El próximo hombre en la Luna probablemente sea chino

MÁS DESTACADO EN SALUD Y CIENCIA

Después de Neil Armstrong, solo once personas han caminado en la Luna y el próximo terrícola que posará allí su pie será seguramente de China, aunque otros países asiáticos como Japón o India destacan también en la carrera espacial.

"Los viajes a la Luna siempre han tenido una dimensión de prestigio, pero también científica. La Luna podría presentar nuevas ventajas con perforaciones mineras para combustible nuclear. China no esconde su interés ante esta eventualidad", afirma a la AFP Morris Jones, un experto australiano de las cuestiones espaciales. "Nadie puede estar seguro (del país) del que serán originarios los próximos astronautas que irán a la Luna. Pero creo que hay una gran posibilidad de que sean chinos", añade.

A principios de febrero de 2010, el presidente estadounidense, Barack Obama, había anunciado el abandono del costoso programa 'Constelación', de la NASA, que consistía en enviar de nuevo el hombre al primer satélite de la Tierra.

Esta decisión deja a China en cabeza en la carrera para retornar a la Luna. Pocos fueron los chinos en 1969 en haber visto en televisión las hazañas de la misión Apolo 11.

Primero, para confortar su estatuto de gran potencia, China sueña con ser el primer país asiático en enviar a un hombre a la Luna. Realiza con este objetivo un ambicioso programa nombrado 'Chang'e', ya marcado por el éxito de dos sondas lunares. Chang'e-1 (lanzada en octubre de 2007) y Chang'e-2 (lanzada en octubre de 2010), han permitido, después de su puesta en órbita, efectuar observaciones muy detalladas de la Luna.

La próxima etapa está prevista en 2013: la misión Chang'e-3 debería incluir el alunizaje de un módulo encargado de efectuar análisis científicos. Será el primer alunizaje de la historia de China, que busca afirmarse como miembro del muy cerrado club de las grandes potencias espaciales.

Una misión posterior (Chang'e-4) prevé, por su parte, el regreso de una sonda lunar a la Tierra. El programa debe culminar luego con el envío de hombres a la Luna.

"Si siguen a esta cadencia, (los chinos) tendrán la capacidad de ir a la Luna hacia 2030", estima Jones.

Pekín avanza en paralelo a gran velocidad en un programa para dotarse de una estación orbital permanente. El pasado mes de junio, la misión Shenzhu IX permitió a China probar su capacidad en los amarres espaciales, etapa esencial en la conquista del espacio. En esa ocasión, por primera vez una mujer se hallaba a bordo de un cohete puesto en órbita.

China se enfrenta con éxito a desafíos cada vez más técnicos y recupera su retraso ante Rusia y Estados Unidos en el ámbito de los vuelos espaciales habitados.

Otros países de Asia tienen también ambiciones lunares. En primer lugar se encuentra India, que había logrado posar en la Luna una sonda el 14 de noviembre de 2008, un hito desde el lanzamiento del programa espacial indio (1963). Nueva Delhi, que proyecta un vuelo espacial habitado en 2016, acaba de anunciar el lanzamiento el año que viene de una sonda orbital alrededor de Marte.

En cuanto a Japón, es una potencia espacial de primera plana, con niveles de tecnológicos muy avanzados respecto a China o India. Como los países europeos, el archipiélago nipón participa en particular en la Estación Espacial Internacional (EEI).

Una visitante mira unas imágenes de la Tierra en el Museo de Ciencia y Tecnología de Shanghai, en China, el 13 de noviembre de 2009. Después de Neil Armstrong, solo once personas han caminado en la Luna y el próximo terrícola que posará allí su pie será seguramente de China, aunque otros países asiáticos como Japón o India destacan también en la carrera espacial.

Cargando...

 

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK