agua del mar hacia la costa, la poca profundidad de la Bahía de Biscayne obliga a esa agua a amontonarse sobre sí misma y a elevarse. Las comunidades bajas alrededor de las 35 millas de ancho de la bahía, incluyendo Homestead, Cutler Bay, Palmetto Bay, Pinecrest, Coconut Grove y Gables by the Sea, son propensas a algunas de las peores inundaciones por oleaje en el sur de la Florida.

La marejada del huracán Irma en 2017 inundó el sótano del Museo y Jardines de Vizcaya, destruyendo una cafetería y una tienda de regalos. La marejada causó daños millonarios en los jardines y la casa que tardaron casi cinco años en repararse por completo.
La marejada del huracán Irma en 2017 inundó el sótano del Museo y Jardines de Vizcaya, destruyendo una cafetería y una tienda de regalos. La marejada causó daños millonarios en los jardines y la casa que tardaron casi cinco años en repararse por completo.

Cuando Irma golpeó la costa de Coconut Grove, Penny Tannenbaum tuvo relativa suerte: evacuó, y su casa en Fairhaven Place, una calle junto a la bahía en un canal, tuvo solo un par de pies de inundación, pero, cuando volvió a su casa, había un pie de agua estancada en su interior. El suelo, las paredes, los muebles y los armarios estaban destrozados.

El hedor —una mezcla de moho y estiércol de marea baja— era insoportable; los contratistas que contrató para las reparaciones entraron en la casa con máscaras de gas. Alrededor, las calles estaban cubiertas de una capa pegajosa de barro.

“Era como si tuvieras que quitar la nieve con una pala, pero con un lodo marrón y pesado”, dijo Tannenbaum.

En total, la tormenta causó unos $300,000 en daños a la casa de Tannenbaum y sus posesiones y la mantuvo fuera de la casa durante 11 meses.

Penny Tannenbaum, a la derecha, y Michael Aronsohn señalan la parte inferior de las paredes que fueron retiradas debido a la entrada de las aguas de la inundación en su casa durante el huracán Irma. Les gustaría elevar su casa pero están teniendo problemas para resolver las complejidades con la ciudad de Miami.
Penny Tannenbaum, a la derecha, y Michael Aronsohn señalan la parte inferior de las paredes que fueron retiradas debido a la entrada de las aguas de la inundación en su casa durante el huracán Irma. Les gustaría elevar su casa pero están teniendo problemas para resolver las complejidades con la ciudad de Miami.

Tanto Irma como Ian estuvieron más cerca de Miami-Dade de lo que muchos lugareños creen.

El pronóstico de Centro Nacional de Huracanes de Ian pidió un aumento significativo a lo largo del sur de Miami-Dade justo antes que la pista de la tormenta virara hacia el norte y se alejara del sur de la Florida.

“El pronóstico indicaba que el agua llegaría hasta la U.S. 1 en Dadeland e incluso por encima de la U.S. 1”, dijo Brian Haus, que preside el Departamento de Ciencias Oceánicas en la Escuela Rosenstiel de Ciencias Marinas y Atmosféricas (RSMAS) de UM y dirige un laboratorio que simula las mareas de tempestad. “Eso da una buena indicación de lo vulnerables que somos”.

Si Irma tampoco hubiera cambiado su curso, los pronósticos muestran que su impacto en Miami-Dade habría sido varias veces peor de lo que fue.

El 7 de septiembre de 2017, tres días antes que Irma llegara a la Florida, el Centro Nacional de Huracanes pronosticó que el huracán de categoría 4 tocaría tierra justo al sur de Miami y luego giraría hacia el norte para desgarrar la costa este del estado.

Unos patos pasan flotando junto a un coche varado en una inundación después de que la marejada del huracán Irma en 2017 empujara el agua de la bahía hacia las calles residenciales del vecindario Edgewater de Miami.
Unos patos pasan flotando junto a un coche varado en una inundación después de que la marejada del huracán Irma en 2017 empujara el agua de la bahía hacia las calles residenciales del vecindario Edgewater de Miami.

