El huracán Fiona de categoría cuatro se dirige a Canadá

·3  min de lectura

Después de azotar a Puerto Rico y la República Dominicana, el huracán Fiona se dirige directamente a la costa atlántica de Canadá.

Partes de Nueva Escocia, Terranova y Labrador, Quebec y la Isla del Príncipe Eduardo están bajo alerta de huracán, mientras que otras áreas se preparan para tormentas tropicales.

Fiona es ahora un huracán de categoría cuatro y, aunque es probable que se debilite un poco antes de llegar a Canadá, la tormenta podría provocar daños graves y condiciones climáticas severas debido a los fuertes vientos y las fuertes lluvias.

El Centro Canadiense de Huracanes advirtió que Fiona podría ser un “evento meteorológico histórico en el este de Canadá”.

Se pronostican vientos con fuerza de huracán cuando la tormenta toque tierra en Nueva Escocia entre el viernes en la noche y el sábado en la mañana.

Las precipitaciones en la mayoría de las áreas serán de cuatro y ocho pulgadas (10-20 cm), pero podrían ser mayores en algunos lugares. Además, las olas a lo largo del océano podrían crecer más de 40 pies (12 m) con oleajes ciclónicos que amenazan con inundar las zonas costeras de Nueva Escocia, la Isla del Príncipe Eduardo, Nuevo Brunswick y Terranova.

“Fiona traerá cortes de energía generalizados debido a los fuertes vientos, inundaciones debido a las lluvias torrenciales y oleajes ciclónicos aislados y mares masivos en alta mar y en el golfo de San Lorenzo”, dijo el meteorólogo de AccuWeather Brett Anderson al medio.

El gobierno provincial de Nueva Escocia alentó a los residentes a prepararse para la tormenta, lo cual incluye empacar un kit de emergencia con linternas y alimentos.

Se han cancelado algunos eventos en toda la región mientras los residentes se preparan para la tormenta. Global News informa que cerraron parques nacionales y cancelaron el Halifax Oyster Festival y los juegos de la liga juvenil de hockey.

En ocasiones, los huracanes se dirigen hacia el norte y atizan el Atlántico canadiense, aunque no es algo que suceda todos los años. El huracán más destructivo de la región en las últimas décadas fue el huracán Juan, que tocó tierra en Nueva Escocia como tormenta de categoría dos en 2003 y provocó ocho muertes.

El huracán Fiona podría degradarse a un “ciclón postropical” para cuando llegue a tierra, pero eso no significa que los daños no serán importantes. La tormenta podría traer la presión de aire más baja en la historia de Nueva Escocia, informa The Washington Post, lo que indica un clima potencialmente intenso.

Se pronostica que Fiona pasará rozando por las Bermudas desde el jueves en la noche hasta el viernes en la mañana, aunque la isla evitará un impacto directo.

Y en el Caribe siguen trabajando para limpiar el impacto de la tormenta. Muchas áreas de Puerto Rico y República Dominicana siguen sin electricidad ni agua corriente luego de que la tormenta devastara la infraestructura pública.

Es probable que los huracanes destructivos como este se vuelvan más comunes en las próximas décadas a medida que la crisis climática se agudice. El aire y los océanos más cálidos pueden activar rápidamente un sistema de tormentas tropicales, creando así vientos peligrosos y fuertes lluvias al tocar tierra.

Como resultado, el porcentaje de huracanes que alcanzan la categoría tres o superior ha aumentado en los últimos 40 años, según descubrió un panel de ciencias climáticas de la ONU.