Vio cómo un caimán le arrancó el brazo y pasó varios días perdido en un pantano casi desangrado

·6  min de lectura
Una fotografía sin fecha proporcionada por Eric Merda donde aparece él mismo, quien sobrevivió al ataque de un caimán en el suroeste de Florida. (Eric Merda vía The New York Times)
Una fotografía sin fecha proporcionada por Eric Merda donde aparece él mismo, quien sobrevivió al ataque de un caimán en el suroeste de Florida. (Eric Merda vía The New York Times)

A Eric Merda no solía quedarle mucho tiempo libre por su trabajo de servicio de riego, pero el 17 de julio tuvo un horario mucho más holgado y quiso aprovechar un par de horas.

Decidió explorar el Manatee Fish Camp, cerca de uno de sus lugares de trabajo. Acabó en una zona pantanosa cerca de Sarasota, Florida, donde vive.

Su tiempo de inactividad de aquel domingo de verano se convirtió en lo que describió como una historia de supervivencia de pesadilla: cuatro días y tres noches perdido, desnudo y sufriendo solo en el pantano después de que un caimán le arrancó el brazo derecho de un mordisco.

“Desafié al pantano”, señaló Merda, de 43 años, el miércoles, casi recuperado y listo para compartir los detalles de su experiencia. “El pantano me respondió con otro desafío”.

La Comisión de Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de Florida está investigando el ataque, aseveró una portavoz, Tammy Sapp.

Un trampero de caimanes molestos retiró a dos ejemplares (de 2 metros y 3 metros de largo) del lago Manatee el 21 de julio, dijo.

Según el relato de Merda, empezó a explorar el pantano, pero el calor se hizo intenso y él estaba muerto de sed. No pensaba con claridad y estaba perdido. Como sucede con muchos floridanos, él estaba habituado al riesgo de los caimanes, pero decidió que su mejor opción para encontrar el camino de vuelta a su auto era sumergirse en el lago Manatee.

El lago, que abarca un poco más de 5 kilómetros cuadrados, es un embalse artificial creado a mediados del siglo pasado; un parque estatal situado en parte de su orilla indica que es un hábitat de caimanes.

A los pocos minutos de entrar al agua, dijo Merda, se dio cuenta de que su ropa lo rezagaba, así que se deshizo de ella.

Fue entonces cuando vio al caimán en el agua, paralelo a él a menos de 60 centímetros.

Imagen de una caimán (Foto:Getty)
Imagen de una caimán (Foto:Getty)

Merda narró que intentó alejarse nadando, pero el animal fue más rápido. Se aferró a su antebrazo derecho y lucharon. El animal lo sumergió en tres ocasiones, luego le dobló el antebrazo hacia atrás y se partió a la altura del codo, el caimán se alejó nadando con el antebrazo y la mano en el hocico.

Merda luchó por llegar a la orilla, adolorido y en estado de conmoción. Luchó contra la desorientación y trató de seguir adelante, durmió lo que pudo cuando pudo, pero sin dejar de buscar la orilla para no volverse a perder.

“Seguía perdiéndome entre las hierbas”, dijo. “Me daba pánico volver al agua, pero tenía que hacerlo. No sabía cómo diablos iba a salir de allí”.

En algún momento, dijo, la hemorragia de su brazo se detuvo, pero sabía que estaba en mal estado. “Me sobresalía el hueso, los músculos se contraían”, detalló, y, en una escena digna de una película de terror, dijo, miró hacia atrás y “el caimán seguía apareciendo aquí y allá”.

Merda dijo que durante un tiempo se subió a un tocón con la esperanza de que alguien lo encontrara, pero al final decidió seguir adelante. Descansó cuando su cuerpo ya no le permitió seguir avanzando.

“Hubo muchas veces en las que no pude seguir adelante, muchas”, recordó. “Por supuesto, a medida que los días se hacían más largos, iba empeorando. Si tuviera que adivinar, apuesto a que ese último día no me moví más de 90 metros”.

El rescate

Las moscas pululaban en su extremidad. Su formación en el Cuerpo de Oficiales de la Reserva le enseñó que tenía que hacer un torniquete en el brazo, pero no tenía con qué hacerlo. Se cortó al caminar entre espinas; las hormigas rojas atacaron su espalda. Las flores púrpuras que recogió se convirtieron en su comida. Bebió agua del lago.

Merda contó que su familia y amigos empezaron a darse cuenta de que algo andaba mal porque no publicaba en Facebook y llamaron a los hospitales locales para tratar de encontrarlo.

El rescate se dio por fin el 20 de julio, cuando llegó a una valla del lago Manatee Fish Camp y encontró a un hombre. La Oficina del Sheriff del Condado de Manatee y los Servicios Médicos de Emergencia del Condado respondieron.

Un helicóptero lo evacuó a un lugar seguro y pasó tres semanas en el Sarasota Memorial Hospital. Los médicos le amputaron una parte adicional del brazo porque estaba infectado.

En los estados con grandes poblaciones de caimanes, entre ellos Florida y Luisiana, las personas corren peligro cada vez que están cerca de un cuerpo de agua, y deben tener el mismo cuidado para evitar un ataque como lo tendrían para evitar ahogarse, según Frank Mazzotti, profesor de ecología y conservación de la vida silvestre en la Universidad de Florida, quien ha trabajado con caimanes y cocodrilos en los Everglades durante 40 años.

Desde 2010, la Comisión de Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de Florida ha informado de entre seis y 15 mordeduras de caimán no provocadas al año. En 2021, hubo nueve en total y ninguna fue mortal. En 2022, se han reportado 22 incidentes de mordedura, pero es posible que no todas estas lleguen al recuento total, dependiendo de si se determina que fueron provocados.

Los expertos recomiendan nadar solo en zonas seguras, llevar a las mascotas con correa y no alimentar a los caimanes. Según Mazzotti, cuando los animales atacan a los humanos no están cazando, simplemente porque estos son demasiado grandes. La mayoría de los ataques se producen porque el caimán siente que están invadiendo su territorio.

En este momento, las poblaciones de caimanes son “saludables”, dijo, y a medida que se expande el desarrollo inmobiliario, los humanos podrían estar aumentando su exposición a estos animales. La Comisión de Pesca y Vida Silvestre gestiona un servicio, el Programa Estatal de Caimanes Molestos, para retirar a los caimanes que son vistos como una amenaza para las personas, los animales domésticos o los bienes.

No obstante, si se produce un ataque, las opciones son escasas. “Si estás en las fauces de un caimán y no te suelta, lucha como si tu vida dependiera de ello”, afirmó Mazzotti. “Porque así es”.

En cuanto a Merda, está superando el suceso. “Todos los días le doy gracias a Dios por haberme dado la oportunidad de luchar para salir de eso”, dijo.

© 2022 The New York Times Company

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Titanoboa: la temible serpiente gigante que reinó en la Colombia prehistórica