Si Irma hubiera seguido esa trayectoria, las islas de barrera como Miami Beach y Key Biscayne habrían quedado completamente inundadas en el momento álgido de la tormenta. En el sur de Dade, las aguas se habrían derramado sobre cada pulgada de Homestead, Cutler Bay y Palmetto Bay al este de la U.S. 1 y finalmente se habrían deslizado por encima de la autopista hacia las tierras bajas del oeste que podrían haber tardado días o semanas en secarse. El río Miami y los numerosos canales del sur de la Florida habrían actuado como un sistema de autopistas acuáticas, dándole al agua varias vías para adentrarse en el interior.

A pesar de las tormentas, la población se dispara

Ya ha ocurrido antes. Dos veces en el último siglo, Miami-Dade ha visto mareas de tempestad tan fuertes como las producidas por Ian en la costa del Golfo.

Antes del huracán Andrew de 1992, el récord de mareas de tempestad en el sur de la Florida correspondía al huracán sin nombre de Miami de 1926, que empujó 4.5 metros de agua salada a la costa de Coconut Grove. La tormenta también arrastró entre dos y tres metros de agua a lo ancho de Miami Beach. Las notas oficiales de la Oficina Meteorológica de Miami registran la magnitud de la devastación.

“Miami Beach quedó completamente inundada y en el punto más alto de la marea, el océano se extendía hasta Miami”, escribió el jefe de la oficina Richard Gray en 1926. “Todas las calles cercanas al mar en Miami Beach estaban cubiertas de arena a una profundidad de varios pies y en algunos lugares los automóviles estaban completamente cubiertos. En un automóvil desenterrado de la arena varios días después de la tormenta encontraron los cadáveres de un hombre, su esposa y sus dos hijos”.

El huracán Andrew, una tormenta de categoría 5 y una de las más fuertes que jamás haya azotado el territorio continental de Estados Unidos, batió el récord de 1926. En el punto más alto de la inundación, medido por las capas de suciedad depositadas a lo largo de las paredes del segundo piso de la antigua sede de Burger King en lo que ahora es la ciudad de Palmetto Bay, el agua alcanzó casi 17 pies por encima del nivel normal del mar. La marea demolió una mansión de madera en la cercana finca Deering y depositó un barco de investigación de 105 pies en el patio trasero de una mansión vecina en Old Cutler Drive.

Sin embargo, Andrew fue una tormenta compacta. El alcance de la marejada que generó, aunque intenso, estuvo muy circunscrito.

Desde entonces, el número de personas y viviendas en algunas de las zonas más susceptibles ha aumentado. En los últimos 20 años, el desarrollo ha traído miles de nuevos condominios, apartamentos y casas a los vecindarios de Edgewater y Brickell, propensos a las inundaciones, a los suburbios de Coral Gables y Cutler Bay, vulnerables a las marejadas, y a los bancos de arena rellenos de Miami Beach y Sunny Isles Beach.

Algunas de las propiedades más valiosas del Condado Miami-Dade son muy vulnerables a las marejadas ciclónicas a lo largo de las costas de Miami Beach y la Bahía de Biscayne. Una vista aérea del vecindario de South Pointe de Miami Beach, con Fisher Island a la izquierda y el downtown de Miami y Brickell al fondo, muestra cómo el denso desarrollo de rascacielos ha colocado a decenas de miles de nuevos vecinos en zonas de alto riesgo de marejadas en los últimos 20 años.
Algunas de las propiedades más valiosas del Condado Miami-Dade son muy vulnerables a las marejadas ciclónicas a lo largo de las costas de Miami Beach y la Bahía de Biscayne. Una vista aérea del vecindario de South Pointe de Miami Beach, con Fisher Island a la izquierda y el downtown de Miami y Brickell al fondo, muestra cómo el denso desarrollo de rascacielos ha colocado a decenas de miles de nuevos vecinos en zonas de alto riesgo de marejadas en los últimos 20 años.

Solo en Brickell, la extensa construcción de nuevos rascacielos ha hecho que la población total pase de casi 55,000 habitantes en 2010 a 68,716 en el Censo de 2020. En el código postal 33131, uno de los tres que cubren Brickell, el número de viviendas se cuadruplicó entre 2000 y 2020, según las cifras del censo.

