Hombre acusado de ataque racista contra un historiador negro en una localidad de la Florida enfrenta cargo por agresión

·5  min de lectura

Un hombre acusado de gritar la palabra “N” a un destacado historiador negro y a otras personas y de amenazar con atropellarlos en Rosewood, una pequeña ciudad de la Florida con una notoria historia racista, fue arrestado.

Según un reporte de la Policía del Condado Levy, David Allen Emanuel, de 61 años, fue arrestado y acusado el lunes por la noche de agresión agravada con un arma mortal. La policía determinó que amenazó con su camioneta a Marvin Dunn, profesor emérito de psicología de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), y a su grupo la semana pasada mientras estaban reunidos al costado de una vía pública.

Dunn se pasó la semana pasada llamando al departamento de policía por lo que percibía como inacción tras el altercado no provocado con Emanuel, un vecino que, según Dunn, estuvo a punto de atropellar a su hijo después de gritarles la palabra con “N”.

El martes, Dunn, un destacado historiador negro del sur de la Florida, dijo que por fin se sentía apreciado y que iba a cesar el flujo constante de correos electrónicos urgentes que había estado enviando a la policía del Condado Levy.

“Me siento más respetado”, dijo Dunn, autor de varios libros de historia afroamericana, quien dijo que había enviado muchísimos correos electrónicos a la Policía del Condado Levy, que se encarga de la aplicación de la ley en Rosewood. Hace más de una década, Dunn compró una parte de una propiedad de cinco acres en la histórica localidad que casi fue borrada del mapa durante los disturbios raciales de principios de la década de 1920.

“Me siento como si me hubieran escuchado”, dijo. “La policía hizo su trabajo”.

El reporte del arresto fue breve y no ofreció mucha información nueva. Decía que Emanuel fue acusado de un delito de tercer grado el lunes por la noche después de que un juez firmara una orden de arresto. Su fianza se fijó en $50,000. Su historial de arrestos, según los registros estatales, está limpio desde finales de la década de 1970 y principios de la de 1980, cuando el Estado retiró los cargos contra él por robo y evasión de la policía.

Las llamadas a la Policía del Condado Levy no fueron devueltas. Emanuel no había sido contactado a última hora de la mañana del martes.

Dunn, profesor emérito de psicología en la Universidad Internacional de la Florida, estuvo tuiteando sobre el incidente de la semana pasada a sus casi 12,000 seguidores. El martes por la mañana publicó el arresto de Emanuel, diciendo: “Lo atraparon” y “Estados Unidos funciona”.

La semana pasada Dunn, su hijo Doug Dunn y otras seis personas se encontraban afuera de la propiedad que tiene junto a la State Road 24, cuando Emanuel se acercó enfadado y les preguntó qué estaban haciendo, declaró el grupo. No contento con su respuesta, según su versión, Emanuel se subió a su camioneta Ford F250 y pasó varias veces de manera peligrosa, casi golpeando a Doug Dunn a cerca de 50 millas por hora, según un testigo, mientras gritaba repetidamente la palabra con N.

Bobby Prevatt, un contratista de la zona que trabaja con Dunn, llamó a la Policía del Condado Levy para reportar el incidente. Prevatt dijo que estaba tan preocupado en un momento dado que puso las manos “en posición de defensa personal, para defenderme”. Dunn dijo que se puso en contacto con el FBI, calificando las acciones de Emanuel como un crimen de odio.

Descontento con lo que percibía como un retraso en el arresto de Emanuel, Dunn pasó la semana siguiente enviando correos electrónicos al jefe de la policía del Condado Levy, Bobby McCallum. En uno de ellos, el historiador decía que el ritmo de la investigación le hacía creer que el departamento era “sumamente incompetente o tenía prejuicios raciales”. En otro, Dunn pedía seguridad para una conferencia de prensa que, según dijo, tendría lugar en su propiedad el miércoles. La conferencia de prensa fue cancelada.

Dunn y el grupo estuvieron en Rosewood la semana pasada con Prevatt para discutir la limpieza de una parte de los cinco acres para un evento que el autor organizará el próximo año para conmemorar el centenario de los disturbios raciales que destrozaron la pequeña ciudad. El historiador, quien compró la propiedad por su valor histórico, también la usa para realizar ocasionalmente visitas con estudiantes locales.

Rosewood, cerca del Big Bend de la Florida y a unas 50 millas al suroeste de Gainesville, no era más que una parada en el ferrocarril Seaboard Airline hasta que quedó en ruinas tras los disturbios que estallaron en enero de 1923. Los disturbios comenzaron cuando un habitante negro fue linchado después de que un grupo de blancos acusara a un vagabundo negro de violar a una mujer blanca en una localidad vecina. Varios centenares de blancos asaltaron la ciudad y la incendiaron. A pesar de su notorio pasado, la historia de la ciudad se olvidó en gran medida hasta la década de 1980.

Aunque la cifra oficial de muertos tras los disturbios fue de seis, se cree que hasta 100 personas o más murieron durante el motín en el que se quemaron todos los edificios de la ciudad. Ahora se reconoce como uno de los peores ataques racistas contra una comunidad predominantemente negra en la historia de Estados Unidos.

Dunn, de 82 años e hijo de un recolector de fruta del Condado Volusia, ha escrito varios libros sobre la historia de las personas negras en la Florida y en Miami, donde vive. Más recientemente, ha acudido a Twitter y a otros foros para arremeter contra lo que tacha de políticas educativas racistas apoyadas por el gobernador de la Florida, Ron DeSantis

Dunn dijo que el FBI se puso en contacto con él el martes después del arresto de Emanuel, preguntando con quién había estado en contacto en el departamento de policía y diciendo que el Departamento de Justicia de Estados Unidos estaba al tanto del incidente.