¿Influyen los padres adoptivos en la inteligencia que alcanzarán sus hijos adoptados?

·4  min de lectura
Inteligencia ¿únicamente se hereda o también se aprende? (Imagen creative commons vista en Pixabay).
Inteligencia ¿únicamente se hereda o también se aprende? (Imagen creative commons vista en Pixabay).

Hace unos días, mientras visitaba foros de la popular web estadounidense Reddit, uno de los temas discutidos me llamó la atención. El encabezado de dicho tema mencionaba a un estudio sobre la inteligencia, que se había realizado sobre 486 familias con hijos, tanto gestados naturalmente como adoptados. La intención era ver cómo había evolucionado el CI de los hijos adoptados, una vez hubieran dejado bien atrás el entorno familiar y se hubieran establecido por su cuenta, para así comprobar si podía detectarse en ellos una influencia del CI de los padres adoptivos

Por lo que pude leer, las 486 familias seguidas en este estudio incluían a 419 madres, 201 padres, 415 hijos adoptados y 347 hijos biológicos. La primera medición del CI se había efectuado cuando los hijos tenían una media de 15 años, mientras que en las pruebas más recientes la edad media era de 32 años. 

El resultado, mostraba que tal influencia apenas existía, lo que vendría a reforzar la predominancia de la genética en la inteligencia de un adulto, por encima de cualquier otra fuente sistemática de variación. Concretamente, el trabajo indicaba que mientras que la proporción de varianza en el coeficiente intelectual del adulto, atribuible a los efectos del coeficiente intelectual de los padres mediados por el medio ambiente, se estimaba en apenas 0,01, los efectos relacionados con la heredabilidad se estimaban en 0,42.

En efecto, el estudio publicado en la revista Intelligence por un equipo de investigadores de la Universidad de Minnesota Twin Cities liderado por Emily A. Willoughby (doctora en psicología especialista en genética del comportamiento), parecía indicar que la genética ganaba por goleada a la epigenética.

Antes de entrar a analizar los resultados, conviene definir a qué llamamos epigenética, que no es más que el estudio de los cambios que activan o inactivan la expresión de algunos genes (sin modificar la secuencia del ADN) y que puede producirse por factores ambientales tales como la alimentación, el ejercicio, el grado de atención sanitaria, las adicciones, etc. Resumiendo, la epigenética explica por qué dos gemelos con ADN idéntico, pero con modos de vida diferentes, tienen diferentes esperanzas de vida.

Volviendo a Reddit, el trabajo de los psicólogos estadounidenses provocó como digo un vivo debate, en el que algunos participantes mostraban su desacuerdo. ¿No se estarían dejando de lado algunas variaciones epigenéticas, producidas en etapas claves del desarrollo de los niños y atribuibles a los desvelos y atenciones de los padres? ¿Es realmente la herencia genética que nos transfieren nuestros padres biológicos, el único aspecto determinante a la hora de forjar nuestro grado de inteligencia una vez adultos?

Si las conclusiones del estudio son correctas, uno no puede evitar sentir cierta tristeza. Todos asumimos que lo normal es que los padres que desean adoptar se sometan a una durísima batería de pruebas encaminadas a descartar a aquellos que no son aptos. Un padre adoptivo debe demostrar un buen nivel de formación, contar con la edad y el estado de salud idóneo, mostrar equilibrio psicológico, ser capaz de mostrar afecto y empatía, y acreditar una situación económica “suficiente”. ¿Sabéis que se les exige en cambio a los padres capaces de procrear para dejar descendencia? Exacto, cero, nada de nada.

Puede que como algunos sostienen en Reddit, los humanos hayamos asumido que la genética es una realidad poderosa que explica todo lo que observamos en el comportamiento del resto de especies, pero que de algún modo nos cuesta alcanzar esta conclusión cuando hablamos de nosotros mismos.

Yo me resisto a creer que una pareja de padres adoptivos formada dos personas con un CI muy alto, que se toman la molestia de llevar a sus hijos a museos, que invierten en su educación inscribiéndoles en los mejores colegios y pagándoles profesores particulares, leyéndoles infinidad de libros durante su infancia, cuidando su alimentación, fomentando sus capacidades, inculcándoles hábitos saludables como el deporte, incitándoles a una constante mejora, etc. no dejen una huella a largo plazo en el nivel de inteligencia alcanzado por sus hijos adoptados. Tal vez esté confundiendo “cultura” o “educación” con el CI, y en efecto las matemáticas genéticas sean así de implacables, pero mi corazón a veces me lleva a plantearme si estudios como este sirven en realidad para algo.

Siempre he sido muy escéptico en todo lo relativo a los test de inteligencia. Comprendo que los procesos de selección de personal que emplean las multinacionales, necesitan de una herramienta sencilla para dar con gente cualificada y con talento, pero en el fondo creo que hay algo más importante en nuestro interior, algo que no resulta fácil de medir. Llamadme idealista, puede que mi CI no dé para más…

Me enteré visitando los foros de reddit.com.

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.