En Key Biscayne, el número de vecinos durante todo el año ha pasado de 10,500 en 2000 a 14,800 en 2020, ya que el número de viviendas pasó de 4,240 a 6,929. Coral Gables, gran parte de la cual es vulnerable a las inundaciones y a las marejadas debido a su costa baja y a un sistema de canales, vio aumentar su población en 7,000 personas en el mismo periodo, hasta 49,250. Cutler Bay ha añadido unos 5,000 vecinos desde 2010, con una población que hoy supera los 45,000 habitantes.

En Miami Beach y en las poblaciones que se extienden hacia el norte hasta Sunny Isles Beach y Golden Beach, la población anual se ha mantenido estable, ya que muchos vecinos de tiempo parcial han comprado nuevas casas de gran altura, pero el número de viviendas se disparó en 40,000 después del año 2000, hasta llegar a 105,000 en 2020, de acuerdo con los datos del Censo.

Pequeños cambios en la trayectoria de las tormentas, grandes cambios en el oleaje

Todos corren el riesgo de sufrir una marejada importante y están sujetos a la evacuación en caso de tormenta fuerte, pero los expertos temen que algunas personas no comprendan del todo la amenaza que supone la marejada o no entiendan los matices de los datos de las previsiones. La confusión o los malentendidos relacionados con el cambio de trayectoria de Ian pueden haber retrasado las órdenes de evacuación en el Condado Lee y haber contribuido al elevado número de víctimas mortales cuando muchos vecinos se quedaron en casa mientras el huracán ganaba fuerza rápidamente y se inclinaba hacia el sur antes de golpear.

Los trabajadores de Miami Beach comienzan el proceso de retirada de la arena de Ocean Drive luego del paso del huracán Irma el martes 12 de septiembre de 2017 en Miami Beach.
Los trabajadores de Miami Beach comienzan el proceso de retirada de la arena de Ocean Drive luego del paso del huracán Irma el martes 12 de septiembre de 2017 en Miami Beach.

Solo un cambio de unas pocas millas en la trayectoria de una tormenta puede marcar la diferencia entre una marea de tempestad devastadora como la que se vio en la zona de Fort Myers y unos daños mínimos, dijo Haus, de UM. El huracán Andrew viró en el último momento y sorprendió a mucha gente en su casa en su zona de impacto.

“Ian fue un muy buen ejemplo de esto”, dijo Haus. “Si se hubiera acercado a la previsión a dos días vista, incluso a 10 millas al norte, Port Charlotte habría sufrido una marejada catastrófica incluso peor que la de Fort Myers Beach”.

La lección, dijo, es que “presten atención a las órdenes de evacuación. No piense que la previsión va a ser perfecta. Considere el peor escenario posible. Alégrese si no ocurre”.

Haus dijo que una serie de factores, incluyendo la topografía local y la dirección de una tormenta, la velocidad del viento y el tamaño de sus campos de viento, afectan a la cantidad de agua que empuja, y en dónde.

En la parte oriental de la Florida, las mareas de tempestad catastróficas son un poco menos probables que en la parte occidental del estado.

La costa occidental de la Florida está rodeada por una cresta de 150 millas de ancho de aguas poco profundas conocida como la plataforma continental del oeste de la Florida. Al igual que la Bahía de Biscayne, toda esa agua poco profunda en la Costa del Golfo ayuda a que las mareas de tempestad se acumulen más. En la costa este, en cambio, la plataforma continental solo se extiende una milla desde la costa en su punto más estrecho, cerca de la frontera entre los condados Broward y Palm Beach.

Eso significa que las aguas oceánicas más profundas de Key Biscayne y las playas pueden absorber más agua del huracán para que no se acumule tanto.

La marea de tormenta del huracán Andrew arrastró coches, barcos y casas hacia el interior del Condado South Miami-Dade en 1992.
La marea de tormenta del huracán Andrew arrastró coches, barcos y casas hacia el interior del Condado South Miami-Dade en 1992.

