Anuncios

La hija de Basile y los otros tres detenidos de Revolución Federal insisten con el pedido de excarcelación

Sabrina Basile, al ser detenida, hace una semana
Sabrina Basile, al ser detenida, hace una semana

Los abogados de los cuatro integrantes de la agrupación Revolución Federal que permanecen detenidos por incitación a la violencia y por la supuesta vinculación con el intento de magnicidio contra la vicepresidenta Cristina Kirchner insistieron en reclamar sus liberaciones. Los letrados que representan a Sabrina Basile (hija del exdirector técnico Alfio “Coco” Basile), Jonathan Morel, Leonardo Sosa y Gastón Guerra apelaron el rechazo a las excarcelaciones que definió el fin de semana el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi y resolverán los integrantes de la Sala 1 de la Cámara Federal de Apelaciones porteña, Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Mariano Llorens, que citaron a los abogados defensores a una audiencia el martes que viene.

La defensa de Basile, a cargo del abogado Martín Sarubbi, argumentó en su apelación que no existe “peligro de entorpecimiento” de la investigación, ni de fuga, y que la mujer se presentó en tribunales cuando supo de la orden de detención en su contra, y que los delitos que le imputan tiene una pena mínima de tres años, por lo que una condena sería condicional o podría cubrirse por medio de una probation o una multa.

Jonathan Morel, líder de Revolución Federal, detenido por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA)
Jonathan Morel, líder de Revolución Federal, detenido por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA)

El juez Martínez de Giorgi, al fallar en contra de otorgarles la excarcelación, mencionó la posibilidad de que los detenidos pongan en riesgo la investigación porque podrían amedrentar a testigos.

En esta causa, Morel y Basile aceptaron declarar, mientras que Sosa y Guerra se negaron. Morel afirmó que no tuvo “la culpa” de que “un loco [por Fernando Sabag Montiel]” haya intentado matar a la vicepresidenta.

Impericias oficialistas y miserias opositoras

El fiscal Gerardo Pollicita, que interviene en la investigación, consideró que los detenidos son parte de un “esquema delictivo” para “imponer” ideas y “combatir las ajenas por la fuerza y el temor”. Sostuvo que eso sembró en la sociedad la escalada de “violencia y odio” cuyo “acto más trascendente” resultó ser el intento de magnicidio del 1° de septiembre, contra la vicepresidenta.

Con información de la Agencia Télam