Historiador negro: Mi grupo fue amenazado en una ciudad de la Florida famosa por sus ataques racistas

·5  min de lectura

Uno de los historiadores negros más prominentes del estado dijo que estuvo involucrado en un altercado por motivos raciales en Rosewood, una pequeña ciudad del norte de la Florida que casi fue borrada del mapa durante infames disturbios raciales hace un siglo.

El Dr. Marvin Dunn —profesor emérito de Psicología en la Universidad Internacional de la Florida que ha escrito varios libros sobre la problemática historia de la Florida en materia racial— dijo que él y un pequeño grupo estaban inspeccionando una propiedad de cinco acres de la que es copropietario en Rosewood a principios de esta semana cuando un vecino blanco comenzó a cuestionar su intención.

Descontento con la respuesta, dijo Dunn, el hombre se subió a una camioneta Ford F250 blanca y se abalanzó sobre el grupo gritando repetidamente la palabra n.... y casi llegó a golpear al hijo de Dunn, Doug Dunn. Uno de los otros siete miembros de su grupo llamó a la Policía del Condado Levy, que acudió al lugar. El historiador, que vive en Miami, agregó que denunció el incidente, que calificó de delito de odio, ante el FBI.

“Mi vecino sale en una camioneta y dice ‘¿Qué está pasando aquí?” dijo Dunn. “Luego hace un giro en U al salir de su entrada, vuelve hacia nosotros y casi mata a mi hijo. Tenía miedo de estar en la propiedad. Así que volví a Miami”.

El hombre que se puso en contacto con la policía fue Bobby Prevatt, propietario de una empresa de limpieza de terrenos llamada Prevatt Earthworks. Dijo que el grupo estaba en la carretera discutiendo sobre el vallado de la propiedad de Dunn cuando el hombre que amenazó al grupo se detuvo en su camioneta y preguntó: “¿Qué están haciendo ustedes malditos n.... en esta carretera?”

Dunn, que llamó al hombre “señor” según Prevatt, dijo que estaba en su propia propiedad y que no estaba haciendo nada malo.

“Nadie estaba realmente amenazado en ese momento, aparte de que él era un hijo de p... grosero y beligerante”, dijo Prevatt al Miami Herald en una entrevista telefónica.

Prevatt dijo que el hombre usó repetidamente la palabra N y dijo que el grupo no tenía derecho a estar allí, antes de retirarse a su casa al otro lado de la calle. Unos minutos más tarde, dijo Prevatt, el hombre volvió a subirse a su camioneta, aceleró y salió a toda velocidad del camino de entrada, casi atropellando a Doug Dunn.

“Aceleró con todo lo que tenía. Probablemente iba a 80 kilómetros por hora cuando nos alcanzó. Pasó a solo unos centímetros de él [Doug]”, dijo Prevatt. “Me preocupó lo suficiente como para poner las manos en posición de defensa personal para defenderme. En ese momento me sentí en peligro por mi vida y la de las personas que me rodeaban”.

Dunn dijo que ha sido copropietario de la tierra, casi cinco acres de la State Road 24 en Rosewood, durante más de una década. Dijo que había acordado reunirse con Prevatt el martes para hablar sobre la limpieza del terreno para un evento que planea el próximo año para conmemorar el centenario de la Masacre de Rosewood.

En el pasado, el Dr. Marvin Dunn ha guiado a estudiantes de la zona de Gainesville en una visita por la propiedad de cinco acres que posee en Rosewood. El antiguo ferrocarril Seaboard Airline solía pasar por allí. Provided by Marvin Dunn
En el pasado, el Dr. Marvin Dunn ha guiado a estudiantes de la zona de Gainesville en una visita por la propiedad de cinco acres que posee en Rosewood. El antiguo ferrocarril Seaboard Airline solía pasar por allí. Provided by Marvin Dunn

La pequeña ciudad, no muy lejos del Big Bend de la Florida y de la costa del Golfo y unos 80 kilómetros al suroeste de Gainesville, sirvió de parada a lo largo del Seaboard Airline Railway hasta que quedó en ruinas tras los disturbios que estallaron en enero de 1923. Los disturbios comenzaron cuando un vecino negro fue linchado después de que un grupo de blancos acusara a un vagabundo negro de violar a una mujer blanca en un pueblo adyacente. Varios centenares de blancos asaltaron la ciudad y la incendiaron.

A pesar de su notorio pasado, la historia de la ciudad se olvidó en gran medida hasta la década de 1980. Aunque la cifra oficial de muertos tras los disturbios fue seis, se cree que hasta 100 personas o más murieron durante el motín en el que fueron quemados todos los edificios de la ciudad. Ahora se reconoce como uno de los peores ataques racistas contra una comunidad predominantemente negra en la historia de Estados Unidos.

Dunn, de 82 años e hijo de un recolector de fruta del Condado Volusia, ha escrito varios libros sobre la historia de los negros en la Florida y en Miami. Más recientemente, ha acudido a Twitter y a otros foros para arremeter contra lo que califica de políticas educativas racistas apoyadas por el gobernador Ron DeSantis. Volvió a usar la red social para comentar el incidente del Condado Levy.

El historiador también tomó varias fotos de las secuelas del incidente del martes, incluyendo algunas de una agente que inspeccionaba las marcas de derrape en la carretera. Dijo que le dijeron que no habría ningún reporte del incidente hasta al menos el viernes, cuando la agente que respondió al incidente regrese al trabajo.

Scott Tummond, teniente del Condado Levy, confirmó que una de sus agentes visitó la propiedad el martes por la mañana. También dijo que los registros muestran que aún no se ha completado un reporte sobre el incidente y que probablemente lo hará cuando la agente regrese al trabajo el viernes.

El agente también dijo que el hombre que supuestamente amenazó al grupo de Dunn con su camioneta no es mencionado por nombre en ninguno de los documentos disponibles. Dunn dijo que reconoció al hombre, pero que no sabía su nombre.

“Parece que se estaban insultando, de un lado a otro”, dijo Tummond. “Y que tal vez un vehículo dio un bandazo en su dirección [de Doug Dunn]”.

Prevatt, que denunció el incidente a las fuerzas del orden de Levy, dijo que no hubo intercambio de insultos.

“El señor Dunn fue absolutamente educado con el hombre”, dijo Prevatt. “No hay lugar en la sociedad actual para ese tipo de cosas”.