“No es teórico”

Aun así, de acuerdo con el mapa de riesgo de marea de tormenta de Centro Nacional de Huracanes el riesgo de marea superior a nueve pies en una tormenta de categoría cuatro se extiende a lo largo de gran parte de la costa continental del sur de Miami-Dade a lo largo de la Bahía de Biscayne, ciertos puntos a lo largo del río Miami y varios canales, al igual que la parte posterior de las islas de barrera como Key Biscayne y la Playa. El frente de la bahía de Miami Beach, de hecho, se encuentra más bajo que el frente del océano, lo que hace que sea más vulnerable a la marejada a medida que es conducida a través de la bahía.

Los mapas de marejadas del Centro Nacional de Huracanes muestran que una tormenta de categoría 4 enviaría las aguas a millas tierra adentro en algunas zonas. El agua salada podría inundar el lado este de Miami Shores y el Upper East Side de Miami, desbordar el río Miami hasta Hialeah, devastar los vecindarios de Coral Gables al este de Old Cutler Road con más de nueve pies de agua, inundar Pinecrest e invadir las tierras de cultivo al este de Homestead.

El huracán Ian hizo que los vecinos de Key Biscayne se dieran cuenta de los peligros potenciales, dijeron los planificadores del pueblo, pero días después de que la tormenta saliera de la costa central de la Florida al este de Orlando. Una semana después, los patrones meteorológicos perturbados que dejó a su paso enviaron “un tren de mercancías” de olas a las playas de Key Biscayne, que recibieron una paliza, dijo el director de planificación del pueblo, Jeremy Calleros-Gauger. Las olas empujaron masas de arena por encima de las dunas restauradas para amortiguar el oleaje de la tormenta y sobre el borde de los parques y propiedades frente a la playa.

“Había gente haciendo surf en la playa de Key Biscayne y eso es algo que nunca se ve”, dijo Calleros-Gauger.

“La playa recibió una paliza. Esto lo deja muy claro todo a los residentes. La gente puede verlo. No es algo teórico”, dijo Samimy, el responsable de Resiliencia de la localidad.

Montículos de arena en Miami Beach, cerca de Indian Beach Park, mientras los equipos que trabajan para el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos llevan a cabo un proyecto de renovación de la playa el 12 de octubre de 2022.
Montículos de arena en Miami Beach, cerca de Indian Beach Park, mientras los equipos que trabajan para el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos llevan a cabo un proyecto de renovación de la playa el 12 de octubre de 2022.

Sin embargo, dijeron los expertos, incluso las mejores normas, la ingeniería y las defensas naturales no eliminarán el riesgo para la vida humana si la gente no se lo toma suficientemente en serio. Temen que muchos lugareños hayan olvidado las antiguas lecciones de Andrew, incluso cuando miles de recién llegados nunca han experimentado una tormenta tropical de ningún tipo. Les preocupa que muchos no cumplan las órdenes de evacuación que en una tormenta importante obligarían a decenas de miles de personas a abandonar sus hogares.

La alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, dijo que confía en que el sistema de alerta del condado no dejará a nadie en la estacada cuando una tormenta de gran magnitud amenace con una marejada importante. Las zonas de oleaje del sistema están claramente designadas y el condado ofrece asistencia en forma de lanzaderas que circulan para llevar a los residentes a los refugios, señaló.

“Tenemos un plan muy sólido”, dijo. “Me siento segura de que tenemos lo necesario para enfrentar una tormenta”.

Pero Hector, el profesor de Arquitectura de UM, dijo que teme que los miamenses se hayan vuelto complacientes. Funcionarios públicos como Levine Cava insisten públicamente en que todos los hogares deben tener un plan en caso de que se les ordene ir o estar preparados para esperar varios días en casa sin ayuda si no hay electricidad ni agua.

Sin embargo, Hector se encontró en la fila para comprar suministros básicos en una tienda abarrotada en el último minuto cuando la última tormenta supuso una seria amenaza.

“Se supone que debemos estar preparados”, dijo Hector. “Se supone que no debemos hacer fila para comprar madera contrachapada el día antes de una tormenta”.

Los periodistas de datos de McClatchy Shirsho Dasgupta y Court Cox contribuyeron a este artículo.

Este informe sobre el clima está financiado en parte por una colaboración de donantes privados, la Universidad Internacional de Florida (FIU) y la Fundación Knight. El Miami Herald mantiene el control editorial de todo el contenido.