En la hoguera: quemaron viva a su abuela por considerar que era una pecadora

·3  min de lectura
Vestidos con disfraces de piel de oveja y bailes de máscaras junto a una hoguera se realiza la quema el ataúd del invierno en Mohacs, Hungría, el último día del tradicional desfile de carnaval de la ciudad.
La mujer de 84 años fue quemada viva en la hoguera por sus nietos (Imagen ilustrativa). - Créditos: @Tamas Soki

Una abuela fue terriblemente quemada viva por su propia familia. Según los informes, Teofila Camungay Cabusas, de 84 años, de la ciudad de Balingasag (Filipinas), fue arrojada a una hoguera entre gritos y llantos por parte de sus familiares. La mujer murió un día después por la gravedad de las heridas. The Philippine Star indicó que 15 miembros de una familia fueron acusados de parricidio.

Pederasta y coprofílico: la repugnante historia de Albert Fish, el abuelo canibal que mató a más de 150 niños

Sus hijos manifiestan que el propósito era “purgar” a la matriarca de sus pecados después de que Teofila, supuestamente, se negara a unirse a su grupo religioso recién formado, indicó The Mirror. El presunto líder de la secta y nieto de Teofila, Cresanto Ercilla, de 22 años, también la habría golpeado por “ser una pecadora”. Sus gritos de angustia fueron escuchados por los vecinos, quienes horrorizados pusieron fin a los horribles hechos.

Los involucrados en el perturbador hecho
Los involucrados en el perturbador hecho - Créditos: @ViralPress

La investigación inicial mostró que los sospechosos bailaban alrededor del fuego mientras cantaban palabras ininteligibles durante el ritual. Los vecinos llevaron a toda prisa a la anciana gravemente herida al hospital, pero sucumbió a las quemaduras de tercer grado en todo el cuerpo y fue declarada muerta cinco horas después.

Primeros arrestos

Ahora, las autoridades han confirmado que siete de las personas que estarían involucradas en el crimen fueron arrestadas; sin embargo, otros cuatro residentes de la ciudad de Barangay Baliwagan siguen prófugos.

En declaraciones a los medios locales, el jefe de policía de Balingasag, Teodoro de Oro, dijo que la víctima había recibido una pensión días antes del incidente, pero la familia, que según los informes no recibió una parte del dinero, creía que tenía derecho al monto. Cresanto, según informes policiales, también afirmó que estaba poseído por el espíritu de Tomás Eugenio, quien es el difunto fundador de la Filipina Benevolente Christian Missionary (PBCM) a la que pertenecía Teofila.

Acusan a un cónsul alemán de asesinar a su marido en Río de Janeiro: el diplomático está prófugo

Según los informes, el joven de 22 años dijo que el espíritu le reveló que la jubilada era “pecadora” y responsable de todas las dificultades que estaban experimentando en sus vidas. Además, los investigadores también citaron conflictos de fe entre la familia.

Colocó un insecticida en el yogur de sus hijos, los mató y ahora pagará 60 años de cárcel

Un hombre de 37 años envenenó a sus dos hijos y fue condenado a 60 años de prisión tras una sentencia del Juzgado Séptimo Penal del Circuito con funciones de conocimiento de Valledupar. Se trata de Francisco Javier Hernández Rojano, a quien la Fiscalía Seccional del Cesar le imputó los cargos de homicidio agravado en concurso homogéneo y sucesivo. “Tampoco se otorgan subrogados penales, la cual quedó ejecutoriada, ya que no se interpuso ningún recurso”, explicó la Fiscalía.

Los hechos ocurrieron en La Paz, Bolivia (Foto:Elpaisvallenato)
Los hechos ocurrieron en La Paz, Bolivia (Foto:Elpaisvallenato)

El lamentable episodio se registró el 27 de marzo en San José de Oriente, corregimiento de La Paz, cuando el procesado le suministró a sus hijos, de 4 y 7 años, un yogur mezclado con sustancias tóxicas. Según el padre de las víctimas, lo hizo en venganza porque su pareja sentimental tomó la decisión de cortar la relación.

“El padre le suministró un insecticida líquido, luego de un ataque de celos porque su excompañera y madre de los menores tenía una relación con otra persona”, recalcó el ente investigador. Cabe destacar que Francisco Javier Hernández también consumió el mismo insecticida.

Los cruentos crímenes de la niña de 11 años que asesinó a sus vecinos: “Me gusta lastimar a la gente”

Al experimentar fuertes dolores estomacales, se dirigió a la Estación de Policía de esta localidad, donde confesó el doble homicidio de los menores. El condenado permaneció varias semanas en la Unidad de Cuidados Intensivos de un centro médico de Valledupar y pidió perdón a sus familiares por los asesinatos.